Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Colombia y FARC solicitan misión de ONU para monitorear cese al fuego

Los negociadores de las dos partes dijeron que la misión sería garantizar que el alto al fuego y el desarme sean genuinos y permanentes

Acuerdo entre Gobierno colombiano y FARC

El gobierno colombiano y las FARC solicitaron una misión de observadores de las Naciones Unidas para que supervise un próximo alto el fuego bilateral y el proceso de dejación de armas.

"Hemos decidido crear un mecanismo tripartito de monitoreo y verificación", expresó un comunicado conjunto leído el martes en La Habana, donde las partes adelantan conversaciones de paz que podrían llevar al fin del conflicto armado que vive el país hace más de cinco décadas.

Los negociadores anunciaron que habían solicitado a las Naciones Unidas la creación de una comisión política con miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el gobierno y miembros de países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y el Caribe.

El grupo de "observadores no armados" tendrá un mandato de 12 meses prorrogables, indicó el comunicado leído por los garantes cubano y noruego de la Mesa de Diálogo.

Además de Cuba y Noruega también son acompañantes del proceso Chile y Venezuela.

Los observadores de la misión tendrán plenas garantías de seguridad, tanto desde las FARC como desde el gobierno colombiano, indicó el comunicado.

"El paso que hemos dado hoy es esencialmente significativo en el camino hacia el fin del conflicto", dijo el jefe de la delegación colombiana, Humberto de la Calle. "El acuerdo al que lleguemos sobre el cese al fuego y hostilidades bilateral definitivo contará con la verificación y el monitoreo de un organismo internacional".

Actualmente, hay un alto de las acciones por parte las FARC, pero no del gobierno que sin embargo disminuyó los bombardeos. Los rebeldes insisten en que un cese real, bilateral, sería un gesto de camino al diálogo en desarrollo en Cuba pero hasta ahora el presidente Juan Manuel Santos rechazó esa propuesta.

Por su parte, el comandante Iván Marquez mostró su satisfacción con la iniciativa elevada al Secretario General de las Naciones Unidas para la conformación del mecanismo verificador.

"Es un hecho que las conversaciones en busca de la anhelada reconciliación han entrado en una etapa definitiva", dijo Márquez, cuyo nombre legal es Luciano Marín Arango.

Instalada a finales de 2012, la Mesa de Diálogo acordó hasta ahora cuatro puntos de una agenda preestablecida de seis: los problemas de la tierra, el combate al narcotráfico, la participación política y el resarcimiento a las víctimas.

El presidente Santos dijo en varias ocasiones que espera firmar la paz a finales de marzo, pero los rebeldes aseguraron que eso no será posible dada la importancia de temas pendientes, como el desarme del paramilitarismo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación