Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Colombianos votan en elección que decidirá el futuro del proceso de paz

El presidente y candidato a la reelección Juan Manuel Santos y el aspirante derechista Oscar Iván Zuluaga aparecen como favoritos para pasar a una segunda vuelta electoral

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos, candidato a la reelección, votó muy temprano.

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos, candidato a la reelección, votó muy temprano.

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos, candidato a la reelección, votó muy temprano.

Los colombianos comenzaron a votar el domingo en una elección presidencial que definirá el futuro de la negociación de paz con la guerrilla de las FARC, y en la que el mandatario Juan Manuel Santos y el candidato derechista Oscar Iván Zuluaga aparecen como favoritos para pasar a un balotaje.

Los dos aspirantes son antiguos compañeros de gabinete, pero tienen profundas diferencias sobre cómo poner fin a un conflicto interno de 50 años que ha dejado más de 200,000 muertos y limita a la cuarta economía de América Latina.

Santos, que hace 18 meses abrió una negociación con las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha hecho de la paz su principal bandera de campaña y busca su reelección con la ilusión de firmar un acuerdo.

El derechista Zuluaga, considerado el delfín político del ex presidente Alvaro Uribe, quiere capitalizar la desconfianza de ciudadanos que dudan de la voluntad de paz de la guerrilla y amenaza con acabar la negociación, argumentando que los rebeldes no deben tener concesiones como la posibilidad de ser congresistas.

"Mi llamado a los colombianos es que voten, que participen, esto fortalece la democracia, nuestras instituciones y que podremos seguir adelante sea quien sea el que gana para que este país siga por buen camino y encuentre, ojalá, esa paz tan añorada", dijo Santos tras votar en la Plaza de Bolívar en Bogotá.

Zuluaga, un ex ministro de Hacienda de 55 años, logró un vertiginoso ascenso en las encuestas al final de la campaña que le permitió alcanzar a Santos en algunas y superarlo en otras.

Pero un escándalo sobre los supuestos vínculos de su campaña con un hacker acusado de interceptar comunicaciones para sabotear el proceso de paz entre el Gobierno y las FARC, podría perjudicar su imagen y restarle apoyo entre los electores.

Santos, un político de centro derecha de 62 años, también fue enlodado por acusaciones de que la campaña que lo llevó a la presidencia en el 2010 pagó una deuda de 2 millones de dólares con dinero del narcotráfico a través de uno de sus asesores.

Los dos negaron las imputaciones que pusieron al rojo vivo el cierre de una campaña que se había caracterizado por la apatía de los electores.

SEGUNDA VUELTA

Las encuestas previas a la elección mostraron que ni Santos ni Zuluaga alcanzarían más del 50 por ciento de los votos, por lo que tendrían que definir la presidencia en una segunda vuelta el 15 de junio.

En medio de la evidente polarización, Santos llega fortalecido tras un acuerdo con la guerrilla en Cuba sobre el complejo tema del narcotráfico, un nuevo paso hacia la firma de la paz.

Una tregua de una semana que declararon las FARC y el más pequeño Ejército de Liberación Nacional (ELN) para permitir una elección sin violencia también podría beneficiarlo.

Miembro de una de las familias más influyentes de Colombia, Santos promete para su segundo mandato continuar la lucha contra el desempleo, la pobreza y mejorar la educación pública, la salud y el sistema judicial.

Sus propuestas económicas poco difieren de las de Zuluaga, un economista favorable al libre mercado, por lo que las diferencias se han centrado en cómo poner fin al conflicto.

Casi 33 millones de los más de 47 millones de habitantes del país productor de petróleo, carbón y café están habilitados para votar en unas elecciones en que también participan el candidato de la Alianza Verde Enrique Peñalosa, la conservadora Marta Lucía Ramírez y la izquierdista Clara López del Polo Democrático.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación