Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Cumbre del G20 termina dividida por incursión en Siria

Diez países firman declaración en la que apoyan a los EE. UU.

Barack Obama y Francois Hollandeestrechan sus manos ayer durante la reunión bilateral en la Cumbre del G20. Fracia es uno de los que apoya la incursión de EE. UU. en Siria. foto edh /AP

Barack Obama y Francois Hollandeestrechan sus manos ayer durante la reunión bilateral en la Cumbre del G20. Fracia es uno de los que apoya la incursión de EE....

Barack Obama y Francois Hollandeestrechan sus manos ayer durante la reunión bilateral en la Cumbre del G20. Fracia es uno de los que apoya la incursión de EE. UU. en Siria. foto edh /AP

RUSIA. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, regresó de San Petesburgo con una declaración de 10 países que apoyan una intervención militar estadounidense en Siria como castigo al régimen de Bashar Al Assad por el uso de armas químicas, aún sin la previa autorización de la ONU, aunque otra parte del G20 no lo respalda.

Los firmantes consideran que, una vez agotados los esfuerzos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, "el mundo no puede esperar indefinidamente por un proceso fallido que solo puede conducir a aumentar el sufrimiento en Siria y la inestabilidad regional", de acuerdo con el documento conjunto.

El escrito, que fue distribuido por la Casa Blanca, está respaldado por España, Francia, el Reino Unido, Italia, Turquía, Japón, Corea del Sur, Arabia Saudí y Australia. Pero solo Francia y Turquía, participarían de forma activa en la intervención militar, ya que el Gobierno británico, que está dispuesto a hacerlo, no logró la autorización de su Parlamento.

"El resto son, en su mayor parte, potencias regionales cuyo principal valor es el respaldo político que su presencia en esta lista constituye para el presidente norteamericano. Entre los firmantes están todos los miembros del G-8, con excepción de Alemania y, por supuesto, de Rusia, aliado del régimen sirio y líder del frente de rechazo a la guerra", indica el periódico español El País.

Según la resolución de esos países, el uso de armas químicas en Siria constituye un peligro para "la seguridad de la población de cualquier lugar" e incrementa el riesgo de "un uso continuado y la proliferación de ese tipo de armamento", por lo cual deciden "apoyar las medidas tomadas por EE. UU. y otros países para hacer cumplir la prohibición del uso de armas químicas".

En ese sentido, dejaron claro en el documento que es necesaria "una fuerte respuesta internacional a esta grave violación de las normas y la conciencia del mundo, con el fin de enviar un mensaje de que esta clase de atrocidades no se pueden repetir jamás y de que aquellos que las perpetraron deben de responder por ello".

De acuerdo con El País, con la declaración "la posición de Obama en el ámbito internacional ha mejorado ligeramente", aunque aclara que ese grupo de países no representa a toda la comunidad internacional, ni tiene la autoridad para avalar una intervención en Siria y tampoco supone una garantía de que el Congreso estadounidense y la población le den su apoyo.

La otra mitad

Sin embargo, otra parte del G20 no avala una incursión militar en Siria.

"La cumbre del G20 celebrada en San Petersburgo ha vuelto a poner de manifiesto las diferencias que mantiene la comunidad internacional en torno al conflicto sirio. Unas posiciones divergentes que dejan ver dos bloques claramente enfrentados, publica El Mundo, de España.

Los países que se contraponen fuertemente a la decisión de EE. UU. son Rusia, China, India, Indonesia, Argentina, Brasil y Sudáfrica.

Estos países han tratado sin éxito disuadir a Obama de lanzar una incursión militar en Siria, pero el mandatario estadounidense está decidido.

Washington acusó a Damasco de haber empleado armas químicas contra la población el 21 de agosto y eso debe ser castigado.

Obama indicó que había tratado sobre la crisis siria el jueves y ayer con sus colegas del G20, y que continuará en los próximos días tratando de buscar apoyos de sus socios extranjeros para una intervención armada contra Siria, afirmó en la conferencia de prensa que ofreció al final de dos días de cumbre en Rusia.

Además, anunció que el próximo martes 10 se dirigirá a los estadounidenses para hablar sobre este asunto, en lo que supone una inquietante señal de que seguirá adelante con su idea de intervenir militarmente en el país árabe.

El mandatario estadounidense reconoció que, si bien la mayoría de sus colegas del G20 comparten la idea de que Al Assad ha rebasado la "línea roja" empleando armas químicas contra su población, muchos consideran inaceptable lanzar un ataque sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU.

Pero dejó claro que eso no le detendrá porque "el Consejo de Seguridad de la ONU prácticamente está paralizado para una decisión sobre la cuestión siria", en alusión a la postura de Rusia y China contraria a una intervención, y cuyo veto lo impediría ya que son aliados del régimen sirio.

El anfitrión de la cumbre, el ruso Vladímir Putin, principal aliado de Damasco, afirmó que su país ayudará a Siria en caso de un ataque militar exterior.

"Ya estamos ayudando. Suministramos armas y cooperamos en el terreno económico", aseguró Putin y minimizó el apoyo que mostraron otros países a Estados Unidos, los cuales según él solo son cinco. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación