Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bebé orangután se aferra a su madre para que no los separen

Ambos no han probado alimento desde hace meses, ya que su hábitat fue destruido por incendios. Un grupo de rescatistas decidió salvarlos

Asustado, el bebé orangután abraza a su madre. Ella fue sedada por rescatistas de animales.

Asustado, el bebé orangután abraza a su madre. Ella fue sedada por rescatistas de animales. | Foto por Daily Mail

Asustado, el bebé orangután abraza a su madre. Ella fue sedada por rescatistas de animales.

 ISLA DE BORNEO. Este es una escena que rompe el corazón: un pequeño bebé orangután se aferra desesperadamente a su madre momentos después de que ella había sido tranquilizada por equipos de rescate.

Mirando a la cámara, con una emoción similar a la humana, el mono bebé actúa igual que un niño y abraza a su madre.

Ambos estaban demacrados y a punto de morir de hambre. Aquí los huesos de las piernas y cadera de la madre son claramente visibles.


Este par de orangutanes desnutridos fue rescatado a finales de enero de una plantación en Borneo después de su hábitat natural fue destruido por los incendios forestales. Según los rescatistas, madre e hijo han pasado meses sin probar bocado.

Las imágenes muestran que la madre está delgada por falta de alimentos, los huesos de las piernas y las caderas son claramente visibles.

Según los recatistas, a pesar de que se muere de hambre, la orangután era tan feroz que no permitía que las personas se acercaran a su bebé, por lo que debieron usar tres dardos tranquilizantes.  Ella cayó sin problemas en unas redes.

Ayu Budi Handayani, un veterinario de Rescate Internacional  de Animales (IAR, siglas en inglés), dijo: "es sorprendente que, a pesar de que ella está tan delgada y débil, todavía estaba decidida a proteger a su bebé".

"Ella ha sufrido el trauma de huir de los incendios y la pérdida de todas las fuentes de alimento y refugio, y luego tuvo que lidiar con los dardos anestésicos y estar atrapada en una red", reflexiona Handayani.

Tras ser rescatados, a finales de enero, ambos fueron transportados a un refugio de animales en Ketapang.

El IAR ahora protege a la madre, llamada Mama Nam, y al bebé Nam. 

Según informaron, su edad es de unos 20 años, desde que ella es atendida, produce leche para el bébe, que tiene unos dos o tres años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación