Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Criminales buscados por el FBI se esconden en Cuba

El asilo a prófugos de la Justicia estadounidense son razones por las que Cuba estaba en la lista de países que patrocinan el terrorismo Obama reconoce que el régimen cubano ha apoyado a terroristas, pero asegura que ahora La Habana está dispuesta a

Pie de foto texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto pie foto. foto edh / xxxxx xxxxxxx

Pie de foto texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto pie foto. foto edh /...

Pie de foto texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto o texto espacio para texto pi texto pie foto. foto edh / xxxxx xxxxxxx

Pese a que el gobierno de Estados Unidos sacó esta semana a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, La Habana aún protege a criminales buscados por el FBI.

El presidente estadounidense Barack Obama pidió al Congreso, el pasado 14 de abril, eliminar a Cuba de la "lista negra" de los que ayudan a terroristas, debido a que es uno de los mayores obstáculos para la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países, anunciada en diciembre 2014.

El argumento de la administración Obama para hacer la petición a los congresistas es que "el gobierno de Cuba no ha proporcionado soporte al terrorismo internacional en los últimos seis meses" y que el régimen castrista ha ofrecido "garantías por escrito" que miembros de grupos terroristas no operarán en Cuba.

Sin embargo, hay fugitivos que siguen en la isla. El caso más notable es el de Joanne Chesimard, quien protagonizó una fuga espectacular y fue recibida en Cuba con elogios del régimen.

En 1973, Chesimard formaba parte de un grupo llamado Ejército Negro de Liberación, y era buscada junto con varios cómplices por varios delitos, entre ellos asalto a bancos.

Ella y sus cómplices viajaban en un automóvil por Nueva Jersey cuando una patrulla los paró, y respondieron con disparos que mataron al agente Werner Foerster y dejaron herido a su compañero.En Estados Unidos fue condenada a cadena perpetua por el asesinato y se le considera una "terrorista doméstica".

La fugitiva, que también usa el nombre de Assata Shakur, tiene ya 65 años y es la madrina del rapero asesinado Tupac Shakur.

Fue encarcelada en 1977 y, menos de dos años más tarde tres hombres afroamericanos, armados con pistolas automáticas, entraron en su prisión, tomaron a dos guardias de rehenes y la liberaron. Luego apareció en 1984 en Cuba, donde recibió asilo político.

Hoy en día es la única mujer que está en la lista de los terroristas más buscados del Buró Federal de Investigaciones (FBI). La recompensa a quien ofrezca información que pueda llevar a su arresto asciende a dos millones de dólares.

El FBI afirma que ella reside desde hace casi 30 años en Cuba.

Para el régimen cubano Shakur es una "activista conocida de los derechos civiles" que escapó de la represión estatal, pero para el FBI se trata de una mujer que profesa una "ideología radical en contra del gobierno estadounidense".

Pero para el teniente de la policía estatal de Nueva Jersey, Mike Rinaldi, "mientras ella vive abierta y libremente en Cuba, continúa manteniendo y promoviendo su ideología terrorista".

El caso de Chesimard ha entorpecido las relaciones entre Washington y La Habana en las últimas décadas, ya que mientras republicanos estadounidenses lo usan como argumento del apoyo cubano al terrorismo, el régimen castrista ha dicho que se trata de una "perseguida política de verdad".

Y ahora, mientras negocia con Cuba, Estados Unidos ha reiterado que la quiere de vuelta y la considera una alta prioridad. Roberta Jacobson, secretaria de Estado para el Hemisferio Occidental y designada para negociar con Cuba la nueva relación bilateral, ha externado que las autoridades cubanas "han dicho que no están interesadas en discutir su regreso".

El mismo Obama reconoció esta semana que Cuba ha proporcionado vivienda, cartillas para alimentos y servicios médicos a algunos de los fugitivos solicitados para ser enjuiciados o cumplir sentencias de prisión por acusaciones graves en Estados Unidos.

Pero alegó que La Habana ha mostrado más cooperación en algunos casos recientes y que devolvió a dos prófugos en 2011 y a otros dos en 2013.

La explicación que Obama ha dado a los congresistas es que Cuba ha accedido a trabajar en la solución de los casos de prófugos de la justicia estadounidense que alberga en la isla como parte de los esfuerzos por normalizar las relaciones entre los dos países.

Presión para Obama

El senador Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey, y el gobernador republicano de ese estado, Chris Christie, han sostenido que la designación de patrocinador del terrorismo debe mantenerse, especialmente por la negativa de Cuba a extraditar a Joanne Chesimard.

"Es una vergüenza nacional que este presidente incluso considere una normalización de las relaciones mientras ellos albergan a una asesina terrorista que debe estar en prisión en Nueva Jersey", dijo Christie esta semana.

No hay cifras confirmadas, pero según Menéndez hay "decenas" de fugitivos protegidos por el régimen cubano; otros congresistas como Marco Rubio y Ted Cruz señalaron que puede haber unos 70 fugitivos.

El tema de los prófugos es una de las razones por las que Estados Unidos había mantenido a Cuba en la lista negra de países patrocinadores del terrorismo, pero ahora el tema está en manos del Congreso que tiene 45 días para decidir, y dada la mayoría republicana en esa instancia, la salida definitiva de la isla de la lista de países terroristas está cuesta arriba, porque le piden al gobierno que exija a La Habana la entrega de los fugitiuvos.

Los senadores Rubio, Cruz y David Vitter le han pedido al fiscal Eric Holder que entregue una lista de todos los fugitivos que el FBI cree que están en Cuba y una copia de todas las acusaciones.

Otros fugitivos

Los senadores también han señalado que, además de Chesimard, el régimen cubano ha dado albergue a otros "criminales violentos" como Víctor Manuel Gerena, miembro de un grupo separatista puertorriqueño, y Charles Hill, buscado por la muerte de un policía estatal en Nuevo México; Frank Terpil, exagente de la CIA, quien es acusado de vender armamento al difunto dictador libio Muamar el Gadafi.

En Cuba también está el independentista puertorriqueño Guillermo "William" Morales, según ABC News, es un miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional Puertorriqueña (FALN).

La isla da amparo también a Ishmael LaBeet, condenado a cadena perpetua por el asesinato de ocho personas en las Islas Vírgenes.

Los políticos agregan que hay otros casos de bajo perfil de quienes han escapado tras ser acusados de lavado de dinero o de cometer fraude al sistema de salud.

En los casos de delitos comunes, algunos de los implicados son ciudadanos cubanos. Este año, por ejemplo, Cuba arrestó al reguetonero Gilberto Martínez, conocido como Gilbert Man, acusado en Estados Unidos por supuesto fraude con tarjetas de crédito.

Cuba ha devuelto a algunas personas acusadas de crímenes en Estados Unidos, aunque ha tenido más reticencias cuando son casos políticos.

Y también ha recordado, que Estados Unidos les ha dado refugio a cubanos "acusados de crímenes horribles, algunos acusados de terrorismo, asesinato y secuestro". Cuba ha pedido, por ejemplo, que EE. UU. extradite a Venezuela al exagente de la CIA Luis Posada Carriles, quien vive en Florida. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación