Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cristina Fernández profundiza la línea dura en el gabinete económico

Según se anunció ayer, el nuevo ministro de Economía será Axel Kicillof, el promotor de la expropiación de YPF a Repsol.

La gobernante argentina, Cristina Fernández, mientras es filmada por su hija Florencia Kirchner en la residencia presidencial de Olivos, en Buenos Aires. Foto EDH / efe

La gobernante argentina, Cristina Fernández, mientras es filmada por su hija Florencia Kirchner en la residencia presidencial de Olivos, en Buenos Aires. Foto EDH / efe

La gobernante argentina, Cristina Fernández, mientras es filmada por su hija Florencia Kirchner en la residencia presidencial de Olivos, en Buenos Aires. Foto EDH / efe

BUENOS AIRES. La presidenta argentina, Cristina Fernández, introdujo importantes cambios en su Gobierno, con el relevo del jefe de Gabinete y el ministro de Economía, entre otros, en su primera jornada de actividad tras 40 días de reposo por una neurocirugía.

Fernández apareció por primera vez desde la intervención, el pasado 8 de octubre, en un video grabado por su hija Florencia en su residencia oficial de Olivos, en el que se la vio distendida, con buen semblante y sin el luto riguroso que guardaba desde la muerte de su esposo, el expresidente Néstor Kirchner, en 2010, y en el que no hizo mención algún a temas políticos ni se refirió en ningún momento a posibles cambios en su equipo.

Sin embargo, apenas un par de horas más tarde, y en una comparecencia que no estaba anunciada, el portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro, informó de los cambios en el Ejecutivo en una breve declaración que no admitió preguntas.

La presidenta nombró al gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, nuevo jefe de Gabinete, en reemplazo de Juan Manuel Abal Medina, y al viceministro Axel Kicillof nuevo ministro de Economía en reemplazo de Hernán Lorenzino.

De Jorge Capitanich, uno de los hombres más leales a la presidenta, se viene hablando en los últimos meses como un posible candidato a las presidenciales de 2015.

Fernández ha vuelto a demostrar que cuando el viento sopla en contra más se reafirma en sus convicciones ideológicas. Tras sufrir el mayor descalabro electoral en las legislativas de 2008, Fernández promovió una Ley de Medios que la enfrentó de lleno con el grupo Clarín. Y ahora ha reforzado el núcleo duro de su Gobierno, a pesar de que en las legislativas del 27 de octubre, el kirchnerismo perdió en la mitad de los 24 distritos del país, entre ellos los cinco principales.

Kicillof, el nuevo ministro de Economía, fue el hombre que más beligerante se mostró cuando los directivos de Repsol intentaron llegar a un acuerdo con el Gobierno meses antes de que le expropiaran el 51 % de sus acciones en YPF.

"Parecía como si se hubiera escapado de una asamblea universitaria. Sus opiniones sobre la empresa privada eran muy dogmáticas. Pero era el único que parecía creerse lo que decía", recordaba en abril de 2012 un testigo de las conversaciones.

Lorenzino, que se hizo popular por interrumpir una entrevista para una cadena de televisión con un insistente "me quiero ir, me quiero ir" cuando se le preguntó por la inflación de Argentina, será propuesto como nuevo embajador argentino ante la Unión Europea y comandará una unidad ejecutiva de reestructuración de deuda, que se creará en el ámbito del Ministerio de Economía.

Además, Fernández relevó a Norberto Yauhar al frente del Ministerio de Agricultura, que ahora será liderado por Carlos Casamiquela, actual presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina.

Asimismo, la mandataria nombró a Carlos Fábrega, actual presidente del estatal Banco de la Nación Argentina, como nuevo titular del Banco Central argentino, en sustitución de Mercedes Marcó del Pont. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación