Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Condenan a cuatro en la India por violación multitudinaria

El caso de Nirbhaya provocó que miles de indios se echaran a las calles en protesta por el ataque

El caso de la violación de la mujer en el bus generó enardecidas protestas en la India. FOTO EDH Archivo.

El caso de la violación de la mujer en el bus generó enardecidas protestas en la India. FOTO EDH Archivo.

El caso de la violación de la mujer en el bus generó enardecidas protestas en la India. FOTO EDH Archivo.

Cuatro hombres fueron hallados culpables hoy de la violación y asesinato de una joven en Nueva Delhi, cerrando un capítulo de un crimen que conmocionó a India y puso la violencia sexual en el centro del debate nacional en una sociedad en cambio.

Los alegatos sobre la sentencia empezarán el miércoles, según un responsable del tribunal. Los cuatro podrían ser ahorcados por la condena de asesinato.

Con lágrimas en los ojos y vestida con un sari rosa, la madre de la víctima de 23 años se sentó a poca distancia de los cuatro hombres en la sala atestada, mientras el juez Yogesh Khanna leía el veredicto.

"Condeno a todos los acusados. Han sido hallados culpables de violación en grupo, delitos contra natura, destrucción de pruebas (...) y por cometer el asesinato de la víctima indefensa", dijo Khanna.

El caso de Nirbhaya provocó que miles de indios se echaran a las calles en protesta por el ataque. Su recorrido social, a través de la educación, hasta los primeros peldaños de la clase media parecía encarnar las aspiraciones de millones de mujeres jóvenes en el segundo país más poblado del mundo.

La brutalidad del ataque conmocionó incluso en India, donde los diarios publican diariamente una sombría letanía de delitos sexuales contra las mujeres. India es el peor lugar entre los países del G-20 para ser una mujer, según un encuesta mundial realizada el año pasado por TrustLaw, un servicio de noticias legal dirigido por Thomson Reuters Foundation.

El limpiador de autobuses Akshay Kumar Singh, el profesor de gimnasio Vinay Sharma, el vendedor de fruta Pawan Gupta y el desempleado Mukesh Singh fueron hallados culpables de engañar a la mujer y a un amigo para que subieran al autobús la noche del 16 de diciembre cuando la pareja volvía a casa después de ver una película en un centro comercial en el sur de Delhi, en la misma calle del tribunal.

Mientras el autobús conducía por las calles de la capital, los hombres violaron y torturaron repetidamente a la víctima con una barra de metal antes de deshacerse de ella y de su amigo, dejándola desnuda y semiconsciente sobre la carretera. Murió en un hospital de Singapur dos semanas después a causa de las heridas internas.

El veredicto culminó un juicio de siete meses, a menudo celebrado a puerta cerrada, durante el cual un quinto acusado se ahorcó en su celda. En los exteriores del tribunal, el caso fortalecía la reputación de India como un país inseguro para las mujeres, incluso después de que el Parlamento aprobara nuevas leyes contra los delitos sexuales.

Después del veredicto, la madre de Mukesh Singh, una mujer frágil con un sari de color rosa y melocotón, cayó al suelo llorando en el exterior de la sala y se agarró a los pies de su abogado V.K. Anand.

La ley india prohíbe identificar a la víctima, una estudiante de fisioterapia de una familia de clase media-baja que había trabajado en un centro telefónico de atención al cliente, pero los medios indios la han apodado Nirbhaya, una palabra en hindi que significa valiente.

En la barriada de callejuelas estrechas donde los hombres se reunieron para beber alcohol y comer pollo antes de salir en el autobús para encontrar a una víctima la noche del ataque, los vecinos y familiares se congregaron para ver el fallo en televisión.

"Ahora que han sido declarados culpables, deben ser ahorcados. No puede haber otra opción", dijo el estudiante Rajesh Singh, residente de la barriada de Ravidass Camp.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación