Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Italia

Cifra de muertes por naufragio llega a 194

La mayoría de las 155 personas que sobrevivieron permanecen hacinadas en el centro de refugiados de la isla Lampedusa, muchas de ellas pernoctando al aire libre

Soldados italianos llevan bolsas con cadáveres en la isla de Lampedusa. Foto/ AP

Soldados italianos llevan bolsas con cadáveres en la isla de Lampedusa. Foto/ AP

Soldados italianos llevan bolsas con cadáveres en la isla de Lampedusa. Foto/ AP

Cuadrillas de buzos recuperaron el domingo los cuerpos de 83 personas que murieron en el naufragio de una barca con inmigrantes cerca de la costa italiana al reiniciarse las operaciones de rescate, que fueron suspendidas dos días.

La cifra de víctimas del accidente se elevó a por lo menos 194 personas, 55 de ellas mujeres y cinco niños. Se cree que al menos 150 están desaparecidas, y que probablemente muchas estén atrapadas entre los restos de la barca hundida a unos 50 metros (165 pies) de la superficie.

Los inmigrantes, en su mayoría de Eritrea, viajaban en un bote pesquero de 20 metros (65 pies) de eslora que se hundió la madrugada del jueves tras cundir el pánico entre los pasajeros por un incendio generado luego de que alguien prendió fuego para intentar solicitar ayuda. Los inmigrantes se apilaron en uno de los costados de la nave, que zozobró.

Centenares de personas fueron arrojadas al mar, muchas de ellas sin que supieran nadar, y muchas otras quedaron atrapadas bajo el casco.

Los sobrevivientes dijeron a los equipos de rescate que permanecieron en el mar tres horas, muchos de ellos agarrados a botellas de agua vacías para mantenerse a flote. Algunos estaban demasiado débiles como para sostenerse de los salvavidas que les fueron arrojados.

Floriana Segreto de la guardia costera de Italia, dijo que las operaciones de rescate se suspendieron la tarde del domingo y se reiniciarían la mañana del lunes, siempre y cuando el mar siguiera en calma.

Cecile Kyenge, ministra de Integración de Italia, quien nació en el Congo, observaba en silencio a los soldados que llevaban bolsas con cadáveres a varios camiones para ser transportados a una morgue improvisada.

"No hay palabras para esta tragedia", dijo Kyenge a los reporteros. "Estamos en momentos difíciles en los que debemos asumir nuestras responsabilidades".

"No podemos resolver esta tragedia en solitario sino con ayuda de Europa. Debemos prepara una respuesta para aquellos que huyen, que necesitan protección y vienen buscando ayuda", dijo.

La ministra visitó a los sobrevivientes en un centro de refugiados en Lampedusa y dijo que las condiciones del sitio son "vergonzosas".

Los sobrevivientes de la tragedia se despidieron de los otros 111 fallecidos recuperados el jueves en el mar. Sus ataúdes fueron alineados en el aeropuerto de la isla, todos con una rosa roja salvo los cuatro féretros blancos de niños, adornados con ositos de peluche.

La mayoría de los 155 que sobrevivieron permanecen hacinados en ese centro de la isla, muchos de ellos pernoctando al aire libre. Dos fueron transferidos a hospitales de Sicilia.

Otros países de la Unión Europea expresaron su solidaridad con Italia. El presidente de la UE, José Manuel Barroso planea visitar la isla de Lampedusa el miércoles. El ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius dijo que Europa debe acabar con la tragedia de los migrantes y agregaron que tanto Italia como Francia pidieron que el tema sea abordado en la reunión de ministros del interior de la Unión, programada para el viernes.

"El Mediterráneo no puede seguir siendo un enorme cementerio a cielo abierto", dijo Fabius a la televisora francesa iTele.

Lampedusa, en el extremo meridional italiano y a sólo 113 kilómetros (70 millas) de Túnez, es un destino frecuente de los inmigrantes que intentan huir de la pobreza y la violencia en África y Oriente Medio. Decenas de miles llegan allí cada año para tratar de ser admitidos en Europa como refugiados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación