Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Brasil

Dan prisión preventiva a banquero y senador por corrupción en Petrobras

Fueron arrestados la semana pasada por sospechas de que obstruyeron la investigación del escándalo en la petrolera

El presidente del banco de inversión BTG, André Esteves (centro), es trasladado por autoridades al presidio de Bangú, en Río de Janeiro.

El presidente del banco de inversión BTG, André Esteves  (centro), es trasladado por autoridades al presidio de Bangú, en Río de Janeiro. | Foto por www1.folha.uol.com.br/

El presidente del banco de inversión BTG, André Esteves  (centro), es trasladado por autoridades al presidio de Bangú, en Río de Janeiro.

BRASILIA.   El magistrado del Tribunal Supremo de Brasil Teori Zavascki decretó ayer prisión preventiva para el presidente del banco de inversión BTG Pactual, André Esteves, arrestado el jueves por el caso de corrupción en Petrobras. 

La decisión del magistrado también es extensiva a Diogo Ferreira, jefe de gabinete del senador oficialista Delcídio Amaral, quien también fue arrestado el pasado miércoles, según informó la corte. 

La prisión preventiva no tiene plazo para ser revocada, por lo que el banquero, que es uno de los hombres más ricos de Brasil, tendrá que permanecer encarcelado mientras avanzan las investigaciones. 

Amaral, jefe del grupo oficialista en el Senado, y Esteves, están acusados de intentar obstaculizar a la Justicia e intentar hacer maniobras para suavizar la condena del exdirector de Petrobras Néstor Cerveró, preso por las corruptelas. 

Documentos y grabaciones obtenidas por la Fiscalía comprueban que el senador también intentó sobornar al exdirector de Petrobras a cambio de que no aceptara un acuerdo de cooperación con la justicia y llegaron a ofrecerle 50.000 reales (unos 13,300 dólares) por mes a cambio de su silencio. 

Según la Fiscalía, el banquero apoyó financieramente a Amaral en su intento de soborno a Cerveró, quien fue clave en un polémico negocio que llevó a Petrobras a comprar una refinería en Estados Unidos en 2006. 

Petrobras pagó en su momento unos 1,180 millones de dólares por esas instalaciones a la compañía belga Astra Oil, que un año antes las había comprado por 42.5 millones de dólares. 

Esa negociación está en la mira de la justicia por un supuesto fraude que, según sostiene la oposición, involucra a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien dirigía el consejo directivo de Petrobras cuando fue aprobada la compra de la refinería. 

Cuando surgieron las primeras denuncias, la mandataria afirmó en un comunicado oficial que el consejo directivo de Petrobras había aprobado la operación sobre la base de “información incompleta” y “equivocada” de la dirección que entonces ocupaba Cerveró.

La prensa brasileña recordó que Esteves es accionista de Sete Brasil, una empresa creada para abastecer de servicios a Petrobras y que también es investigada en el marco del multimillonario fraude a la estatal, que drenó más de 2.000 millones de dólares de la compañía. BTG lanzó en 2012 un fondo de inversión con capitales brasileños por 1.000 millones de dólares para África, que en ese momento fue definido como el mayor del mundo para ese continente. La cooperación de Brasil con África y la presencia de empresas brasileñas allí fue impulsada con vehemencia por el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

El Senado también se vio afectado por el arresto de Delcidio Amaral, del Partido de los Trabajadores, un veterano legislador cercano al expresidente Lula da Silva.

Como presidente de la comisión de Asuntos Económicos del Senado, Amaral es una figura clave para la aprobación de las medidas de austeridad fiscal que quiere autorizar el gobierno de Dilma Rousseff. 

Amaral es uno de los 50 políticos brasileños investigados por cargos de recibir sobornos en una gigantesca trama de corrupción en la petrolera estatal. Su arresto, el primero de un senador en funciones en la historia, sacudió a Brasilia. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación