Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cancelan en EE.UU. más de mil vuelos por fuerte temporal

Las condiciones climáticas amenazan 46,3 millones de desplazamientos, 3,55 de los cuales se harán en avión, de manera que muchos estadounidenses han tenido que anular o modificar sus planes de viaje en Acción de Gracias

Cancelan en EE.UU. más de mil vuelos por fuerte temporal

Cancelan en EE.UU. más de mil vuelos por fuerte temporal

Cancelan en EE.UU. más de mil vuelos por fuerte temporal

Un fuerte temporal de lluvia y nieve en la costa este de Estados Unidos complica los millones de desplazamientos de Acción de Gracias, el día de mayor tráfico del año, con más de mil vuelos cancelados y unos 5.000 en retraso.

De Florida a Maine, toda la costa este de ese país está bajo los efectos del temporal aunque es en el estado de Nueva York y en el área de Nueva Inglaterra (Maine, Nuevo Hampshire, Vermont, Massachusetts, Rhode Island y Connecticut) donde se han registrado las mayores acumulaciones de nieve.

En el oeste de Massachussets y el sur de Vermont podrían alcanzarse los 45 centímetros en las próximas horas, mientras que los suburbios del norte y el oeste de Nueva York vieron caer este miércoles hasta 25 centímetros, aunque en la ciudad se acumuló menos de 2 centímetros.

El temporal amenaza 46,3 millones de desplazamientos, 3,55 de los cuales se harán en avión, de manera que muchos estadounidenses han tenido que anular o modificar sus planes de viaje para evitar quedarse atrapados en la carretera o sufrir largas esperas de aeropuerto.

El nuevo temporal amenaza con complicar aún más las cosas en el norte del estado de Nueva York, donde la semana pasada una ola de frío dejó una decena de muertos después de las intensas nevadas que cayeron en la zona de los Grandes Lagos y que obligaron a las autoridades a declarar el estado de emergencia.

El mal tiempo y las complicaciones en el transporte son tan clásicos de Acción de Gracias como el pavo al horno o el partido de fútbol americano en la sobremesa.

El miércoles víspera de "Thanksgiving", la fiesta familiar por excelencia que se celebra el cuarto jueves de noviembre, las oficinas suelen dejar salir a sus empleados después del mediodía, de manera que puedan llegar a casa de sus familias para la comida del día siguiente.

Para muchos estadounidenses, que trabajan a miles de kilómetros de sus lugares de origen, esta jornada es sinónimo de quebraderos de cabeza por el transporte ya que cada año, junto con la expectación por el reencuentro y el descanso familiar, no falla un inevitable invitado a la celebración: el mal tiempo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación