Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las repercusiones para EE.UU.

El cierre costará $300 Mlls. al día

Tras el entrampe entre republicanos y demócratas por dar o no fondos a la reforma de salud, a cambio de aprobar un plan de gastos temporal para el gobierno, los efectos los sentirá la ciudadanía

Numerosas personas leen un cartel que anuncia que la Estatua de la Libertad permanece cerrada, debido al cierre parcial del Gobierno estadounidense, en Nueva York. Lo mismo ocurrió en otros sitios emblemáticos. foto EDH /EFE

Numerosas personas leen un cartel que anuncia que la Estatua de la Libertad permanece cerrada, debido al cierre parcial del Gobierno estadounidense, en Nueva York. Lo mismo ocurrió...

Numerosas personas leen un cartel que anuncia que la Estatua de la Libertad permanece cerrada, debido al cierre parcial del Gobierno estadounidense, en Nueva York. Lo mismo ocurrió en otros sitios emblemáticos. foto EDH /EFE

ESTADOS UNIDOS. Como en una economía familiar en la que casi siempre hay un mesurado para gastar y otro más compulsivo a las compras, así está pasando en la economía del país más poderoso del mundo.

El presidente Barack Obama quiere que le permitan financiar la reforma de salud, lo cual implicará más gasto para el Estado y que autoricen contraer más deuda; pero el partido opositor se niega a hacerlo por los efecto que tendrá en las arcas estatales.

Eso es en síntesis el meollo del impasse entre los republicanos y demócratas que ha derivado en el cierre gubernamental.

Dicha paralización parcial del gobierno federal costará al menos $300 millones diarios, según IHS Inc.

Así lo publica la cadena británica BBC. El reportaje indica que aunque esa suma es una fracción de la economía nacional de $15.7 billones, es muy probable que el impacto diario del cierre se acelere si el cierre continúa, debido a que deprime la confianza y el gasto de negocios y de consumidores.

La economía es donde más fuerte golpeará el cierre gubernamental de EE. UU., ocurrido debido a la falta de acuerdo político entre la Cámara de Representantes (dominada por los republicanos) y el Senado (controlado por los demócratas) entorno a la financiación de la reforma de salud impulsada por Barack Obama en 2010, también llamada "Obamacare".

IHS, citada por BBC, es una firma global de investigaciones de mercado con sede en Lexington, Massachusetts, que estima que el pronóstico de crecimiento anual de 2.2 % en el cuarto trimestre se recortaría 0.2 % en caso de que el cierre se extienda una semana.

El medio británico reseña que el cierre del gobierno ocurrido en 1995 durante 21 días tuvo un costo de $1.5 billones.

Por ahora, el cierre ha obligado a mandar a casa a unos 800,000 empleados y a suspender casi todas las operaciones y servicios no esenciales.

Obama transmitió ayer por radio una declaración al país mientras los demócratas y republicanos se culpaban en el Capitolio por el primer cierre gubernamental en 17 años.

Según el presidente, los legisladores republicanos provocaron el cierre de operaciones del gobierno en una "cruzada ideológica" contra su ley de seguro de salud. Cuanto más dure el cierre, más grave será el impacto, añadió.

Sin embargo, "Obamacare" no fue afectada y los centros para la contratación de seguros abrieron desde ayer.

El presidente dijo que no se debe permitir que los republicanos tengan a la economía de "rehén". Horas antes, en una carta dirigida a los empleados federales, Obama lamentó que han pasado a ser "sacos de boxeo" en la pelea bipartidista.

Enfrentada la mayoría republicana de la Cámara de Representantes y el Senado controlado por los demócratas, no quedó claro cuánto tiempo durará el cierre.

Pero además de afectar la economía, el cierre golpeará el turismo y otras áreas.

Ayer clausuraron los parques nacionales, museos del parque Washington Mall y las visitas al Capitolio.

La página del Museo Smithsonian apareció con una banda roja indicando que "todos los museos smithsonian y el Zoológico Nacional están cerrados".

La Casa Blanca funciona con un equipo mínimo, incluyendo el personal doméstico que cuida la residencia de la familia presidencial y los ayudantes del mandatario.

Los militares serán pagados conforme a la legislación recién firmada por Obama, pero los cheques de otros empleados federales serán retenidos hasta que sea solucionada la situación. Los empleados federales recibieron orden de acudir a sus puestos de trabajo pero sólo por media jornada para realizar únicamente labores de cierre como cambiar la página de los correos electrónicos y cerrar los accesos a internet de los diferentes organismos.

El Servicio Postal seguirá funcionando por tener su propia financiación y el gobierno seguirá pagando los beneficios de la Seguridad Social y los seguros Medicare y Medicaid a los médicos a tiempo.

El Senado rechazó el lunes dos veces un proyecto de ley que intentó primero retrasar por un año partes de la ley llamada popularmente "Obamacare", y luego retrasar la norma, que requiere que millones de personas compren un seguro médico.

La Cámara volvió a aprobar ayer la última versión; el líder de la mayoría demócrata en el Senado Harry Reid dijo que le espera la misma suerte que las anteriores cuando la cámara alta reanude labores.

Ayer por la mañana el Senado rechazó el pedido de la Cámara baja de designar un comité negociador para superar el atascamiento.—AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación