Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Guatemala

El 88% desaprueba al presidente de Guatemala, dice sondeo Prensa Libre

Un 56% de los encuestados considera que el gobernante tiene que terminar su mandato 

El presidente Otto Pérez Molina.

Desde abril el presidente Otto Pérez afronta una crisis por episodios de corrupción en su gobierno.   | Foto por Internet

Desde abril el presidente Otto Pérez afronta una crisis por episodios de corrupción en su gobierno.  

GUATEMALA. Una amplia mayoría de los guatemaltecos, 88%, desaprueba la gestión del presidente Otto Pérez, quien desde abril afronta una crisis por episodios de corrupción en su gobierno que desató pedidos de renuncia, según una encuesta publicada ayer.

La consulta de la empresa Prodatos para el diario Prensa Libre revela una caída de 25 puntos en la popularidad del gobernante en los últimos tres meses.

El destape de casos de corrupción protagonizados por funcionarios de gobierno y específicamente dos exsecretarios presidenciales y el secretario de la entonces vicepresidenta Roxana Baldetti fueron sin duda las explosiones que derrumbaron la imagen de Pérez Molina a ojos de la población.

La encuesta se hizo entre 1,201 personas en el área urbana y rural del 27 de julio al 2 de agosto pasados, y tiene una margen de error de 2.8%.
Pese a la poca credibilidad del presidente, 56% de los encuestados considera que tiene que terminar su mandato, que concluye el próximo 14 de enero.

La aprobación de la exvicepresidenta, Roxana Baldetti, quien renunció el 8 de mayo recién pasado, también fue medida en el estudio de ProDatos. En su caso la desaprobación es de 92.

Según Prensa Libre, aunque los guatemaltecos distinguen perfectamente entre la evaluación del Presidente y del gobierno en general, la calificación no mejora mucho: el 85% de encuestados desaprueba la administración del Partido Patriota.

Si este resultado se evalúa por sectores, en el área rural la aprobación del gobierno es de 17% mientras que en la capital solo es de 10% y de 15% en el interior urbano, lo cual es atribuible a que el impacto de las protestas sabatinas contra la corrupción se ha centrado en el área metropolitana y en cabeceras departamentales.

Sin duda, la constante crisis hospitalaria y los niveles de inseguridad han golpeado la credibilidad del gobierno, pero los casos que hundieron la confianza pública han sido los escándalos por la contratación anómala de la firma Pisa, por parte del IGSS, para atender a pacientes renales: la mala atención ha causado la muerte de 18 pacientes hasta la fecha.

El principal señalado en este caso es Juan de Dios Rodríguez, presidente del IGSS y exsecretario privado de Pérez Molina.

Por aparte, el 9 de julio, fue capturado Gustavo Martínez,  exsecretario general y yerno de Otto Pérez Molina, señalado por tráfico de influencias, específicamente a favor de la empresa generadora Jaguar Energy, a cuyos personeros habría conseguido agendar citas con el mandatario y habría intervenido para la liberación anómala de unos obreros chinos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación