Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Choques violentos en Ucrania dejan 9 muertos

Los enfrentamientos se produjeron en el día de hoy frente al parlamento después de que la oposición acusó al gobierno de no responder a sus demandas

Choques violentos en Ucrania dejan 9 muertos

Choques violentos en Ucrania dejan 9 muertos

Choques violentos en Ucrania dejan 9 muertos

La crisis política en Ucrania se intensificó claramente el martes, con al menos nueve muertos y decenas de heridos durante enfrentamientos violentos entre manifestantes antigubernamentales y la policía en Kiev, la capital.

Los enfrentamientos estallaron frente al parlamento después de que la oposición acusó al gobierno de no hacer caso a sus demandas, incluso después de casi tres meses de protestas que han paralizado la capital. Fueron los peores hechos de violencia desde que comenzaron las protestas a finales de noviembre.

Al caer la noche, los líderes de la oposición advirtieron que las fuerzas de seguridad podrían estar preparándose para desbaratar un amplio campamento de protesta en la Plaza de la Independencia de Kiev. Las fuerzas de seguridad advirtieron que restablecerían el orden en las calles y cerraron las estaciones de metro de la ciudad.

Al caer la noche, la policía antimotines avanzó hacia los manifestantes con cañones hidrantes y granadas de aturdimiento. Miles de manifestantes acudieron a la plaza para defender el campamento, ante la sensación de que la crisis política se acercaba un punto de inflexión.

"Vemos que este régimen ha comenzado de nuevo a dispararle a la gente. Quieren hundir Ucrania en la sangre. No vamos a ceder a una sola provocación", dijo a los manifestantes el líder de la oposición Arseniy Yatsenyuk. "No vamos a dar un paso atrás en esta plaza. No tenemos a dónde retirarnos. Ucrania está detrás de nosotros y el futuro de Ucrania está delante de nosotros".

Los enfrentamientos redujeron las esperanzas de una solución inminente a la crisis política y alimentaron las tensiones, que comenzaron a subir luego de nuevas medidas por parte de Rusia y la Unión Europea para ganar influencia en esta ex república soviética.

Horas antes, miles de manifestantes furiosos gritando "¡Vergüenza!" lanzaron piedras a la policía y prendieron fuego a los camiones que les bloqueaban el paso. La policía antidisturbios respondió con granadas aturdidoras y disparó lo que parecían balines metálicos, mientras el humo de los vehículos y neumáticos en llamas invadía las calles de Kiev.

Olha Bilyk, vocera de la policía de Kiev, dijo a The Associated Press que murieron dos policías, probablemente de heridas de bala, y siete civiles, tres de ellos por armas de fuego.

Las protestas comenzaron en noviembre, cuando el presidente Viktor Yanukovich congeló los vínculos con la UE a cambio de un rescate financiero de Rusia por 15.000 millones de dólares, pero las maniobras políticas continuaron y Moscú suspendió sus pagos.

El lunes, sin embargo, mientras líderes de la oposición se reunían con la canciller alemana Angela Merkel, Rusia ofreció una nueva infusión de miles de millones de dólares, que Ucrania necesita para mantener su endeble economía a flote.

La ministra de justicia Olena Lukash, una estrecha aliada del presidente, acusó a la oposición de violar acuerdos anteriores con el gobierno y culpó de la violencia a los líderes de la protesta, pero un representante de Yanukovich en el parlamento trató de aliviar las tensiones, al indicar el martes por la noche que las autoridades no planeaban usar más la fuerza contra los manifestantes.

Poco antes el mismo día, un grupo de manifestantes intentó entrar en la oficina del Partido de las Regiones, al que pertenece el presidente, pero la policía los rechazó. Cuando los bomberos llegaron para apagar un incendio descubrieron el cadáver de un empleado, dijo en una declaración el Servicio de Emergencias de Kiev.

Los enfrentamientos del martes estallaron dos días después de que el gobierno y la oposición llegaron a un compromiso inestable. Los manifestantes desalojaron un edificio del gobierno en Kiev que habían estado ocupando desde el 1 de diciembre, una vez que el gobierno liberó a decenas de activistas encarcelados.

Sin embargo, las tensiones repuntaron el lunes, después que el ministro de finanzas de Rusia ofreció reanudar la ayuda financiera a Ucrania, justo cuando se esperaba que Yanukovich nombrara un nuevo primer ministro, lo que provocó temores entre la oposición de que iba a designar a un político de tendencia pro-rusa.

El presidente ruso Vladimir Putin había prometido en diciembre a Yanukovich préstamos por 15.000 millones de dólares, pero después de adquirir bonos ucranianos por 3.000 millones, retuvo los pagos. El ministro de finanzas ruso anunció el lunes que esta semana adquirirán otros por valor de 2.000 millones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación