Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Crece conflicto entre las aerolíneas y el régimen de Maduro

Han reducido en su mayoría la frecuencia de viajes a destinos venezolanos

Aeropuerto de Maiquetía, en Venezuela. La IATA, que representa a unas 200 empresas, dice que no están en posición de negociar reducciones en la deuda con el gobierno de ese país.

Aeropuerto de Maiquetía, en Venezuela. La IATA, que representa a unas 200 empresas, dice que no están en posición de negociar reducciones en la deuda con el gobierno...

Aeropuerto de Maiquetía, en Venezuela. La IATA, que representa a unas 200 empresas, dice que no están en posición de negociar reducciones en la deuda con el gobierno de ese país.

CARACAS. El retraso en los pagos del gobierno de Venezuela a las aerolíneas se ha vuelto un punto de conflicto al punto que las compañías han advertido que podrían cerrar sus operaciones en ese país como ya lo hizo Air Canadá.

El director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Tony Tyler, reitera la necesidad de que su gremio y el gobierno de Venezuela diseñen un cronograma de pago, pues las aerolíneas no negociarán sus deudas. Afirmó que si las aerolíneas internacionales no tienen garantizado el pago de sus operaciones en Venezuela, "no podrán seguir operando en el país".

Venezuela debe $3,700 millones a las 21 aerolíneas locales e internacionales.

Esta crisis se gestó por el régimen de control de cambio implantado por Hugo Chávez desde 2003 y vigente hasta hoy. Las aerolíneas internacionales venden sus billetes en bolívares, la moneda venezolana, y para repatriar esos ingresos y ganancias a sus cuarteles generales, deben cambiar los bolívares obtenidos por divisas, al valor del cambio oficial. Sin embargo, esa gestión no es libre. Debe contar con el visto bueno de las autoridades del Estado, quienes además entregan las divisas.

Los problemas en el flujo de caja le han hecho difícil, cuando menos, al Gobierno revolucionario honrar la deuda. Desde hace dos meses intenta negociar con las compañías aéreas que, entre tanto, amenazan con dejar el país. La primera oferta oficial de pagar lo debido mediante suministros de combustible para jets, fue rechazada por impráctica y poco atractiva. Luego, el Ejecutivo venezolano asomó la posibilidad de hacer un pago parcial.

Tyler dijo que las advertencias del gobernante Nicolás Maduro de que no hay excusas para que dichas empresas reduzcan sus vuelos en el país "no ayuda a resolver el problema".

El fin de semana anterior, Air Canadá, la mayor línea aérea canadiense, suspendió sus operaciones en Venezuela, una decisión motivada en parte por el retraso en los pagos y por los conflictos sociales.

"El reciente deterioro de la seguridad ha exacerbado los desafíos de hacer negocios en Venezuela tras meses de inestabilidad política y económica. Esto ha resultado en onerosas restricciones cambiarias impuestas a todas las aerolíneas y que impiden repatriar los fondos desde Venezuela", según el portavoz de Air Canadá para Sudamérica, Peter Fitzpatrick.

Ese asunto ha llevado a buena parte de las más de 20 aerolíneas afectadas a adoptar reducciones como menos frecuencias o aviones más pequeños.

La respuesta del gobierno fue que daba "por finalizada la relación comercial" con Air Canadá.

La alemana Lufthansa calcula en decenas de millones de dólares el golpe en su balance de 2013 por sus operaciones en Venezuela. Avianca calcula en $300 millones lo que no puede repatriar de Venezuela.

"El año pasado Avianca logró convertir alrededor de $100 millones. Sin embargo, desde el mes de septiembre no hemos recibido dineros adicionales", señaló el presidente de Avianca, Fabio Villegas, a BBC Mundo.

El pasado martes, representantes de 21 aerolíneas se reunieron para tratar el asunto con el ministro de Transporte Acuático y Aéreo, Hebert García Plaza, quien aseguró que los pagos de 2014 saldrán "posiblemente la próxima (esta) semana".

Pero para Humberto Figuera, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), "Quedó en el limbo el dinero de 2013, que no se sabe que va a pasar", agregó. "Es muy preocupante, vamos a ver qué pasa la semana que viene y si liquidan 2014, sería por lo menos un paso". "Lo que veo con más inquietud evidentemente es la deuda de 2013 hacia atrás, que no veo que haya ningún discurso al menos que diga 'vamos a resolver esto'".

Reducen vuelos

Para tratar de protegerse de las pérdidas que les genera Venezuela, las aerolíneas han comenzado a optar de forma generalizada por bajar su oferta de asientos y frecuencias.

Así lo reconoció, por ejemplo, Avianca. "Efectivamente la compañía adelanta algunos ajustes en su red de rutas a Venezuela", dijo.

Avianca, según registraron medios locales, pasará de ofrecer más de 7,000 plazas en 42 vuelos a dejarlo en poco menos de 1,400 en 14, uno diario a Bogotá y otro a Lima.

Por su lado Air France, Lufthansa, Iberia, Air Europa, American Airlines, Copa y Lan Perú han reducido frecuencias, tamaños de aviones (o ambos) lo que generó una baja de plazas disponibles que oscila entre 15% y 35%.

Todo pese a la advertencia de Maduro, que incluía "medidas severas" para los que reduzcan su oferta. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación