Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Conmoción mundial por el mortal ataque en Jerusalén

Dos palestinos asesinaron a cuatro rabinos israelíes, informaron

Personal de emergencia israelí saca de la sinagoga los cadáveres de las víctimas del ataque ayer en Jerusalén. edh /reuters

Personal de emergencia israelí saca de la sinagoga los cadáveres de las víctimas del ataque ayer en Jerusalén. edh /reuters

Personal de emergencia israelí saca de la sinagoga los cadáveres de las víctimas del ataque ayer en Jerusalén. edh /reuters

ISRAEL. Dos palestinos armados con un cuchillo de carnicero y una pistola mataron el martes a cinco personas en una sinagoga de Jerusalén antes de ser abatidos a tiros por la policía, en el ataque más mortífero de este tipo en seis años en la ciudad.

Tres de las víctimas tenían doble ciudadanía estadounidense-israelí y otra era ciudadano británico-israelí, dijo la policía.

Los cuatro habían emigrado a Israel desde su países de procedencia y fueron enterrados a última hora de la tarde en el cementerio Guivat Shaul de Jerusalén, tras velar sus restos en un funeral que concentró a miles de miembros de la comunidad ultraortodoxa.

También se informó que un agente de Policía que acudió a la escena y recibió un disparo murió posteriormente debido a sus heridas.

Los rabinos participaban en el rezo matutino de la sinagoga y escuela talmúdica Kehilat Bnei Torah, del barrio de Har Nor, en Jerusalén Oeste, cuando el templo fue asaltado a primera hora de la mañana por dos palestinos, que esperaron durante una hora en un vehículo antes de atacar.

El suceso causó ocho heridos de diversa consideración y acabó con la muerte de los autores del atentado, que eran vecinos del barrio de Jabal al Mukaber, en Jerusalén Este, y que acudieron a la sinagoga pertrechados con cuchillos, hachas y armas de fuego, informó la Policía.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, acusó al presidente palestino, Mahmoud Abbas, de incitar a la violencia en la ciudad y dijo que los asesinatos, junto a una serie de recientes ataques, eran parte de la "batalla por Jerusalén".

"Como país nos vengaremos de cada terrorista y quienes los envían, y hemos demostrado que lo haremos, pero nadie puede tomar la ley en sus propias manos, incluso si los ánimos están exasperados y la sangre está hirviendo", dijo Netanyahu en una transmisión, quien anunció varias medidas de castigo como la destrucción de las viviendas de los atacantes, entre otras.

Abbas condenó el ataque, que se produce luego de semanas de protestas alimentadas en parte por una disputa sobre el santuario más sagrado de Jerusalén, conocido por los musulmanes como el Santuario Noble -que contiene a la mezquita al-Aqsa, la tercera más sagrada del Islam- y por los judíos como el Monte del Templo, debido a que dos templos bíblicos se ubicaron alguna vez en ese lugar.

Un asistente al servicio matutino de la sinagoga Kehillat Bnei Torah en un barrio ultraortodoxo de Jerusalén Oriental dijo que unas 25 personas estaban rezando cuando comenzó un tiroteo.

"Miré y vi a alguien disparando a gente a quemarropa. Luego alguien llegó con lo que parecía un cuchillo de carnicero y se volvió loco", dijo el testigo, Yosef Posternak, a Radio Israel.

Imágenes publicadas por autoridades israelíes mostraban a un hombre muerto con un chal de oración judío, un cuchillo de carnicero ensangrentado en el suelo y varias libros de oración cubiertos de sangre.

Reacción internacional

Tras el sanginario hecho, varios líderes mundiales condenaron el hecho, entre ellos el presidente estadounidense, Barack Obama, quien calificó el hecho como "horrendo".

"No hay y no puede haber justificación para estos ataques contra civiles inocentes", indicó Obama a través de un comunicado.

Obama subrayó que, en este "momento delicado en Jerusalén, es sumamente importante que los líderes israelíes y palestinos, los ciudadanos de a pie cooperen juntos para rebajar las tensiones, rechazar la violencia y buscar un camino hacia la paz".

Asimismo, precisó que "las oraciones de los estadounidenses están con las víctimas y los familiares de los fallecidos y heridos en este horrendo ataque".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también exigió medidas para frenar la escalada de tensión.

"El constante empeoramiento de la situación sobre el terreno sólo refuerza la necesidad de que los líderes de las dos partes tomen las difíciles decisiones que promoverán la estabilidad y asegurarán la seguridad a largo plazo para israelíes y palestinos", señaló Ban en un comunicado de su portavoz.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación