Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Detienen a un exjuez vinculado al caso de general chavista

El magistrado conocía de la importación de drogas a EE. UU., según los cargos que le imputan

Calixto Ortega, vicecanciller de Venezuela para Europa, abogó ayer, sin éxito, por la liberación de Carvajal en Aruba. foto edh / efe

Calixto Ortega, vicecanciller de Venezuela para Europa, abogó ayer, sin éxito, por la liberación de Carvajal en Aruba. foto edh / efe

Calixto Ortega, vicecanciller de Venezuela para Europa, abogó ayer, sin éxito, por la liberación de Carvajal en Aruba. foto edh / efe

MIAMI. El exjuez venezolano Benny Palmeri-Bacchi, en prisión preventiva en Miami, se declaró no culpable en un tribunal federal, de los delitos de conspiración para distribuir cocaína en EE. UU. y de obstrucción de la justicia, entre otros, según documentos a los que ayer tuvo acceso EFE.

Palmeri-Bacchi, de 46 años, se encuentra en prisión preventiva, después de que el juez federal Chris M. Mcaliley le leyera los cargos, entre los que también se incluye el de "conocimiento de importación de cocaína a Estados Unidos".

De ser declarado culpable del cargo de "conspiración para distribuir cocaína con conocimiento en EE.UU.", podría afrontar una condena máxima de cadena perpetua, mientras que por "obstrucción de la justicia", puede recibir 20 años de cárcel.

Palmeri-Bacchi fue detenido el viernes 18 en el aeropuerto internacional de Miami (MIA), desde donde iba a continuar un viaje con su familia a Disney World, según informó, ayer, el diario Miami Herald.

Según el diario, la detención del exjuez obedece a una investigación de la que también es objeto el exjefe de la inteligencia militar Hugo Carvajal Barrios, detenido en la isla de Aruba este miércoles, así como el exdirector venezolano de Interpol Rodolfo McTurk, quien al parecer se encuentra en Venezuela.

El exmagistrado y también abogado y exfiscal se declaró, en Miami, no culpable de los cargos que presentó contra él y McTurk, la Fiscalía federal del distrito sur de Florida.

Los hechos se produjeron entre febrero de 2009 y septiembre de 2010, cuando los acusados (Palmeri-Bacchi y McTurk) "voluntariamente y juntos conspiraron" con el narcotraficante Jaime Alberto Marín Zamora, para distribuir cocaína en EE. UU., según los documentos judiciales.

Se acusa, además, a ambos de "retrasar y evitar la extradición" de Marín Zamora de Venezuela a territorio estadounidense, con el objetivo de "obstruir, influir e impedir" las acciones judiciales de la Fiscalía federal del distrito sur de Florida.

Todavía no se ha fijado una audiencia para fianza en el caso de Palmeri-Bacchi.

Como resultado de la acusación, las autoridades estadounidenses pueden actuar contra cualquier propiedad de los acusados en este país, "derivadas directa o indirectamente" de los delitos que se les acusa, según los documentos.

"La propiedad que es objeto de decomiso incluye la suma de 2.5 millones de dólares" que EE. UU. puede buscar en cuentas abiertas en los bancos Espirito Santo, Wells Fargo y Banco de Santander International, apuntó la Fiscalía.

Carvajal queda detenido

Entre tanto, ayer el juez comisario de Aruba, Van Wersch, decidió que el general Hugo Carvajal quede detenido y pendiente para su extradición, informó el periódico venezolano El Nacional.

El medio citó que el fiscal mayor de Aruba, Peter Blanken, explicó que el pasaporte diplomático de Carvajal no era válido. "La inmunidad no fue demostrada", aseveró.

Alegó que los tratados de extradición de Aruba con EE. UU. los obliga a ofrecer el arresto de Carvajal, luego de la solicitud del gobierno estadounidense. "Nuestro arresto fue correcto", afirmó.

"De acuerdo con nuestro sistema, utilizó su propio pasaporte y uno diplomático", relató. No quiso hablar sobre las pertenencias personales que traía consigo Carvajal.

"EE.UU. tiene un buen caso contra Carvajal. No tiene que presentar pruebas", acotó y aseveró que "es una decisión de Aruba que será extraditado cuando los EE. UU. cumplan la solicitud. Puede ir a un juzgado a apelar. Puede tomar un tiempo. Hay casos de un año, año y medio, hay posibilidades para que apelen".

EE. UU. tiene 60 días para pedir la extradición. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación