Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

España

Cae “El enfermero” de las FARC, que realizó 500 abortos forzados

Las mujeres, entre las que había más de 50 niñas reclutadas de manera forzosa, eran víctimas de violaciones y después obligadas a abortar

Héctor Albeidis Arboleda Buitrago, apodado “El enfermero”.

La Policía Nacional detuvo en Madrid al exterrorista de las FARC Héctor Albeidis Arboleda Buitrago, apodado “El enfermero”. | Foto por Internet

La Policía Nacional detuvo en Madrid al exterrorista de las FARC Héctor Albeidis Arboleda Buitrago, apodado “El enfermero”.

MADRID. El exterrorista de las FARC Héctor Albeidis Arboleda Buitrago, apodado “El enfermero”, de 40 años, fue detenido en Madrid, acusado de realizar más de 500 abortos forzados a guerrilleras de esta organización terrorista, informó ayer la Policía española en un comunicado. 

Las víctimas, entre las que había más de cincuenta menores de edad, fueron obligadas a abortar hasta con siete y ocho meses de embarazo. 

Las mujeres habían sufrido violaciones por parte de miembros de la banda terrorista y podían ser fusiladas si se negaban a someterse a la intervención, según la fuente. 

La investigación comenzó cuando las autoridades colombianas comunicaron la posible presencia en Madrid de un exterrorista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), conocido como “El enfermero”, que se habría asentado en España huyendo de la justicia colombiana. 

De acuerdo con la información aportada por la Policía de Colombia, este hombre era responsable de la ejecución de más de 500 abortos forzados a las guerrilleras, entre ellas cincuenta niñas indígenas de la comunidad zabaleta del Chocó (noroeste), que fueron reclutadas de manera forzosa y obligadas a mantener relaciones sexuales con los terroristas. 

La mayor parte de las intervenciones se llevaron a cabo entre los años 1998 y 2000, a raíz de una Directiva del Estado Mayor de las FARC en la que se decretaba que se podía castigar con el fusilamiento a las guerrilleras que se negaran a que les practicaran interrupciones del embarazo. 

El operativo se ha llevado a cabo por agentes de la Policía española especializados en crimen organizado latinoamericano en coordinación con la Policía de Colombia. 

“Varias mujeres murieron en estas prácticas de abortos y otras quedaron con lesiones, otras refirieron que esto para ellas fue una tortura”, declaró Luis González León, portavoz de seguridad pública de Colombia.

La Fiscalía colombiana ha abierto una investigación sobre estos casos tras acumular “elementos de juicio para demostrar que el aborto forzado era una política de las FARC”.

La práctica del aborto forzado, así como la violación del derecho a la libertad sexual de las guerrilleras, fue abordada el pasado mes de abril en el informe Violencia sexual como crimen internacional perpetrado por las FARC, elaborado por expertos de la Universidad Sergio Arboleda tras dos años de investigación. 

En aquel documento, los investigadores señalaron que son los terroristas quienes facilitan anticonceptivos a sus compañeras de armas y en caso de que queden embarazadas son obligadas a abortar en la mayoría de los casos en lo profundo de la selva, con el consiguiente riesgo para su salud.

Si deciden tenerlo, pueden ser juzgadas con posibilidad de sentencia de muerte, algo que solo esquivan las novias o esposas de los comandantes, que pueden tener hijos o una mejor alimentación, entre otras cosas, lo que genera “estratificación” dentro del grupo terrorista, dice el estudio.

El Gobierno colombiano y las FARC mantienen desde hace tres años un proceso de paz en La Habana que ambas partes pretender concluir con éxito antes del próximo 23 de marzo.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación