Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bombas dejan al menos 118 personas muertas en Nigeria

Nadie se ha atribuido el suceso pero el principal sospechoso es Boko Haram, el grupo radical que tiene secuestradas a 200 niñas desde hace un mes

Foto AP

Foto AP

Foto AP

La detonación coordinada de dos bombas dejó al menos 118 personas muertas y otras 45 heridas en el transitado centro financiero de la ciudad de Jos, en el centro de Nigeria, dijeron servicios de emergencia, en un ataque que parece tener las características de los realizados por insurgentes de Boko Haram.

Nadie se atribuyó inmediatamente la responsabilidad por los ataques, pero el principal sospechoso era Boko Haram, que ha colocado bombas en el centro y norte de Nigeria en una campaña cada vez más sangrienta que busca instaurar un estado islámico.

Boko Haram ha sido noticia de portada en todo el mundo por el secuestro de más de 200 niñas de una escuela hace un mes, en la aldea de Chibok, en el noreste del país.

Reino Unido, Francia y Estados Unidos han comprometido ayuda para rescatar a las niñas.

Si se confirma que el ataque en Jos fue de Boko Haram, mostraría su creciente alcance en el principal productor petrolero africano y el país más poblado del continente, porque ocurre más allá de su área de influencia en el noreste semiarido.

Varias bombas han explorado fuera de esa región en el último mes.

Un reportero de Reuters vio 10 cuerpos quemados e irreconocibles en el lugar de las explosiones.

"Hemos recuperado 118 cuerpos desde los escombros", dijo Mohammed Abdulsalam, coordinador de la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias en Jos. "Esto podría aumentar en la mañana, debido a que aún hay escombros que no hemos movido", agregó.

"La primera explosión ocurrió alrededor de las 3 de la tarde (hora local) y la segunda a las 3.30, cuando la gente se había reunido para ayudar a las víctimas", dijo el comisario de policía del estado Plateau, Chris Olakpe, por teléfono.

"Esta es una área muy transitada de Jos", añadió. La táctica de bombas en cadena busca maximizar el número de víctimas y ha sido usada por otros grupos rebeldes en lugares como Irak.

El presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, condenó el atentado y calificó a los autores como "crueles y malvados".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación