Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se derrumba la Bolsa de Buenos Aires tras default

El jefe de Gabinete afirmó que es "una patraña" que Argentina haya caído en un default técnico y no descartó de que el país recurra a la justicia internacional para hacer valer sus derechos

Se derrumba la Bolsa de Buenos Aires tras default

Se derrumba la Bolsa de Buenos Aires tras default

Se derrumba la Bolsa de Buenos Aires tras default

La Bolsa de Comercio de Buenos Aires se desplomaba el jueves después de que Argentina cayera en mora por segunda vez en 13 años al fracasar las negociaciones con acreedores en Estados Unidos, lo que abre interrogantes sobre cómo repercutirá la situación en la economía del país, afectada por una incipiente recesión.

A las 14.15 GMT del jueves (12:15 hora local), poco después de la apertura del mercado bursátil, el índice Merval de las acciones líderes caía 1.43%, mientras que el dólar en el mercado informal subía a 13 pesos. Una hora después, el mismo índice se desplomaba 6.9%. Las caídas más importantes las sufrían algunas energéticas, como Edenor (12.25 y Pampa Energía (9.67%). En tanto, los bonos y acciones argentinas sufrían pérdidas en la bolsa de Nueva York.

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, afirmó el jueves a los periodistas que es "una patraña" que Argentina haya caído en un default técnico y no descartó la posibilidad de que el país recurra a la justicia internacional para hacer valer sus derechos.

Asimismo criticó al mediador Daniel Pollack, que coordinó las conversaciones del país con los bonistas litigantes y las cuales fracasaron la víspera, al señalar que existió una "marcada incompetencia" del mismo para generar "condiciones de negociación razonables".

El plazo de la medianoche del miércoles para llegar a un acuerdo con los tenedores de bonos se cumplió y el ministro de Economía argentino Axel Kicillof se mantuvo firme en la posición de su gobierno de que no podía aceptar un acuerdo con los acreedores de fondos de cobertura estadounidenses que califica como "buitres" porque compraron los bonos de deuda argentinos a precio de ganga y luego demandaron ante las autoridades estadounidenses para el pago de sus rendimientos e intereses al 100%, tal como fueron emitidos en 2001 y pese a que habían sido reestructurados dos veces.

Kicillof, presente en las negociaciones en Nueva York, dijo que los "fondos buitre" rechazaron una oferta de acuerdo ofrecida por Argentina.

"Que se queden tranquilos los argentinos. Mañana será otro día y el mundo seguirá andando", dijo Kicillof.

Pero el mediador Pollack dijo que la suspensión de pagos podría perjudicar a los tenedores de bonos que no formaban parte de la disputa legal interpuesta por los "fondos buitres", así como la economía argentina, que sufre una incipiente recesión, escasez de dólares y una de las tasas de inflación más altas del mundo.

Según economistas argentinos, la caída de 1.5% de la economía que se calculaba para este año, se podría ampliar a 3%.

Previamente, un fallo del juez de distrito Thomas Griesa, avalado en junio por la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, bloqueó un pago de intereses por 539 millones de dólares a los tenedores de bonos que fueron reestructurados en 2005 y 2010.

Un portavoz de NML Capital, el principal litigante de los "fondos buitre", que habló sin hacer público su nombre, siguiendo las normas de su compañía", dijo que Pollack ofreció "numerosas soluciones creativas" para resolver la cuestión, muchas de las cuales, eran "aceptables" para NML, pero Argentina "escogió la suspensión de pagos".

Capitanich afirmó en tanto que en el conflicto con los fondos buitre "hubo una mala praxis (mala práctica) por parte del poder judicial de los Estados Unidos".

Recordó que Argentina tiene una restricción legal que le impide ofrecer mejores condiciones de pago a los litigantes que a los acreedores que aceptaron las reestructuraciones. De saltarse esa disposición, el país podría enfrentar demandas judiciales de los bonistas de los canjes por unos 120,000 millones de dólares.

Dijo que Argentina tenía dos opciones para poder avanzar en la negociación, que finalmente fracasó. Una era la apertura del canje para que los fondos buitre se incorporen en las mismas condiciones de 2005 y 2010 y la otra era lograr una suspensión del fallo de Griesa que permitiera pagar a los bonistas reestructurados.

"Argentina ha pagado. Ha depositado los fondos necesarios y suficientes en la cuenta del agente fiduciario en el Banco Central, por tanto esos fondos perteneces a los tenedores, y son los tenedores los que deben exigir su pago" al juez, sostuvo el funcionario.

El Bank of New York Mellon envió el jueves una carta los tenedores de deuda reestructurada informándoles que por el momento no cobrarán los 539 millones de dólares que les corresponden. El banco dijo que el dinero seguirá congelado en el Banco Central argentino porque Griesa no ha suspendido temporalmente su sentencia que obliga a Argentina a pagar también a los "fondos buitre".

"Las ordenes de la corte prohiben al administrador (Bank of New York Mellon) distribuir los fondos a los tenedores de deuda", dice la carta, que fue distribuida a los medios por un portavoz de la institución. "Los fondos están retenidos en espera de un futura orden de la corte".

Está previsto que la presidenta Cristina Fernández encabece un acto oficial en las próximas horas donde se espera que haga declaraciones sobre la situación del país y los próximos pasos que dará su gobierno.

Los bonistas litigantes se negaron a participar en las reestructuraciones de la deuda y ganaron un juicio en el tribunal de Griesa para que se les pague el valor total de sus bonos más los intereses, que actualmente serían 1,500 millones de dólares.

El optimismo se había visto impulsado la víspera por informes de que los representantes de la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA) planeaban ofrecerse para comprar la deuda contraída con los fondos de cobertura. A cambio, el tribunal estadounidense dejaría que Argentina hiciera los pagos de intereses antes de la medianoche del miércoles a fin de evitar entrar en mora. Pero el acuerdo no llegó a materializarse.

Rogelio Frigerio, presidente del Banco Ciudad, integrante de dicha asociación, afirmó a Radio Continental de Buenos Aires que "hay que seguir negociando" con los fondos buitre "para que el default sea lo más breve posible".

El directivo señaló que "todas las instancias de negociación están abiertas" y que se sumaron otras entidades financieras a la propuesta de ADEBA. Informes de prensa señalan que esas entidades serían de capitales extranjeros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación