Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

51 detenidos en megarredada contra la corrupción en España

Entre los arrestados hay alcaldes, dirigentes locales y funcionarios públicos de varios partidos, pero la mayoría pertenece al gobernante PP

Protesta en el municipio de Valdemoro contra la corrupción entre políticos españoles. foto edh / reuters

Protesta en el municipio de Valdemoro contra la corrupción entre políticos españoles. foto edh / reuters

Protesta en el municipio de Valdemoro contra la corrupción entre políticos españoles. foto edh / reuters

MADRID. Una gran operación contra la corrupción en ayuntamientos y regiones de España se saldó ayer con medio centenar de detenidos, entre ellos varios alcaldes y exdirigentes del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy.

Agentes de la Guardia Civil arrestaron a primera hora de la mañana al ex senador Francisco Granados, "exnúmero dos" del gobierno regional de Madrid de Esperanza Aguirre, una de las políticas más conocidas del PP. Él también fue alcalde de Valdemoro.

Las detenciones y los registros se sucedieron a lo largo de toda la jornada en el marco de una macrorredada dirigida por la Audiencia Nacional española y la Fiscalía Anticorrupción en provincias y regiones de Madrid, Valencia, Murcia y León.

Según las investigaciones, los 51 detenidos estarían relacionados con una trama de corrupción por la que en los últimos dos años presuntamente se adjudicaron obras y servicios públicos por valor de 250 millones de euros ($317 millones) a cambio de comisiones ilegales.

Entre los arrestados hay alcaldes, dirigentes locales y funcionarios públicos de varios partidos, si bien la mayoría pertenece al PP.

Para la formación conservadora, el resultado de la redada supone un duro golpe a las puertas de un año electoral en el que se celebrarán comicios municipales, regionales y generales en el país.

Varios dirigentes del PP expresaron "sorpresa" por las detenciones y pidieron contundencia contra los corruptos.

Apenas unas horas después de darse a conocer la noticia, el PP anunció la suspensión de militancia de todos los detenidos afiliados a la formación. El siguiente paso será exigir la dimisión de aquellos que tengan responsabilidades políticas, medida inédita en la formación.

Los imputados, según fuentes de la investigación, no trabajaban para la financiación ilegal de sus partidos, sino que buscaban única y exclusivamente su lucro personal. Se trataba en muchos casos de políticos en el fin de su carrera que deseaban aprovechar su paso por la gestión pública para labrar una fortuna.

Los arrestos de ayer, especialmente el de Granados, ponen la "guinda" a un mes en el que importantes miembros del PP se vieron envueltos en escándalos de fraude y corrupción.

Otros escándalos del PP

La semana pasada, fue el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y exministro Rodrigo Rato quien pidió la baja en el partido por el escándalo de las tarjetas opacas al fisco en las entidades financieras Caja Madrid y Bankia, que él presidió.

El 16 de octubre, ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, Rato manifestó que las 'tarjetas B' existieron desde los años 90 en la caja de ahorros para cubrir "gastos personales" de los consejeros y directivos.

Según se deduce de la documentación remitida al juez Rato sacó un total de 16,300 euros ($20,695) del cajero utilizando su 'tarjeta B' al fisco durante los tres últimos meses que permaneció al frente de la entidad.

Los extractos bancarios que investiga Andreu revelan que Rato fue 17 veces al cajero entre el 22 de febrero de 2012, mes en el que comenzaron los rumores sobre la inestabilidad de la entidad, y el 5 de mayo de ese año, dos días antes de que dimitiera.

El PP acordó ayer tramitar la baja de todos los "militantes afectados", incluido Rato, informaron medios españoles.

Luego, el exministro Ángel Acebes, exsecretario general del PP, era imputado en la investigación judicial sobre la presunta contabilidad paralela de la formación en el ya famoso "caso Gürtel" que puso contra las cuerdas al gobierno de Rajoy.

A la lista se sumó ayer el ex senador Francisco Granados, de 50 años, quien en febrero ya dejó sus cargos tras conocerse que había tenido una cuenta bancaria en Suiza con 1.5 millones de euros. Esta fortuna, procedente supuestamente de cohechos de empresarios, fue el primer paso de la operación policial.

Entre 2004 y 2011 Granados fue el "hombre fuerte" del gobierno de Madrid de Esperanza Aguirre, presidenta del PP en la región y una de las posibles candidatas a la alcaldía de la capital española.

"Tengo un sentimiento de profunda vergüenza", dijo Aguirre a los medios y pidió perdón a los ciudadanos y a los militantes del PP por haber nombrado en su día a Granados como número dos de su gobierno y del PP madrileño.

"En ningún momento tuve la más mínima sospecha de que estaba utilizando sus cargos para el enriquecimiento personal. No tengan duda de que lo hubiera puesto en conocimiento de la justicia", dice.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el más importante de la oposición en España, rompió a raíz de las detenciones de ayer las negociaciones con el gobierno de Rajoy para alcanzar un pacto anticorrupción.

"Ni ha habido, ni hay, ni habrá un acuerdo con la derecha, con el PP y con Rajoy para luchar contra la corrupción", dijo César Luena, secretario de comunicación de la formación, en cuyas filas milita también al menos uno de los alcaldes detenidos hoy.

La investigación judicial dirigida por la Audiencia Nacional y Anticorrupción se inició a principios de 2014 a raíz de una comisión rogatoria de las autoridades suizas por sospechas de blanqueo de capitales.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación