Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un coche bomba causa 64 muertos en Damasco

Fue cerca de la sede del partido de gobierno y de la embajada rusa

Tres rebeldes sirios llevan a un hombre que resultó herido tras la explosión del coche bomba. foto edh / AP

Tres rebeldes sirios llevan a un hombre que resultó herido tras la explosión del coche bomba. foto edh / AP

Tres rebeldes sirios llevan a un hombre que resultó herido tras la explosión del coche bomba. foto edh / AP

SIRIA. Unas 64 personas murieron y más de 200 resultaron heridas ayer tras la explosión de un coche bomba en un puesto de control militar situado en una autopista muy transitada y cerca de la sede del partido gubernamental Baaz y de la Embajada de Rusia, en el centro de Damasco, y en otro atentado en el barrio de Barza, según un nuevo balance del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Además, otras 18 personas —ocho rebeldes, tres médicos y siete civiles— murieron en la provincia de Deraa (sur) en el bombardeo de un hospital de campaña, según ha informado en su página de Facebook la organización, con sede en Londres, pero con una amplia red de informantes dentro de Siria.

Muchos de los heridos se hallan en estado grave, por lo que dichas fuentes no descartaron que la cifra de fallecidos pueda aumentar en las próximas horas.

Entre los heridos figuran estudiantes y otros civiles que se encontraban en ese momento en esa zona de la capital, que está densamente poblada.

También resultó herido, pero de carácter leve, el secretario general del Frente Democrático para la Liberación de Palestina, Nayef Hawatmeh, que respalda al régimen sirio.

El estallido del coche bomba produjo, además, grandes daños materiales y decenas de vehículos aparcados en las proximidades quedaron calcinados. La agencia oficial de noticias Sana atribuyó la acción a grupos "terroristas", expresión con la que las autoridades sirias denominan a los rebeldes que combaten contra el régimen que preside Bachar al Asad e informó de que las autoridades descubrieron en la zona otro coche cargado con explosivos y detuvieron a su conductor.

Además de esa explosión, dos proyectiles de mortero impactaron ayer contra la sede del Estado Mayor de la Defensa y de la Comandancia General del Ejército en la céntrica plaza de los Omeya, sin causar víctimas mortales. El edificio se encuentra en proceso de restauración tras haber sido objetivo de dos ataques en septiembre del año pasado.

Este ataque fue reivindicado por el grupo extremista Liwa al Islam, que indicó en su página de Facebook que lanzó cuatro proyectiles del calibre 107.

Mientras, en el suburbio damasceno de Barze estallaron otros dos coches bomba cerca de edificios de seguridad, aunque hasta ahora se desconoce si hay víctimas, indicó en un comunicado el Observatorio Siria de Derechos Humanos.

Estos ataques se producen después de que varios proyectiles impactaran en los últimos días en la capital, en particular en la ciudad deportiva de Tishrin, donde causó la muerte de un futbolista, y junto a uno de los palacios presidenciales de Al Asad.

Numerosos obuses han caído en la capital en los últimos días, como sucedió ayer contra la ciudad deportiva de Tishrin, donde murió un futbolista, y junto a uno de los palacios presidenciales de Al Asad.

Oposición no negociará

Por otro lado, la oposición siria advirtió ayer que no aceptará la participación del dictador Bashar al Assad en cualquier posible solución negociada al conflicto, según figura en el borrador del comunicado de su reunión en El Cairo.

Asimismo, aunque no ha pedido expresamente la dimisión del dictador sirio, sí ha exigido que el gobernante responda del derramamiento de sangre. La oposición ha advertido también que cualquier acuerdo de paz deberá contar con el apoyo de EE.UU. y de Rusia. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación