Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuba toma previsiones ante la crisis que vive la Venezuela de Maduro

El presidente Maduro conversa con uno de la Guardia de Honor presidencial ayer durante un acto oficial. Foto edh / EFE

El presidente Maduro conversa con uno de la Guardia de Honor presidencial ayer durante un acto oficial. Foto edh / EFE

El presidente Maduro conversa con uno de la Guardia de Honor presidencial ayer durante un acto oficial. Foto edh / EFE

Mientras el régimen chavista atraviesa la peor crisis en más de una década con la llegada de Nicolás Maduro al poder, el régimen de los Castro en Cuba toman sus previsiones ante cualquier eventualidad con el modelo socialista en Venezuela, mediante medidas que años atrás eran impensables.

Por ejemplo, la nueva ley de inversión extranjera que se aprobará en Cuba va en sintonía con otras estrategias de liberalización socioeconómica que han puesto en marcha desde hace tres años el Gobierno de Raúl Castro. Lo que sí han dejado claro que no cambiarán es su sistema político.

"Un proceso que se asienta en la gestión privada de los recursos estatales y en la progresiva sustitución del fracasado modelo soviético de planificación aplicado durante casi medio siglo", dice la publicación del diario español El País.

Con esa normativa, Cuba autorizará la entrada de inversión extranjera en todos los sectores menos en educación, salud e instituciones armadas, y establecerá exenciones tributarias de hasta el 50% de descuento en el impuesto a los beneficios de las sociedades mixtas.

La ley tampoco descarta que los cubanos residentes en el extranjero puedan constituirse en inversores, indica el medio.

"El objetivo es tratar de infundir confianza y seguridad jurídicas a los inversores interesados en las posibilidades de negocio de un país estructuralmente subdesarrollo, todavía por hacer, aceleradamente inmerso en unas liberalizaciones que se van alejando de la cerrazón y el dogmatismo ideológico", apunta el periódico.

De acuerdo con El País, la isla caribeña necesita del capital extranjero para sustituir importaciones, especialmente en el sector alimenticio, y para acceder a las nuevas tecnologías, los mercados de exportación y de crédito que difícilmente lo conseguiría si las cosas siguen como hasta ahora.

El medio reseña que el régimen cubano de partido único sigue intacto. "En Cuba no va a haber una reforma política, en Cuba estamos hablando de la actualización del modelo económico cubano, que haga nuestro socialismo sustentable y que tiene que ver con el bienestar de nuestro pueblo", subrayó el vicepresidente cubano, Marino Murillo, en una conferencia de prensa de marzo de 2012.

Venezuela es el principal aliado y cooperante económico de Cuba, de allí que Raúl Castro ha salido en defensa de Maduro ante la crisis política que tiene a Venezuela con protestas diarias en las calles debido a la alta inflación, la inseguridad, la escasez y el desabastecimiento.

"Hemos expresado y ratificado nuestro pleno apoyo a la revolución bolivariana y chavista, y al compañero Nicolás Maduro, quien con inteligencia y firmeza ha manejado esta compleja crisis", expresó Raúl Castro recientemente.

Según publica el sitio Runrunes: "el desenlace podría ser fatal para la dictadura en Cuba porque Maduro fue impuesto por los Castro como el heredero de Chávez y la subvención venezolana calculada en 10,000 millones de dólares anuales es la que mantiene al castrismo en el poder".

Otro izquierdista que está preocupado por lo que sucede en Venezuela es Rafael Correa, presidente de Ecuador, quien ha retrocedido en su idea de no buscar la reelección presidencial para garantizar que el modelo socialista en su país no caiga. Correa ha dicho que hay "nubarrones" que "acechan a la Revolución Ciudadana" --como le llama a su estrategia oficialista-- tras la reciente derrota electoral en la que la codiciada alcaldía capitalina de Quito quedó en manos de la oposición.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación