Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La bloguera cubana, Yoani Sánchez, presenta nuevo periódico digital

Reinaldo Escobar, esposo de Sánchez y editor en jefe del medio, explicó que han trabajado durante meses para sacar adelante el proyecto, del que participan 11 personas

La disidente y activista bloguera, Yoani Sánchez.

La disidente y activista bloguera, Yoani Sánchez.

La disidente y activista bloguera, Yoani Sánchez.

La disidente y activista bloguera Yoani Sánchez presentará este miércoles 14ymedio, un periódico en línea que espera se convierta en un desafío al monopolio informativo del gobierno cubano.

Reinaldo Escobar, esposo de Sánchez y editor en jefe del medio, explicó a The Associated Press que han trabajado durante meses para sacar adelante el proyecto, del que participan 11 personas.

"La ciudadanía necesita información", dijo Escobar. "Un medio que informe, que tenga un compromiso con la verdad, que tenga un compromiso con la realidad de los cubanos, no solamente en el plano social o político, sino también en toda la diversidad de información que necesitamos los cubanos hoy en día", agregó.

El periódico online tendrá "galerías de fotos, información cotidiana, blogs, cartelera cultural y más", escribió esta semana Sánchez en su cuenta de Twitter, donde tiene más de 600,000 seguidores. No ofreció mayores detalles sobre el nuevo emprendimiento.

El gobierno no ha hecho hasta ahora comentarios sobre el emprendimiento.

El periódico consistirá en un sitio internet que se actualizará unas dos o tres veces al día y un semanario en formato PDF, explicó Escobar.

El diario tendrá secciones y hasta una cartelera con las actividades en los teatros y centros recreativos oficiales, como también de grupos alternativos.

Esta no es la primera publicación en internet de activistas cubanos que buscan romper el monopolio del gobierno o sus organizaciones afines, pero probablemente será sonada al calor del nombre de su directora, quien se convirtió en una renombrada bloguera a través de su página Generación Y -creada en 2007-, de fuerte crítica al gobierno.

Sánchez, de 38 años, obtuvo en 2008 el premio español Ortega y Gasset en la categoría digital y el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje del Departamento de Estado de Estados Unidos en 2011. También fue mencionada por las revistas Time y Foreign Policy.

Escobar indicó que el deseo de Sánchez y el suyo -él fue durante un tiempo un periodista de un medio oficialista hasta que rompió el vínculo en los noventa- es lograr un producto objetivo "sin descalificaciones".

"Nosotros queremos reflejar la realidad", indicó Escobar. "Si la realidad que nosotros reflejamos parece contestataria, no somos nosotros, es la realidad", agregó el periodista para quien la idea no es hacer un medio anticastrista.

Las noticias evitarán términos como "régimen" o "dictadura" y se referirán simplemente "al gobierno" y al presidente Raúl Castro como "jefe de Estado" o "presidente, el general Raúl Castro", agregó.

En la isla los periódicos y semanarios son financiados y dirigidos por el gobierno u organizaciones afines como el Partido Comunista -Granma- o la Central de Trabajadores de Cuba -Trabajadores-. El Estado también sostiene sitios de internet como Cubadebate o Cubasí­ y las cadenas de televisión.

Recientemente se hicieron públicas quejas de la población por los sesgados enfoques de los medios oficialistas, el poco atractivo de sus presentaciones y la demora en ofrecer noticias, críticas que el gobierno reconoció al tiempo que exhortó a sus comunicadores a elevar el nivel de periodismo.

Sin embargo, las autoridades rechazaron reiteradamente la existencia de medios independientes o disidentes y el expresidente Fidel Castro fue radical en su oposición a ellos.

"Mientras Cuba sea un país bloqueado por el imperio... un país amenazado por el propio presidente de Estados Unidos, nosotros no podemos dar esa libertad (de prensa) a los aliados de nuestros enemigos cuyo objetivo es luchar contra la razón de ser del socialismo", dijo Castro durante una entrevista con el periodista franco-español Ignacio Ramonet en 2006.

En 2003 algunos comunicadores disidentes fueron arrestados y enviados a los tribunales, aunque en los últimos tiempos se han reportado sólo detenciones breves o llamados de atención por parte de las autoridades. A su vez, un buen número de estos activistas pudieron viajar al extranjero al calor de una reforma migratoria que eliminó el requisito de pedir permiso para salir de la isla.

"El gobierno cubano está tratando de mostrar una mayor apertura al mundo y el periódico digital independiente de Yoani llega en un momento importante", dijo Jason Marczak, director adjunto del Adrienne Arsht Latinoamérica Center en el Consejo del Atlántico con sede en Washington, una organización internacional no política.

Escobar dijo 14ymedio es financiado por inversionistas independientes, nacionales y extranjeros, aunque se negó a revelar sus identidades. Dijo que tiene fondos suficientes para un año pero que tendrá que traer ingresos, tal vez ofreciendo cursos de periodismo, suscripciones pagas o anuncios clasificados.

Agregó que no se imprimirá en papel y aunque no cuenta con una licencia oficial para operar, no desea romper la legalidad en la isla, que en su código penal sanciona la difusión de lo que considera "propaganda enemiga". Lanzar un medio de comunicación no está en el grupo de licencias abiertas por Raúl Castro en el marco de su reforma económica.

El formato PDF permitiría a Sanchez y su equipo hacer entregas a través de memorias y discos compactos, una forma muy popular entre los cubanos para pasarse unos a otros series de TV, películas y videojuegos.

Internet tiene poca penetración en los hogares cubanos y no fue sino hasta 2013 que la navegación se abrió a la población mediante cibersalas. Muchos cubanos ahora tienen cuentas en sus centros de trabajo y estudio.

Recientemente la compañía Etecsa comenzó a ofrecer un servicio que permite recibir correos en los móviles y sus directivos indicaron que darán un mayor acceso antes de fin de año.

Varios cubanos dijeron a AP que probablemente no lean el nuevo periódico debido a la falta de internet en el hogar y el costo relativamente alto de 4,50 dólares por hora para acceder a la red desde cibersalas. "Yo no tengo mucha oportunidad de estar en línea. Es muy caro y en su mayor parte lo uso para ponerme al día con mis amigos y familiares en el extranjero", dijo Andrés Romano, un técnico en computación de 33 años. "No creo que vaya a usarlo en Yoani".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación