Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Corte de Nueva York acelera casos de niños inmigrantes

Un total de 29 niños, entre ellos varios salvadoreños, llegaron hoy a la corte, en el primer día que se imponía en el tribunal el nuevo plan del gobierno para acelerar los casos de miles de menores.

Corte de Nueva York acelera casos de niños inmigrantes

Corte de Nueva York acelera casos de niños inmigrantes

Corte de Nueva York acelera casos de niños inmigrantes

Andy Alarcón Gomes, un guatemalteco de 8 años, se presentó con su madre y un abogado privado. Dilcia Acosta, una salvadoreña de 17, acudió sin abogado y se sentó junto a su hermano mayor. Christian Rodríguez, un hondureño de 10, se quedó solo porque su abogado no llegó.

Estos fueron tres de los 29 niños que cruzaron solos la frontera este verano y que se presentaron el miércoles frente al juez James Loprest de la corte migratoria de Nueva York, en el primer día que se imponía en el tribunal el nuevo plan del gobierno para acelerar los casos de miles de menores.

Más de 57,000 niños que cruzaron la frontera ilegalmente y sin sus padres fueron arrestados por agentes fronterizos desde octubre hasta junio de este año. Nueva York es el segundo estado que más menores ha recibido después de Texas, con 3,347 niños centroamericanos que llegaron desde enero hasta principios de julio, según datos oficiales.

La llegada de tantos menores forzó a las autoridades estadounidenses a impulsar un plan para agilizar su paso por las cortes, las cuales ya están abrumadas con una gran acumulación de casos. En Nueva York, los casos de niños se escucharán ahora cada día en la corte migratoria, en lugar de tan solo unos días al mes, tal y como se hacía antes.

"Estaba un poco nerviosa pero el juez fue bien amable", dijo Acosta, quien cruzó la frontera en abril y ahora vive en Port Washington, Nueva York, con sus hermanos y un tío.

Tres de los 29 niños que debían comparecer frente al juez no se presentaron, aunque uno de ellos no recibió la citación debido a un error del gobierno, dijo el juez. Los casos de los que no se presentaron fueron pospuestos para septiembre. La mitad de los que se presentaron contaban con abogado privado.

Leydi Hernández, una niña salvadoreña de 13 años, cruzó la frontera ilegalmente con su hermano de 11 años hace unos cuatro meses, y se presentó en la corte con su padre, José Hernández, de 32 años y quien cruzó de la misma forma en el 2005.

"Yo no he tenido problemas aquí y no pienso que mi hija los vaya a tener", dijo Hernández después de salir de la sala con su hija, a la que el juez le pidió que regrese en noviembre.

Algunos niños vestían elegantemente, con corbata, mientras otros vestían más informales y miraban el techo pacientemente, esperando su turno ante el juez, sentados en bancos en los que los pies no les llegaban al suelo.

"¿Cómo puedo hacer para hacerme ciudadano (estadounidense)?", preguntó en un momento dado José Leonel Martínez, de 17 años, al juez.

En Nueva York solo seis abogados se dedican a defender a niños, a jornada completa. El resto de defensores que toma sus casos son abogados privados, estudiantes de derecho y abogados voluntarios, que realizan el trabajo ocasionalmente pro bono. Representantes de cuatro organizaciones sin ánimo de lucro que se dedican a defender a menores en Nueva York organizaban a los niños el miércoles en la corte, asesorando sobre todo a los que venían sin abogado.

Funcionarios y activistas han criticado el nuevo plan del gobierno en las cortes, asegurando que su objetivo es acelerar las deportaciones de niños. Kathryn Mattingly, portavoz de la Oficina Ejecutiva de Revisión Migratoria, que maneja las cortes, dijo a The Associated Press que las audiencias seguirán siendo justas.

"Continuaremos ajustando nuestras listas de casos a medida que lo vayamos necesitando, concentrándonos en audiencias ágiles y justas, con el proceso judicial debido para todas las personas que se presentan ante la corte", dijo Mattingly.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación