Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Castro: "Obama no tiene la culpa del embargo a Cuba"

El presidente cubano incluso tildó de "hombre honesto" a su homólogo estadounidense.

Periodistas atentos al discurso de Raúl Castro.

Periodistas atentos al discurso de Raúl Castro.

Periodistas atentos al discurso de Raúl Castro.

El presidente cubano Raúl Castro defendió el sábado al mandatario estadounidense Barack Obama cuando lo absolvió de responsabilidad por el embargo estadounidense a la isla, horas antes del esperado primer encuentro entre lí­deres de los dos paí­ses en más de medio siglo.

En su discurso ante la Cumbre de las Américas en Panamá, Castro hizo desglose exhaustivo de las quejas cubanas contra Estados Unidos en más de un siglo, una muestra de las fuertes emociones que todaví­a existen sobre los intentos estadounidenses de socavar al gobierno cubano. Entonces, en un repentino cambio de postura, Raúl Castro dijo que hubo muchos presidentes estadounidenses a quien culpar por esa historia, pero que Obama no era uno de ellos.

"Me disculpo con el presidente Obama y los otros aquí­. Le he expresado al presidente Obama que ponto muy emotivo al hablar de la revolución", dijo Castro. "Me disculpo con él porque el presidente Obama no tuvo ninguna responsabilidad en esto".

"En mi opinión, el presidente Obama es un hombre honesto", agregó Castro, un voto de confianza significativo del lí­der de un paí­s que no tiene relaciones diplomáticas con Estados Unidos desde hace más de 50 años.

Castro habló en momentos que se espera que él y Obama se reúnan de manera paralela a la cumbre en Panamá en un esfuerzo por impulsar sus esfuerzos por reanudar las relaciones bilaterales.

Además, su discurso provocó una ovación en la sala donde se celebra la reunión hemisférica y copó la atención de centenares de periodistas en la sala de prensa instalada en el Centro de Convenciones Atlapa.

"Ya era hora de yo hablara aquí a nombre de Cuba", dijo el mandatario cubano, quien el viernes protagonizó junto al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, un momento histórico cuando se estrecharon la mano en el marco de la inauguración de la VII Cumbre de las Américas.

El anuncio del gobernante anfitrión, Juan Carlos Varela, de la intervención de Castro, inmediatamente después de las palabras del presidente de Estados Unidos arrancó un sonoro y largo aplauso de los jefes de Estado y delegaciones oficiales.

En la sala de prensa, los informadores se agolparon frente a la pantalla gigante para seguir atentamente el discurso del líder cubano, quien arrancó carcajadas de toda su audiencia cuando confesó que le supuso "un gran esfuerzo" limitar su histórico discurso ante el hemisferio a los 8 minutos establecidos por el protocolo.

"Y como deben seis cumbres que excluyeron, 6 por 8: 48" minutos tocaría hablar, comentó, jocoso, el presidente de Cuba.

Castro finalmente habló poco más de 40 minutos, ante lo cual el presidente anfitrión pidió al resto de sus colegas intentar, en la medida de lo posible, abreviar sus intervenciones.

Varela agradeció las palabras de Castro, surgidas "desde el corazón", y justificó que por "razones de justicia histórica" mereció hablar casi seis veces más de lo estipulado por la organización.

Entre tanto, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, afirmó hoy que "el verdadero triunfo de la revolución cubana es estar presente" en la cumbre.

"Cuba está aquí porque luchó por más de 60 años con una dignidad sin precedentes (...)y porque ese pueblo fue conducido por líderes que no traicionaron su lucha", añadió Fernández, durante su intervención en la primera sesión plenaria de la cita hemisférica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación