Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Derriban avión malayo en Ucrania295 muertos

Ucranianos y prorrusos se acusan entre sí de la tragedia. EE. UU. afirma que misil lo derribó En el avión iban 280 pasajeros, en su mayoría holandeses, y 15 tripulantes, todos de Malasia

Restos del avión y varios de los cadáveres quedaron dispersos en Grabov, en la región de Donetsk, al este de Ucrania.

Restos del avión y varios de los cadáveres quedaron dispersos en Grabov, en la región de Donetsk, al este de Ucrania.

Restos del avión y varios de los cadáveres quedaron dispersos en Grabov, en la región de Donetsk, al este de Ucrania.

UCRANIA. Un avión de pasajeros de Malaysia Airlines con 295 personas a bordo, fue derribado ayer sobre el este de Ucrania, dijeron las autoridades. Tanto el gobierno como los separatistas prorrusos, que combaten en la región, rechazaron cualquier implicación en la caída de la aeronave.

La mayoría de los 280 pasajeros que iban a bordo del vuelo MH-17 eran holandeses, dijo el jefe europeo de la aerolínea. El vicepresidente senior de Malaysia Airlines, Huib Gorter, dijo que en el avión Boeing 777 viajaban al menos 154 holandeses, 27 australianos, 23 malasios, 11 indonesios, seis británicos, cuatro alemanes, cuatro belgas, tres filipinos y un canadiense.

Había otros 47 pasajeros, cuyas nacionalidades aún no se ha identificado. Los 15 miembros de la tripulación del vuelo eran de Malasia.

Malaysia Airlines dijo que las autoridades ucranianas de aeronáutica le indicaron que perdieron contacto con el vuelo a unos 30 kilómetros de Tamak, que se ubica a 50 kilómetros de la frontera entre Rusia y Ucrania.

Pero los tripulantes del Malaysia Airlines no emitieron un llamado de socorro antes que la aeronave fuera derribada en Ucrania. La ruta aérea fue declarada segura por la Organización Internacional de Aeronáutica Civil, dijo el primer ministro de Malasia, Najib Tun Razak.

El avión malayo recibió el impacto de un misil tierra-aire, confirmaron fuentes de los servicios de inteligencia de EE. UU., citadas por la cadena CNN y el diario The Washington Post, quienes indican que un radar habría detectado cómo se encendía un sistema de misiles antes que el avión malasio fuera derribado. Aunque las fuentes no han podido determinar el origen del misil.

El Boeing 777, que se dirigía de Amsterdam a Kuala Lumpur, al parecer, se despedazó antes de chocar con la tierra, en tanto que sus restos, así como partes de cadáveres y pertenencias de los pasajeros, quedaron dispersos en la zona.

Antes del derribo del aparato, las autoridades aeronáuticas de diversos países, entre éstas, la de Estados Unidos, habían emitido advertencias de que no se volara por algunas partes de Ucrania.

Poco después, diversas aerolíneas, como Lufthansa, Delta y KLM, dijeron que evitarían volar por algunas zonas del espacio aéreo ucraniano.

El poblado en el que cayó la aeronave está bajo el control de los separatistas prorrusos y en los últimos días, la zona ha sido escenario de intensa lucha entre ambos bandos. Según un despacho noticioso ruso, los prorrusos pretenden que se declare una tregua de tres días para permitir que se conduzca una investigación sobre lo ocurrido y se efectúen las labores de recuperación de los cadáveres.

Acto terrorista

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, describió el derribo del avión como un "acto de terrorismo", pidió una investigación internacional y afirmó que las fuerzas ucranianas no lo derribaron. EE. UU. ha ofrecido apoyo en la investigación.

También, el primer ministro de Malasia, quien expresó su consternación por el siniestro del avión, anunció una investigación inmediata.

Las fuerzas de seguridad de Ucrania presentaron dos llamadas telefónicas interceptadas, que demuestran que los rebeldes fueron los responsables. En la primera llamada, los servicios de seguridad dijeron que el comandante rebelde, Igor Bezler, dice a un funcionario de inteligencia militar ruso que las fuerzas rebeldes derribaron un avión.

En la segunda, dos combatientes rebeldes, uno de ellos en el lugar del siniestro, dicen que el ataque con un cohete fue efectuado por una unidad insurgente a 25 kilómetros al norte de donde cayó el avión.

No fue posible verificar de manera independiente ninguna de las grabaciones

Mientras, el presidente Barack Obama se refirió a la caída de la aeronave como una "terrible tragedia" y conversó vía telefónica sobre lo ocurrido con su homólogo ruso Vladimir Putin.

Putin cargó contra Kiev y manifestó que "la tragedia no habría tenido lugar si en esa tierra hubiera paz, y aseguró que hará todo lo posible por esclarecer el caso.

Durante esa llamada, Obama también abordó las nuevas sanciones impuestas el miércoles a Moscú y le advirtió a Putin que Rusia enfrentará aún más "costos y aislamiento", si no rectifica sus acciones para tomar control en Ucrania.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación