Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuatro millones protestan contra el terrorismo

En muchas ciudades del mundo también se unieron para apoyar a Francia

Cuatro millones protestan contra el terrorismo

Cuatro millones protestan contra el terrorismo

Cuatro millones protestan contra el terrorismo

PARÍS. Decenas de miles de personas se concentraron ayer en ciudades de todo el mundo para alzar su voz contra el terrorismo, en paralelo a la multitudinaria manifestación que recorrió el centro de París tras los atentados de esta semana.

Según el Ministerio del Interior, unos 4 millones de personas participaron ayer en toda Francia en las distintas manifestaciones.

Aunque las principales marchas tuvieron lugar en Europa, también hubo actos contra el terrorismo y a favor de la libertad de expresión en países de Oriente Medio como Israel o el Líbano y de América, como Venezuela, Argentina y Canadá.

Durante unas horas París se convirtió en la capital del mundo, con la presencia de casi 50 líderes políticos extranjeros que encabezaron la marcha, y miles y miles de ciudadanos anónimos que se expresaron con pancartas y cantando la Marsellesa, su conmoción por los atentados yihadistas de esta semana en Francia.

Fue un homenaje multitudinario e histórico, de franceses de todas las comunidades, a los 17 fallecidos en los ataques, con predominio de los mensajes "Yo soy Charlie", el lema popularizado en Internet en recuerdo de las doce personas fallecidas el miércoles en la masacre de la revista "Charlie Hebdo".

Junto a banderas francesas y muchas viñetas de la revista, "Yo soy Charlie, soy policía, soy Árabe, soy judío, soy francés" se leía en otros carteles de esta llamada "marcha republicana", pues los ataques terroristas tuvieron como objetivo a periodistas, policías y miembros de la comunidad judía francesa.

Pero el país aún está en alerta máxima por la amenaza de nuevos atentados terroristas, como ha anunciado la red terrorista Al Qaeda. Un enorme despliegue policial vigilaba de cerca y de lejos. Tiradores de élite desde las azoteas y entre los ciudadanos, policías que a veces pedían revisar el contenido de bolsas y mochilas.

La manifestación de ayer reivindicó los valores de la República francesa, como la libertad de expresión, la tolerancia y la democracia, según explicaron muchos participantes, que no recordaban una concentración semejante en décadas.

"París es hoy la capital del mundo", dijo el presidente francés, Francois Hollande, quien, en un gesto sin precedentes, encabezó la marcha junto a casi 50 jefes de Estado y de Gobierno que, durante apenas 200 metros desfilaron detrás de los familiares de las víctimas de los atentados, que llevaban bandas en la cabeza con el lema "Charlie".

Muestra del carácter único de esta manifestación fue que caminaron a apenas metros de distancia el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abás, junto a la mayoría de los líderes europeos.

"Hoy somos todos ciudadanos franceses", señaló el secretario de Justicia de EE. UU., Eric Holder, presente también en la capital. El jefe del Gobierno español señaló: "Nadie está nunca a salvo de nada. Sería una inconsciencia decir que no hay riesgos. Ningún país puede luchar solo contra esto".

El italiano Matteo Renzi aseguró: "Saldremos vencedores de este desafío contra el terrorismo. Lo importante es la Europa de los hermanos". "La amenaza yihadista estará con nosotros durante muchos años", lamentó el primer ministro británico, David Cameron. El 18 de febrero habrá una cumbre antiterrorista en Washington.

Además de la masiva participación, los protagonistas en la capital francesa en esta cita contra el horror fueron los supervivientes de la revista satírica Charlie Hebdo, diezmada por el ataque del miércoles con la muerte de 12 personas, y los familiares de las víctimas de ese atentado y los del ataque del viernes al Hyper Cacher de comida judía, donde cuatro personas de esta comunidad fueron asesinadas. Los asistentes a la protesta, en muchos momentos en tenso silencio, no dejaron de aplaudir sin cesar al paso de esta comitiva de duelo. O al de furgones de policías (tres asesinados esta semana).

Las lágrimas saltaron cuando el presidente francés abrazó a Patrick Pelloux, médico y miembro del equipo de la revista; a un policía de Marsella, hermano del agente asesinado en la revista, y a familiares de los cuatro judíos asesinados el viernes.

Hollande también participó en una ceremonia celebrada en la gran sinagoga de París en recuerdo de las víctimas de los atentados yihadistas. El jefe de Estado francés llegó a la sinagoga acompañado del primer ministro, Manuel Valls, y del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, todos ellos recibidos entre aplausos.

En la manifestación tampoco faltaron organizaciones musulmanas, que querían mostrar su rechazo a los atentados y su repulsa a los extremistas, exhibiendo carteles en los que podía leerse 'Je suis Charlie' (Yo soy Charlie) en diferentes idiomas.

Mientras, los ministros del Interior de la Unión Europea acordaron ayer poner en marcha medidas especiales de vigilancia para frenar la circulación de los yihadistas.

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha prometido "acciones concretas" a nivel europeo en las próximas semanas para hacer frente a la amenaza del terrorismo y garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Eric Holder, el fiscal general estadounidense, ha anunciado la celebración el próximo 18 de febrero en Washington de una cumbre mundial sobre la lucha contra el terrorismo.

Además, el ministro francés tendrá, a nivel europeo, un encuentro con "las grandes empresas de internet para garantizar la retirada de contenidos ilícitos" y para facilitar la "eliminación de mensajes terroristas en internet". Además de para facilitar la lucha contra "la venta y la circulación de armas". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación