Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Elba Esther Gordillo

La caída de la sindicalista más poderosa de México

Dirigía el mayor sindicato de docentes en Latinoamérica con 1.4 Mlls de miembros

La dirigente de sindical Elba Esther Gordillo escucha la notificación de los cargos el 27 de febrero de 2013, en el Reclusorio Oriente de Ciudad de México (México). Foto EDH / efe

La dirigente de sindical Elba Esther Gordillo escucha la notificación de los cargos el 27 de febrero de 2013, en el Reclusorio Oriente de Ciudad de México (México)....

La dirigente de sindical Elba Esther Gordillo escucha la notificación de los cargos el 27 de febrero de 2013, en el Reclusorio Oriente de Ciudad de México (México). Foto EDH / efe

MÉXICO. Pocos en México amasaron tanto poder a punta de controversia y temor como la presidenta vitalicia del sindicato de maestros, Elba Esther Gordillo, de 68 años, que pese a ser considerada por muchos como un símbolo de la arraigada corrupción en el país, cargaba con un aura de intocable.

Al menos hasta el martes, cuando los mexicanos fueron sorprendidos con el anuncio de su detención por supuestos desvíos millonarios de fondos del sindicato a cuentas personales.

El gobierno indicó que Gordillo malversó hasta $200 millones de las arcas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Hasta antes de su arresto, la sindicalista era una de las mujeres más criticadas de la sociedad mexicana y vivía rodeada de rumores sobre una vida tejida entre historias de corrupción e influencias de poder al más alto nivel de la política mexicana.

Gordillo, a quien muchos padres de familia ven como la responsable de las hondas deficiencias que arrastra el sistema educativo, como el bajo nivel pedagógico y los altos niveles de deserción, había sido acusada a menudo de manejar a su antojo fondos públicos millonarios, creando una gran maquinaria política.

Nacida en Chiapas el 6 de febrero de 1945, huérfana a los 3 años y maestra a los 15, Elba Esther Gordillo inició su carrera política en el Partido Revolucionario Institucional (PRI). En 1989, el presidente Carlos Salinas de Gortari la aupó a la dirección del SNTE para que apaciguara una revuelta magisterial.

Bajo su batuta, el SNTE se distanció del PRI para convertirse en una herramienta de poder hasta convertirlo en el mayor sindicato de América Latina, en 1989.

"Inició una carrera que corrió a lo largo de dos sexenios priistas y dos panistas. Terminó peleándose con el PRI (Partido Revolucionario Institucional), el cual era su partido en la época de Roberto Madrazo. Incluso Elba Esther estaba organizando su propio partido, Panal, pero supo tener la habilidad para vincularse a los gobiernos panistas. Se hizo muy amiga de Marta Sahagún, esposa de Vicente Fox (expresidente de México)", explicó Pablo Javier Becerra Chávez, experto del sistema político de México de la Universidad Autónoma de México (UAM).

El Panal (Partido Nueva Alianza) en la actual legislatura ocupa 10 bancas en la Cámara de Diputados y una en el Senado. Algunos de esos legisladores son familiares directos de la maestra.

La Maestra, como muchos le llaman a pesar de que nunca se graduó como tal, manda en la presidencia del SNTE desde 1989, durante el sexenio del presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

En política incursionó como diputada federal tres veces y también fue senadora. Todos los cargos los desempeñó bajo el cobijo del PRI, el mismo partido del actual presidente Enrique Peña Nieto.

Analistas económicos y especialistas en educación culpan a los gobiernos del PRI de haber creado y alimentado el poder de Gordillo, y a los Gobiernos del expresidente Vicente Fox y de Felipe Calderón, del PAN, de bajar la cabeza frente a ella y continuar entregándole fondos millonarios.

Días después de su arresto en el aire flota la pregunta acerca de por qué demoró tanto la detención de la polémica dirigente sindical.

"La corrupción de la señora era un hecho bien conocido y documentado. Su error fue haber retado al mismo presidente y a uno de sus proyectos estrella de este gobierno, que es la reforma educativa. La idea es que al escarmentarla a ella, se le mande un mensaje a los líderes sindicales sobre que el problema no es la corrupción, sino que siendo corruptos, se pongan en contra de los proyectos presidenciales que están apoyados por un consenso de varios partidos", aseguró Becerra.

El propio presidente de México, Enrique Peña Nieto declaró que existían las suficientes evidencias para presumir que hubo un desvío de recursos del SNTE por parte de Gordillo.

Durante años el SNTE ha sido acusado de bloquear las reformas profundas al sistema educativo que podrían impulsar a la segunda economía latinoamericana.

Era un secreto a voces que su gestión al frente del sindicato acumulaba tantas irregularidades como operaciones estéticas tiene su rostro. Pero históricamente todos los presidentes que han pasado por Los Pinos han buscado su apoyo a cambio de privilegios para su gremio mientras ella acumulaba poder y dinero gracias a los tres millones de votos que maneja.

Despilfarro y lujos

La mayoría de los mexicanos celebró la medida de confrontar a unos de los símbolos más visibles de corrupción en el país. Gordillo era famosa por vestir ropa de diseñador, usaba bolsos de mano de no menos de $4 mil, hacerse varias cirugías plásticas, andar en autos lujosos rodeada de guardaespaldas y volar en jets privados.

Todo esto mientras que un maestro de escuela primaria pública con 10 años de experiencia gana $14 mil al año, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Gordillo recibe un salario oficial al año de $45 mil, por lo que muchos mexicanos asumieron que su estilo de vida era prueba de que era una corrupta, pero hasta ahora nunca había sido acusada.

"Me regalan muchas bolsas, también me las compro. Me compro muchos vestidos, me encanta vestir bien pero no le robo nada a nadie", aseguró la sindicalista en una entrevista que le concedió a El Universal en octubre de 2012.

Durante el último Congreso de maestros dejó a todos con la boca abierta cuando Elba Esther Gordillo acudió con un vestido St. John valorado en 1,200 dólares, perlas Cartier de $20 mil, un reloj de Bvlgari en forma de serpiente de $5,000 y un anillo de diamantes de $8 mil.

Más de una vez ella misma reconoció su gusto por la ropa cara de Neiman Marcus y los bolsos de marca "que me vuelven loca" dijo. Un lujo que no se limitó a las bolsas, sino que se incluyó un avión privado, al menos dos viviendas en San Diego (California) valoradas en más de $8 millones, varias casas de lujo en Polanco, en el Distrito Federal, de cuyas paredes cuelgan cuadros de María Izquierdo o Siqueiros.

Pero lo que la hacía tan popular es que el lujo no reservaba sólo para ella: en el último Congreso "regaló" a medio centenar de sindicalistas un crucero por el Caribe, saliendo de Miami, con todos los gastos pagados para los agremiados y sus acompañantes.

"Su ritmo de gasto era tal, que un sencillo maestro necesitaría 458 años para acumular lo que ella gastaba en un mes", dijo el Procurador General de la República, Murillo Kharamn, cuando confirmó que La Maestra y su red de colaboradores desviaron fondos del sindicato de manera "sistemática" entre 2008 a 2011.

En concreto, se detectó que uno solo 2,000 millones de pesos (unos $152 millones) del sindicato fueron triangulados y acabaron pagando tarjetas de crédito de Gordillo o destinados a comprar casas, como una en California a nombre de su madre, obras de arte o cirugías estéticas.

Pero a la ambición personal se sumó la ambición política hasta que se topó con Peña Nieto, con quien no hubo ni negociación, ni diálogo, ni acuerdos. Con votos suficientes para arrasar en las últimas elecciones a Peña Nieto no le hicieron falta los votos que mueve La Maestra así que impulsó una reforma constitucional para la educación que recorta privilegios y quita poderes y dinero tanto a los maestros como a la poderosa dirigente.

Elba Esther Gordillo de declaró "en pie de guerra" y amenazó con no permitir "que se atentara contra los derechos de los trabajadores de la educación". Fue su sentencia de muerte. Pocas horas después dormía en la cárcel.

La decisión de Peña Nieto fue recibida con incredulidad y con indisimulada satisfacción generalizada al ver como un símbolo de la corrupción, el chantaje y el viejo sindicalismo 'charro' caía estrepitosamente. La prensa recogió con saña y a cinco columnas la noticia: "La tumbaron" tituló Milenio, "Golpe maestro" puso a toda página Reforma, "La maestra encarcelada" recogió El Universal.

El mensaje fue recibido por el resto de dirigentes sindicales que se oponen a las reformas fiscal y energética que vienen en camino.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación