Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

República Dominicana

Chantal causa la muerte de un bombero

El socorrista es la primera víctima mortal de la tormenta tropical que azotaba Santo Domingo y que avanza hacia las islas del Caribe

Un hombre se protege con un plástico de la lluvia mientras rema en su bote en el río Ozama. Foto/ AP

Un hombre se protege con un plástico de la lluvia mientras rema en su bote en el río Ozama. Foto/ AP

Un hombre se protege con un plástico de la lluvia mientras rema en su bote en el río Ozama. Foto/ AP

Las fuertes lluvias generadas por la tormenta Chantal provocaron el miércoles la muerte de un bombero en República Dominicana y los organismos de socorro continuaban las evacuaciones preventivas ante el temor de mayores inundaciones.

Luis Luna, director de la Defensa Civil, explicó a The Associated Press que el bombero Juan Ramón Rodríguez, de 26 años, murió ahogado cuando fue arrastrado por las aguas al tratar de destapar una alcantarilla en la comunidad de Maimón, 85 kilómetros al norte de la capital. Los otros bomberos que acompañaban a Rodríguez no pudieron rescatarlo.

El oficial detalló que socorristas evacuaban la tarde del miércoles a los residentes de comunidades consideradas de alto riesgo en la capital y varias provincias cercanas al litoral sur ante el temor de que las lluvias generen desbordamientos de ríos e inundaciones durante la noche.

Decenas de socorristas de la defensa civil recorrían casa por casa los barrios marginales de Santo Domingo, ubicados en la rivera de los ríos Ozama y La Isabela, para trasladar a los residentes de las precarias viviendas hacia lugares más altos y seguros.

"Cuando uno se va, los ladrones se aprovechan", insistía Rudy Méndez, quien se negaba a dejar su vivienda de madera, cartón y zinc en la empobrecido barrio La Ciénaga. Méndez ya había enviado el martes a sus cuatro hijos y a su esposa a la casa de un familiar.

Las lluvias ya habían provocado el miércoles inundaciones en Santo Domingo y la zona central de República Dominicana.

"Lo peor aún no ha pasado", enfatizo Juan Manuel Méndez, director del Centro de Operaciones de Emergencias. Explicó que aunque la tormenta se ha debilitado y su centro no entró a territorio dominicano, el campo nuboso generará fuertes aguaceros que podrían provocar mayores inundaciones y desbordamientos de tierra.

El hecho de que Chantal se haya debilitado "no significa que las precipitaciones, que son las que causan el gran daño, no se vayan a dar", insistió Méndez.

La oficina nacional de meteorología estimó que Chantal dejará precipitaciones de más de 150 milímetros en gran parte de República Dominicana.

A las 1800 GMT el centro de Chantal se ubicaba a unos 430 kilómetros al sureste de Kingston y avanzaba con vientos de hasta 75 kilómetros por hora hacia el oeste, de acuerdo con el centro nacional de huracanes estadounidense.

Méndez, director del Centro de Operaciones de Emergencias, aseguró que los organismos de socorro tenían identificados cerca de 3,400 inmuebles, como escuelas, que podrían ser usados como refugios en caso de emergencias.

Pese al llamado de las autoridades dominicanas a evacuar, pocos residentes de las zonas bajas hicieron caso.

"Estamos seguros de que nada va a pasar", dijo Geovanny Batista, líder de una comunidad pobre construida en Santo Domingo.

"No podemos irnos y dejar nuestras pertenencias... Nos las van a robar", agregó.

Las autoridades en Haití encontraron una resistencia similar pese a reiteradas advertencias.

Haití está ya en medio de su temporada de lluvias, pero 279,000 personas aún viven en asentamientos improvisados que aparecieron en la capital y otras partes tras el devastador terremoto de 2010.

En Puerto Rico y las Islas Vírgenes, la Guardia Costera estadounidense pidió a todas las instalaciones ubicadas en el litoral retirar del área de los muelles los objetos inseguros, peligrosos y contaminantes. A los operadores de barcos los exhortó a buscar refugio y asegurar sus navíos.

La Marina dominicana también prohibió desde el martes la pesca y la navegación de embarcaciones pequeñas en todo el país, mientras las autoridades turísticas ordenaron el cierre de los deportes acuáticos en toda la costa, incluidas las playas del Este donde se ubican los centros turísticos de Punta Cana, Bávaro y La Romana.

La empresa Aerodom, que administra los aeropuertos de Santo Domingo, informó en un comunicado la cancelación de una decena de vuelos a Brasil, Estados Unidos y Haití.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación