Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Contra violencia, transportistas hondureños convocan paro

Según los empresarios, la mayoría de ataques es de parte de pandilleros que les exigen el pago de las extorsiones.

Hasta agosto, 68 transportistas han sido asesinados, según la Dirección General del Transporte (DGT). foto edh / el heraldo

Hasta agosto, 68 transportistas han sido asesinados, según la Dirección General del Transporte (DGT). foto edh / el heraldo

Hasta agosto, 68 transportistas han sido asesinados, según la Dirección General del Transporte (DGT). foto edh / el heraldo

TEGUCIGALPA. El gremio del transporte urbano de Honduras convocó ayer a un paro en todo el país en protesta por la violencia que los azota y que ha causado la muerte de unas 60 personas este año, pese a haber aceptado una reunión este martes con el Gobierno para dialogar del asunto.

El dirigente del Comité de Transporte Urbano, Carlos Andonie, dijo a periodistas que el paro indefinido que comenzaría mañana es "indetenible", a pesar de la reunión que sostendrán hoy con el Gobierno para hablar sobre las medidas se tomarán para proteger a los usuarios y los chóferes del servicio público.

"El hecho que nos llame el Gobierno a una reunión no quiere decir que el paro sea abortado", subrayó Andonie, que no precisó si la suspensión de labores será indefinida.

Los transportistas protestarán este miércoles con marchas y paralización de autobuses para "exigir seguridad", agregó.

Según cifras del estatal Comisionado de los Derechos Humanos, unas 60 personas han muerto este año en ataques contra el servicio de transporte público en Honduras, perpetrados en su mayoría por pandilleros que exigen el pago de extorsiones.

Andonie indicó que dirigentes del transporte urbano se reunirán este martes en Tegucigalpa con los ministros hondureños de Seguridad, Arturo Corrales; el de Infraestructura y Servicios Públicos, Roberto Ordóñez, y el de Finanzas, Wilfredo Cerrato.

Explicó que los transportistas no están "en contra del Gobierno, simplemente estamos mendigando seguridad porque nosotros también somos hondureños (...) y contribuimos al desarrollo del país".

Unos 800 efectivos de la Policía y el Ejército de Honduras protegen el transporte urbano de Tegucigalpa desde la semana pasada para brindar protección a los usuarios y los chóferes de ese sector por el aumento de crímenes contra ellos.

La operación incluye la asignación de dos militares o policías en cada autobús con el propósito de reducir los índices de violencia que afecta al sector transporte, según las autoridades locales.

Recientemente, el gobierno anunció que instalará un programa integral de seguridad que instalaría cámaras de video al interior de los autobuses, botones de pánico y GPS para dar seguimiento a las unidades de transporte publico. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación