Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Castro me golpeaba hasta hacerme abortar

La joven asistió a Amanda Berry en una piscina de plástico durante su improvisado parto

Castro me golpeaba hasta hacerme abortar

Castro me golpeaba hasta hacerme abortar

Castro me golpeaba hasta hacerme abortar

CLEVELAND. Una de las tres mujeres que estuvo secuestrada por 10 años en una casa en Cleveland dijo que estuvo embarazada unas cinco ocasiones, pero la mantenían hambrienta y era golpeada hasta que abortaba, de acuerdo con un reporte inicial obtenido por CNN.

En sus primeras declaraciones a la policía tras ser liberada, Michelle Knight dijo que cuando Ariel Castro se enteraba de que estaba embarazada "la hacía que abortara el bebé", según documento del estado.

Castro deberá pagar una fianza de ocho millones de dólares por los cargos que afronta, le informó ayer el fiscal de la corte de Cleveland durante la primera audiencia pública en la que el hombre fue presentado desde su detención.

Más tarde trascendió que El fiscal del condado de Cuyahoga, en Cleveland (EE.UU.), Timothy McGinty, dijo que estudiará solicitar la pena de muerte para Castro.

De acuerdo con las autoridades, Castro sometió a las mujeres a tribulaciones, golpizas y violación sexual, en un periodo en que ellas nunca estuvieron libres.

Knight "estuvo hambrienta por al menos dos semanas y luego fue repetidamente golpeada en el estómago hasta que abortó", según el reporte inicial de la policía.

Pero cuando otra cautiva quedó embarazada, la situación fue diferente.

Cuando Amanda Berry entró en labor de parto, Castro ordenó a Knight recibir al bebé, de acuerdo con una fuente cercana a la investigación.

El bebé nació en una alberca de plástico donde quedó el fluido amniótico.

Una vez que el bebé nació cundió el pánico, pues dejó de respirar y entonces las mujeres comenzaron a gritar, de acuerdo con la fuente citada en la entrevista.

Castro supuestamente amenazó con matar a Knight si el bebé no sobrevivía, de acuerdo con el reporte inicial de la policía.

Michelle tuvo que darle respiración boca a boca a la pequeña Jocelyn.

Los hechos ocurridos en esa casa han sorprendido a las autoridades y al público en general.

"Lo más increíble aquí es que una chica que no sabía nada sobre nacimientos de bebés fue capaz de recibir a una niña sana que ahora tiene seis años", de acuerdo con la fuente.

Fuentes policiales dijeron al canal NewsChannel5 que durante la década de cautiverio, las tres mujeres sufrieron abortos involuntarios después de haber sido golpeadas o porque estaban desnutridas. Al menos cinco bebés nacieron en la casa.

La policía está investigando cada centímetro de la casa, propiedad de Ariel Castro, ubicada en el 2207 de la avenida Seymour. También están revisando otras propiedades.

Una década de pesadilla

Las tres mujeres pasaron sus días y noches cautivas en una casa de 450 metros cuadrados en uno de los vecindarios más antiguos de Cleveland. Solo salieron en dos ocasiones brevemente, de acuerdo con el director de seguridad pública de la ciudad, Martin Flask.

Según los reportes iniciales, en un principio Castro mantuvo a las mujeres encadenadas en el sótano, pero después las liberó y les permitió vivir en el segundo piso de la casa.

A menudo, las mujeres estaban en cuartos diferentes, aunque ocasionalmente interactuaban y llegaron a "confiar la una en la otra por sobrevivencia", dijo la fuente con conocimiento directo de la investigación.

Según informó el canal 8 de Cleveland, debido a los golpes que sufría, Michelle Knight habría perdido de audición de un oído. La mujer le dijo a la policía que la golpeaban en la cabeza. Además tiene heridas en la cara y huesos fracturados.

Siempre según el National Post, fuentes policiales indicaron que Knight aseguró a los investigadores que había otra mujer en la casa cuando fue secuestrada. Pero un día ya no estaba más. Y en una pared del sótano está escrito el nombre de una mujer y la frase "Que en paz descanse", pero la policía no puede asegurar si está relacionado con el caso.

Por su parte, CNN dijo que Castro ponía a prueba a las mujeres a menudo —Berry, Knight y Georgina Gina DeJesus— al simular irse, de acuerdo con las autoridades. Después regresaba de pronto. Si notaba que alguna se había movido, las disciplinaba. Así pasaron los años.

En esa época las mujeres vieron a sus padres en televisión durante las vigilias que celebraban por ellas, de acuerdo con las autoridades. Ellas se emocionaban al saber que sus familiares estaban buscándolas. Sin embargo, Knight y DeJesus "sucumbieron" a su realidad.

Otro dato que fue revelado ayer es que Castro hacía celebrar a sus cautivas los aniversarios de sus secuestros. Ese día les servía cena y un pastel con el que ellas debían festejar su "nuevo nacimiento", de acuerdo con el informe policial que recoge los testimonios de Amanda Berry, Gina DeJesus y Michele Knight.

Era un modo de tortura sicológica para recordarles que sus vidas dependían completamente de él y debían olvidar completamente sus años fuera de la casa en la que estaban retenidas.

Pero algo pasó con Berry el lunes en la tarde, cuando la mujer de 27 años llevó a cabo un audaz escape, de acuerdo con Ed Tomba, jefe adjunto de la policía de Cleveland.

Con la ayuda de los vecinos de Castro, Charles Ramsey y Ángel Cordero, Berry se liberó a sí misma, a su hija de seis años y a las otras dos mujeres.

Knight y DeJesus no corrieron fuera de la casa con Berry, pese a que pudieron hacerlo, de acuerdo con la fuente, que las describió como temerosas e influenciadas.

Berry y DeJesus se encuentran de regreso en casa con sus familias, las mismas que lloraron y lucharon, pero sobre todo nunca se dieron por vencidas.

En cambio, Michelle es la única de las tres chicas que no ha podido regresar a casa. Se está recuperando en el hospital de los golpes. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación