Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Chile elige presidente

La disputa está entre la exgobernante Michelle Bachelet y la oficialista Evelyn Matthei

Más de 13 millones y medio de chilenos están llamados a votar en las urnas mañana. foto edh / efe

Más de 13 millones y medio de chilenos están llamados a votar en las urnas mañana. foto edh / efe

Más de 13 millones y medio de chilenos están llamados a votar en las urnas mañana. foto edh / efe

Santiago de Chile. La exmandataria socialista, Michelle Bachelet, y su contrincante oficialista, Evelyn Matthei, se miden mañana, junto a otros siete aspirantes al sillón de La Moneda, en las elecciones presidenciales de este país.

Quien gane asumirá un período de cuatro años a partir del 11 de marzo del 2014.

Bachelet encabeza al partido Nueva Mayoría, una coalición de demócratas cristianos, socialistas, socialdemócratas y comunistas, entre otros; en tanto Matthei, exministra del Trabajo en el gobierno del presidente Sebastián Piñera, es la abanderada de la derechista Alianza por Chile.

Al cierre de esta nota, el último sondeo del Centro de Estudios Públicos (CEP), el más respetado en el país, arrojó una preferencia del 47 por ciento para Bachelet, mientras que Matthei obtuvo un 14 por ciento.

El resultado del CEP no incluye nulos o blancos, lo que podría subir las opciones de que la exmandataria triunfe en primera vuelta con más del 50 por ciento.

Pero un sondeo de la encuestadora privada IPSOS dijo que Bachelet lograría un 32 por ciento de las preferencias en los comicios del 17 de noviembre y tendría que enfrentar a Matthei, segunda con un 20 por ciento, en un eventual balotaje.

El nuevo presidente deberá ser elegido por mayoría absoluta de los votos válidamente emitidos. Si ninguno de los candidatos obtiene más de la mitad de los votos se realizará una segunda elección entre los dos postulantes de mayor votación el 15 de diciembre.

El independiente Franco Parisi —un liberal que atrae votos de la gobernante Alianza por Chile— lograría la tercera mayoría, aunque en las últimas semanas el izquierdista Marco Enriquez-Ominami ha arremetido con fuerza.

Además del sufragio presidencial, los electores concurrirán a las urnas para elegir senadores, diputados y consejeros regionales, lo que podría demorar algo más el proceso de votación y los conteos.

Para Bachelet, la primera mujer en gobernar Chile entre el 2006 y 2010, serán clave los resultados del voto para legisladores porque requiere una sólida mayoría en el Congreso para aprobar las ambiciosas reformas con las que propone cambiar la cara del país.

"Necesito un Parlamento que se la juegue por los cambios que Chile necesita", dijo la médica de 62 años en una plaza de Rancagua, ciudad del centro del país que simboliza el auge económico impulsado por la exportación de cobre y vinos.

Los 120 escaños de la Cámara de Diputados serán renovados en esta elección y 20 de los 38 puestos del Senado.

Proyectos

La exmandataria Bachelet, que dejó este año la dirección de una agencia de Naciones Unidas para lanzarse como candidata a la Presidencia, dice que Chile necesita una nueva Constitución que elimine las ataduras heredadas de Pinochet. Pero eso requiere de dos tercios del Congreso.

En una entrevista con el programa El Informante de Televisión Nacional de Chile (TVN), la exgobernante (2006-2010) explicó que antes de ingresar el proyecto sobre una nueva Constitución hay otros dos que irán primeros, que son los de reforma educacional y tributaria, porque se necesitan "recursos para poder iniciar lo antes posible los cambios que la educación en Chile quiere".

Propone un nuevo sistema de Administración de Fondos de Pensiones (AFP), la que se dividirá en 15 áreas temáticas, y tendrá un costo de 720 millones de dólares durante el año 2014.

Además busca impulsar la reforma del sistema binominal y pidió que esta sea la "última elección" bajo esa modalidad.

Si Bachelet gana, pero no consigue una mayoría en el Congreso, lo que es probable, deberá negociar sus reformas con los conservadores y también con los aliados de su coalición.

Matthei, exministra del actual Gobierno, de Sebastián Piñera, asegura que el programa de Bachelet no apunta en la dirección correcta y que las propuestas de su rival pueden golpear el crecimiento y el empleo.

Matthei, hija de un general de alto rango de la dictadura de Augusto Pinochet, no ha logrado escalar en las encuestas tras emerger recién a fines de julio como la carta del oficialismo, pero confía en que pasará a una segunda vuelta.

Uno de los principales ejes programáticos de Matthei será apuntar hacia un mayor crecimiento de la economía, en torno a un cinco por ciento promedio, lo que facilitará la lucha contra la pobreza.

Ello, junto a programas gubernamentales y mayores incentivos a las pequeñas y medianas empresas, permitirá la creación de 600.000 puestos de trabajo en los próximos cuatro años, de los cuales Matthei quiere que dos tercios sean para mujeres.

El programa impulsado por Matthei no considera una reforma tributaria y costaría preliminarmente unos 17.000 millones de dólares en los próximos cuatro años, lo que se financiaría con el aporte del propio crecimiento económico.

Se propone además un plan contra la evasión y algunas medidas para disminuir la elusión tributaria y reasignaciones presupuestarias. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación