Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ciberespionaje y la economía en cumbre entre EE. UU.-China

El gobernante chino se reunirá dos días con Obama en California

El presidente de China, Xi Jinping (2o. Izq.) estrecha la mano de su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto, y partió hacia EE. UU. foto edh / efe

El presidente de China, Xi Jinping (2o. Izq.) estrecha la mano de su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto, y partió hacia EE. UU. foto edh / efe

El presidente de China, Xi Jinping (2o. Izq.) estrecha la mano de su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto, y partió hacia EE. UU. foto edh / efe

WASHINGTON. El futuro de las relaciones entre EE.UU. y China se juega durante los próximos dos días en una recóndita hacienda del desierto californiano, un suntuoso refugio que acogerá una cumbre bilateral considerada histórica que podría sentar las bases de un nuevo equilibrio geopolítico internacional.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo Xi Jinping se reunirán hoy y mañana en el Rancho Mirage, California, en un intento de disipar las tensiones que han ido enturbiando durante los últimos meses las ya de por sí complejas relaciones entre las dos potencias.

En la mesa de trabajo estará el ciberespionaje, la economía, la desnuclearización de Norcorea, disputas territoriales en el Pacífico asiático, así como el tema de Siria, según fuentes oficiales de EE. UU.

Más allá de los avances que se puedan producir en asuntos puntuales, los analistas ven en este encuentro una oportunidad única para mejorar la comunicación entre esos Gobiernos y superar un recelo mutuo que resucita fantasmas que parecían enterrados con el fin de la Guerra Fría.

"La desconfianza china en EE. UU. se basa en los precedentes históricos. La desconfianza de EE. UU. en China se basa en las incertidumbres sobre el futuro", dice el director del John L. Thornton China Center, Kenneth G. Lieberthal, coautor de un informe sobre desconfianza estratégica entre ambos países.

En Washington se confía en que Xi acuda a la cita con Obama para hablar con "franqueza" de sus discrepancias y establecer una relación personal más estrecha que favorezca el entendimiento y cooperación entre ambos países.

Será la segunda vez que Obama y Xi se vean las caras en un año, si bien la última vez el líder asiático visitó EE. UU. como vicepresidente de China. Xi asumió el poder en marzo pasado y se considera que tiene un perfil más internacional que su predecesor, Hu Jintao.

El espionaje cibernético con origen en China sufrido por organismos estatales y empresas de EE.UU., será uno de los escollos más importantes de la cumbre. Washington exige a Pekín que ponga medidas para frenar esta piratería de la que responsabiliza al Gobierno chino, quien niega cualquier implicación.

El organismo federal de análisis estratégico National Intelligence Council afirma que "China era de lejos el país más activo a la hora de robar propiedad intelectual de compañías de EE. UU.".

En materia económica, se espera que se produzcan avances en cooperación económica e inversión, y se mira con optimismo a un posible acercamiento de posiciones de China y EE. UU. frente a las ambiciones nucleares de Corea del Norte, cuyas actividades amenazan con desestabilizar la región del Pacífico oriental.

China, por otra parte, mantiene disputas territoriales con vecinos como Japón, India, Vietnam y Filipinas, aliados de EE. UU. que mira con inquietud las aspiraciones del gigante asiático y ha manifestado su intención de aumentar su influencia en ese área, lo que alimenta los temores chinos.

Ambos tendrán un encuentro hoy por la tarde, seguido por una cena privada, y retomarán sus reuniones mañana hasta el mediodía. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación