Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuba ayuda a Maduro a reestructurar el gobierno

El presidente venezolano activa planes para hacer una "revolución dentro de la revolución" en chavismo

El presidente Nicolás Maduro, durante su programa radial "En contacto con Maduro" en una comunidad de Caracas. edh / Reuters

El presidente Nicolás Maduro, durante su programa radial "En contacto con Maduro" en una comunidad de Caracas. edh / Reuters

El presidente Nicolás Maduro, durante su programa radial \"En contacto con Maduro\" en una comunidad de Caracas. edh / Reuters

VENEZUELA. De la mano de Cuba, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reestructurará el gobierno chavista, luego del cisma interno en el que varios exfuncionarios del fallecido Hugo Chávez, lo han acusado de "traicionar" su legado socialista.

Maduro indicó que en los primeros 15 días de julio activará una serie de planes para hacer una "revolución dentro de la revolución" para "mejorar la eficiencia socialista" en la administración pública.

"Planes para hacer una revolución total y profunda en la administración pública, en la administración del Estado, revolución dentro de la revolución, cambiarlo todo para servir al pueblo, es la consigna", declaró el presidente desde su programa de radio "En contacto con Maduro" que se realizó en una zona popular de Caracas.

Maduro dijo que nombró un equipo especial que ya está preparando un conjunto de planes para hacer esta "revolución total y profunda" conformado por "el compañero Orlando Borrego de Cuba", el vicepresidente de Planificación venezolano, Ricardo Meléndez, y el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza.

Borrego es un economista y exguerrillero durante la "Revolución cubana".

"Del 1 al 15 de julio vamos a revisar todo, vamos a tener sesiones con los vicepresidentes y todos los ministros, ministro por ministro, rindiendo cuentas, como va cada proyecto, nivel de cumplimiento y ejecución del presupuesto de los proyectos, como va cada misión, cada gran misión", reiteró.

El chavista había anunciado el viernes pasado que durante los primeros 15 días de julio se haría una "revisión exhaustiva" y "reestructuración global" del sistema de Gobierno y revisará la ejecución del presupuesto nacional.

Indicó que serán 15 días para revisar todo el plan de Gobierno, así como las metas cumplidas y no cumplidas "y decirle al país toda la verdad".

Asimismo, comentó que también llamó "a pasar la página de las peleas" que se han presentado dentro del chavismo "con cartas para acá, cartas para allá", al hacer referencia a la misiva que la semana antepasada difundió el exvicepresidente de Planificación Jorge Giordani, en la que criticó la gestión de Maduro en materia económica.

También recibió críticas de Heinz Dieterich, exasesor de Chávez y padre del Socialismo del siglo XXI.

"Ya dijimos todo lo que nos teníamos que decir, listo, ahora la mano está extendida y el abrazo listo para dárselo a todos los compañeros", indicó.

El mandatario agregó que las propuestas son bienvenidas, así como la crítica y la autocrítica que siempre las acompañan.

Giordani acusó a Maduro de no transmitir liderazgo, de dar sensación de vacío de poder y de tomar decisiones equivocadas en materia económica, incluyendo despilfarro en campañas electorales, críticas que fueron respaldadas por el también exministro Héctor Navarro que hace una semana difundió otra misiva.

Tras ello, Navarro fue suspendido como miembro de la dirección nacional del oficialista Partido Socialista (PSUV), lo que llevó a otras voces del chavismo a reclamar respuesta a las críticas.

Maduro salió al paso de estos comentarios y, tras ubicar a sus detractores dentro de una "izquierda trasnochada" y calificarlos de "desconsiderados", les reclamó por atacar su gestión en tiempos de batalla, cuando "el enemigo" quiere destruirlo.

Restablece relación diplomática con Panamá

Maduro también informó que el país restableció las relaciones diplomáticas con Panamá, rotas después de que acusara al gobierno saliente panameño de conspirar en su contra.

El expresidente panameño Ricardo Martinelli solicitó en marzo, cuando las protestas en Venezuela estaban en su punto más álgido, una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) para discutir sobre los disturbios que a la fecha han dejado 43 fallecidos.

La acción no fue bien vista por Maduro, quien acusó a su par de entrometerse en los asuntos del país petrolero y "conspirar" para justificar una intervención extranjera.

"Hemos restablecido relaciones diplomáticas y políticas con Panamá, dijo Maduro y le envió un saludo al nuevo presidente panameño Juan Carlos Varela.

"Vamos a profundizar las relaciones económicas, diplomáticas, comerciales, energéticas", agregó. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación