Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Berlusconi organizó "red de prostitución"

El exprimer ministro ofrecía dinero e incluso cargos

El exprimer ministro Silvio Berlusconi y la joven Karima el Mahroug, alias Ruby rompecorazones. foto edh /

El exprimer ministro Silvio Berlusconi y la joven Karima el Mahroug, alias Ruby rompecorazones. foto edh /

El exprimer ministro Silvio Berlusconi y la joven Karima el Mahroug, alias Ruby rompecorazones. foto edh /

ITALIA. Hace casi un año, Silvio Berlusconi dijo que las fiestas que organizaba en su mansión milanesa de Arcore y que tanto revuelo mediático habían causado solo eran "cenas elegantes, en un ambiente desenfadado, sereno y simpático; inocentes concursos de burlesque".

Ahora, con las pruebas en la mano, el fiscal Antonio Sangermano dice que no. Que el anterior primer ministro tenía montado en su casa "un verdadero sistema de prostitución" para obtener sexo a cambio de dinero y de promesas de trabajo en la política.

Según el fiscal, la entonces menor Karima El Mahroug, más conocida como Ruby Robacorazones, fue una de las muchachas participantes en aquellas veladas que –siempre a cambio de dinero– se dividían en tres fases: "Cena, bunga bunga y sexo".

Sangermano ejerce, junto a la fiscal Ilda Boccassini, la acusación contra Berlusconi en el llamado caso Ruby, que salió a la luz después de que, durante la noche del 27 al 28 de mayo de 2010, el entonces jefe del Gobierno de Italia telefoneara personalmente a la comisaría central de Milán para asegurar que Karima El Mahroug era "sobrina" del entonces presidente egipcio Hosni Mubarak y que debía ser puesta en libertad y entregada a la entonces consejera de Lombardía Nicole Minetti. El fiscal explicó ayer que tanto Minetti –"que vendía su cuerpo a Berlusconi"– como el representante de famosos Lele Mora y el director de informativos de canal de televisión Rete Quattro (propiedad de Berlusconi), Emilio Fede, eran parte de la compleja trama de prostitución.

El próximo viernes los fiscales de Milán presentarán ante el tribunal su petición de condena, justo cuando su partido –el Pueblo de la Libertad (PDL)– todavía celebraba los resultados de las elecciones generales. Si ya estaba claro que el regreso de Il Cavaliere a la política se debía a su necesidad de blindarse a la acción de los jueces, ahora se trata de una carrera desesperada contra el reloj. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación