Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Capturan una banda de policías sicarios en Guatemala

Un grupo de agentes de la PNC y exagentes formaban una banda criminal que cometía ejecuciones extrajudiciales.

El cuerpo de una víctima del tiroteo cubierto con una sábana frente al restaurante. foto edh / reuters

El cuerpo de una víctima del tiroteo cubierto con una sábana frente al restaurante. foto edh / reuters

El cuerpo de una víctima del tiroteo cubierto con una sábana frente al restaurante. foto edh / reuters

GUATEMALA. La Fiscalía ha confirmado la captura de tres agentes en activo de la Policía Nacional Civil (PNC) y otros 4 que habían causado baja por faltas en el servicio, según el diario Prensa Libre.

Los detenidos pertenecían a una banda autollamada Sierra Ovando, dedicada a cometer ejecuciones extrajudiciales –limpieza social- en barrios de Guatemala y de los departamentos de Baja Verapaz y El Progreso.

Fuentes judiciales señalan que existen 65 expedientes abiertos en contra de los integrantes del grupo y que, el número de víctimas, podría superar los 70 entre 2008 y 2013.

La banda también estaba integrada por civiles, 5 de ellos ya detenidos, mientras que el cabecilla, otro civil y cuya identidad se mantiene en reserva, está prófugo.

Para sus operaciones, los exagentes conservaban su uniforme e insignias y fingían estar en activo. Detenían a sus víctimas, las llevaban a un lugar apartado y las asesinaban. En muchos casos se trataba de delincuentes reincidentes que cometían extorsiones y robos. En otros, se trataba de enemigos personales de aquellos que tenían el dinero suficiente para pagar a estos asesinos a sueldo.

Hechos como este hacen que la población guatemalteca sienta una profunda desconfianza en la Policía. En lo que va del año, 170 agentes han sido llevados a tribunales por delitos como asociación ilícita y abuso de autoridad. También han sido cesados varios agentes por alterar el orden público bajo los efectos del licor en horas de trabajo.

Los más altos cargos se han visto involucrados en hechos delictivos. Destaca Marlene Blanco Lapola, exviceministra del Interior y exdirectora general de la PNC, quien es procesada por ejecución extrajudicial de presuntos extorsionadores de empresarios del transporte en las ciudades de Quetzaltenango y Huehuetenango. El exministro de Gobernación del régimen de Alfonso Portillo (2000-204), Byron Barrientos, cumplió una pena de prisión por defraudar cerca de 80 millones de quetzales (diez millones de dólares) del despacho a su cargo.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación