Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cataluña vota su independencia en referendo informal

El 9-N, como es conocido este histórico día para la región española, desafía el veto de Madrid que había suspendido la consulta alternativa catalana.

El presidente de Cataluña (d), Artur Mas, junto a la vicepresidenta, Joana Ortega.

El presidente de Cataluña (d), Artur Mas, junto a la vicepresidenta, Joana Ortega.

El presidente de Cataluña (d), Artur Mas, junto a la vicepresidenta, Joana Ortega.

ESPAÑA. El gobierno regional de Cataluña cifró en 2,250 mil el número de personas que participó ayer en el proceso soberanista, suspendido por el Tribunal Constitucional de España, de las que un 80.72 % apoyaron la independencia recontado el 88.4 % de los puntos de votación, según fuentes oficiales.

La vicepresidenta del gobierno catalán, Joana Ortega, compareció para dar cuenta de los resultados del proceso participativo, en el que la Generalitat calcula que, una vez que concluyan todos los recuentos, habrán participado un total de 2,250,000 personas.

Con el 88.44 de las puntos de participación contabilizados hasta ahora, lo que equivale a 2,043,226 participantes, han apoyado la independencia 1,649,239 personas, el 80.72 % del total.

Asimismo, han apoyado que Cataluña sea un Estado, pero no independiente, 206,599 personas -el 10.11 %-, mientras que los que han votado en contra de que sea un Estado constituyen el 4.55 % de los participantes, un total de 92,939.

Las personas que han participado en el proceso de ayer podían responder a una doble pregunta: en primer lugar si consideran que Cataluña debe ser un Estado y, en caso afirmativo, si éste debería ser independiente.

El Gobierno español no otorgó fiabilidad alguna a las cifras de participación aportadas por las autoridades regionales catalanas, pero subrayó que esos datos reflejan que la gran mayoría de catalanes, dos tercios en concreto, no ha querido participar en una "farsa", afirmaron fuentes del Ejecutivo de Madrid.

En una jornada que se ha desarrollado con normalidad en la participación, salvo algunas incidencias puntuales, los jueces de guardia de varios municipios han decidido no ordenar la retirada de urnas en los locales públicos, como pedían algunos partidos contra este proceso participativo, suspendido por el Tribunal Constitucional tras la impugnación del Gobierno español.

La jornada no fue comparable a cualquier otra votación registrada en Cataluña puesto que algunos líderes políticos independentistas han presidido mesas, en los colegios se ha exhibido simbología política, se han registrado votos fuera de horario de cierre, no había censo previo y los medios informaban desde los puntos de votación, incluso durante el recuento.

Además, aunque en las papeletas de votación se preguntaba a los ciudadanos sobre una doble pregunta, los ciudadanos podían aportar otras propuestas.

Tras la divulgación de los resultados, el dirigente socialista Pedro Sánchez, del PSOE, principal partido de la oposición en España, dijo que lo más importante "es que mañana es (día) 10 y que en el 10 tenemos que abrir un nuevo tiempo en la política española", un tiempo en el que Cataluña no esté "fuera de España, sino a la vanguardia del cambio" que conduce a una España federal.

"Si no nos entienden, si no nos respetan, es mejor cada cual por su lado. Nos hubiera gustado ser un estado federal pero ya no es posible, nos han pisado demasiado", explicó Angels Costa, pequeña empresaria de 52 años propietaria de dos tiendas.

Prohibición

La votación tiene lugar pese a que el Tribunal Constitucional español suspendió, primero, el plan de la Generalitat (gobierno autónomo catalán) de celebrar un referéndum de autodeterminación y, poco después, también la fórmula de una consulta alternativa con las mismas preguntas.

Para esquivar la prohibición, la autoridades rebautizaron la consulta como "proceso participativo" y confiaron su ejecución a millares de voluntarios. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación