Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El cocinero de Obama cuelga el delantal

Dedicará más iempo a su esposa la presentadora de MSNBC Alex Wagner

El cocinero junto a la Primera Dama de Estados Unidos

El cocinero junto a la Primera Dama de Estados Unidos

El cocinero junto a la Primera Dama de Estados Unidos

Durante seis años, Sam Kass cocinó políticas además de comida para el presidente, Barack Obama, y su familia. No sólo fue su cocinero personal, sino también asesor senior para política de nutrición, lo que le dio un puesto en la mesa donde los miembros del gobierno abordaban desde etiquetas actualizadas para alimentación a nuevos requisitos para unas comidas escolares más sanas.

Kass, recién casado, dejará la Casa Blanca a finales de mes, pero no le pregunten qué les gusta o no les gusta comer a los Obama. "Alto secreto", dijo.

"Adoro a esta familia y creo en todo lo que están haciendo el presidente y la primera dama, este ha sido el mejor trabajo de mi vida y asumo que será el mejor trabajo de mi vida", comentó en una entrevista el chef de 34 años. "Pero voy a estar con mi esposa. Una vez estás casado, en cierto modo tienes que estar juntos".

La esposa de Kass, la presentadora de MSNBC Alex Wagner, vive en Nueva York.

La relación de Kass con los Obama comenzó cuando le contrataron para preparar comida más sana para la familia en Chicago antes de las elecciones de 2008. Michelle Obama era vicepresidenta del Centro Médico Universidad de Chicago y cuidaba de dos hijas pequeñas, mientras que Obama era senador y pasaba la mayor parte del tiempo en Washington.

Sin embargo, la relación pronto fue más allá de lo profesional. Además del incansable trabajo de Kass con la señora Obama, para la que asumió un tercer papel como director ejecutivo de su campaña contra la obesidad infantil, el cocinero viajó en ocasiones con Obama y participó en sus escapadas de golf de fin de semana. Obama, a cambio, reservó varias horas de su atareada agenda para asistir a la boda de Kass a finales de agosto.

El presidente ha dicho que Kass "pasó de ser un amigo cercano a un miembro clave de mi equipo" y ha dejado "una marca imborrable en la Casa Blanca". La Primera Dama elogió el "extraordinario legado de progreso" del cocinero, que según dijo incluye opciones más sanas en las tiendas de alimentación, almuerzos escolares más nutritivos e iniciativas para mejorar cómo se promociona la comida para niños.

Kass seguirá participando en "Let's Move", la campaña de la Primera Dama contra la obesidad infantil, así­ como en iniciativas más amplias para mejorar la nutrición infantil, indicó la Casa Blanca.

El cocinero señaló que su gran plan tras dejar la Casa Blanca es dormir un poco y "supongo que también seré el cocinero para mi esposa".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación