Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Chavismo reprime marcha por "resurrección" de democracia

Universitarios y opositores rechazan la inflación, el desabastecimiento y la delincuencia

Manifestantes se enfrentan a la Guardia Bolivariana durante las protestas ayer en Caracas. Foto edh / reuters

Manifestantes se enfrentan a la Guardia Bolivariana durante las protestas ayer en Caracas. Foto edh / reuters

Manifestantes se enfrentan a la Guardia Bolivariana durante las protestas ayer en Caracas. Foto edh / reuters

VENEZUELA. Jóvenes se enfrentaron a la policía, manifestantes quemaron judas del gobernante Nicolás Maduro y los participantes de una protesta exigieron la "resurrección" de la democracia durante un agitado Domingo de Pascua en Venezuela.

Convocada bajo el nombre de "Peregrinación por la resurrección de la Democracia", los seguidores opositores reunidos en el distrito Chacao, al este de Caracas, marcharon hasta la sede de la ONU para continuar expresando sus reivindicaciones y demostrar al Ejecutivo que no están dispuestos a abandonar la protesta callejera pacífica.

Venezuela vive desde el pasado 12 de febrero una serie protestas callejeras contra las políticas gubernamentales, que en ocasiones han derivado en actos violentos, y que a la fecha dejan 41 muertos y más de 650 heridos según cifras oficiales.

"Hoy estamos en la calle donde seguiremos (...) y donde vamos a reivindicar lo que somos como venezolanos: hombres, ciudadanos, mujeres, libres y dignos", declaró la exdiputada María Corina Machado, una de las representantes del ala más dura de la oposición en el país.

"Eso es lo que estamos reivindicando hoy y seguiremos adelante cada día hasta conquistar la democracia", afirmó.

Machado estuvo acompañada en esta "peregrinación" por Lilian Tintori, esposa del líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, preso y acusado de cargos relacionados con las protestas, y por el alcalde metropolitano de la Gran Caracas, Antonio Ledezma.

Una bandera venezolana gigante, gorras con el tricolor patrio y pancartas con mensajes para Maduro, acompañaron el recorrido hasta su destino final, frente a las oficinas de la ONU en la capital.

"En la calle por la DEMOCRACIA! Unidos y con fuerza, no vamos a parar!!! #ElQueSeCansaPierde"", fue el mensaje que envió Tintori a través de su cuenta en la red social Twitter apoyando la marcha.

Posteriormente, varios cientos de manifestantes encapuchados levantaron barricadas en Chacao, que se ha convertido en escenario de enfrentamientos casi diarios.

Gritando "¡Libertad!", los jóvenes lanzaron cócteles mólotov, piedras con resorteras, rompieron carteles publicitarios y colocaron alambres a través de las calles bloqueadas con escombros.

La policía respondió con gas lacrimógeno y cañones lanzagua.

Ayer, en diferentes partes de Venezuela, partidarios de la oposición quemaron muñecos de Maduro, del segundo al mando del régimen Diosdado Cabello y de otros funcionarios de alto rango. Judas de un Maduro vestido de rojo colgaban desde varios postes del alumbrado público en Caracas.

Frente a la situación de crisis política propiciada por la presión callejera, el Ejecutivo y un sector de la oposición comenzaron el pasado 10 de abril una serie de diálogos, con la presencia de "buena fe" del nuncio Vaticano y tres cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Machado, López y los estudiantes se han mostrado en desacuerdo con estos diálogos desde el inicio mientras el Ejecutivo no cumpla con una serie de requisitos, entre ellos una ley de amnistía para los jóvenes y "presos políticos" detenidos desde el inicio de las protestas.

El martes pasado, en el segundo y hasta ahora último de los diálogos, el oficialismo no aceptó la ley de amnistía aunque sí dejó la puerta abierta a revisar algunos casos puntuales.

Además se logró un punto común en cuanto a la condena de la violencia por las dos partes o la renovación de los poderes del Estado con el periodo vencido, entre otros.

El secretario ejecutivo de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) e interlocutor con el Gobierno en estos diálogos, Ramón Guillermo Aveledo, apuntó ayer que, en el caso de los estudiantes, éstos desean tener una reunión "propia" a parte con Maduro.

Resaltó que la oposición y los estudiantes tienen "puntos coincidentes" en las exigencias al Gobierno, pero que los jóvenes tienen "su propia entidad, su propia personalidad y como tal deben ser respetados".

A pesar de que el Ejecutivo y los líderes estudiantiles todavía no se han reunido, Aveledo insistió en que el encuentro "debe de fijarse". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación