Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Avión ruso caído en Egipto se partió a gran altitud

Por lo menos 163 cadáveres estaban recuperados del total de 224, según el gobierno egipcio

Rusia asegura que el avión siniestrado en el Sinaí se destruyó en el aire

El avión ruso, siniestrado el sábado en la península del Sinaí con 224 personas a bordo, se destruyó en el aire. Así lo asegura el Comité de Aviación...

El avión de una aerolínea rusa que se estrelló poco después de que despegara de una ciudad turística egipcia se desintegró a gran altitud y sus fragmentos quedaron esparcidos en una amplia zona en la península del Sinaí, dijo el domingo el principal funcionario de aviación de Rusia.

En tanto, los equipos de búsqueda intentaban recuperar lo más pronto posible los restos de los 224 ocupantes de la aeronave.

SIGA LEYENDO: Copiloto se quejó del estado del avión ruso

En Rusia, numerosas personas manifestaron su pesar por la tragedia aérea en la histórica ciudad de San Petersburgo, donde vivían muchas de las víctimas. El presidente Vladimir Putin declaró un día nacional de luto y las banderas fueron izadas a media asta.

Expertos en aeronáutica se sumaron a los equipos de búsqueda en una zona remota del Sinaí en un intento por encontrar alguna pista sobre las causas por las que el avión Airbus A321-200 de la aerolínea Metrojet cayó abruptamente desde 9,449 metros (31,000 pies) apenas 23 minutos después de que partiera el sábado de la ciudad turística de Sharm el-Sheik, en el mar Rojo, con destino a San Petersburgo.

Los expertos en aeronáutica y los equipos de búsqueda peinaban un área de 16 kilómetros cuadrados (más de seis millas cuadradas) para encontrar los cadáveres y fragmentos del jet.

Para el mediodía, 163 cadáveres estaban recuperados, según el gobierno egipcio. Previsiblemente los restos de algunas de las víctimas serían enviados en avión a Rusia durante el domingo.

En San Petersburgo, centenares de personas llevaron flores, retratos de las víctimas, animales de peluche y aviones de papel al aeropuerto de la ciudad. Otros acudieron a iglesias y encendieron velas en recuerdo de los fallecidos.

Elena Vikhareva no tenía familiares en el avión, pero fue con su hijo a colocar flores y afirmó que el dolor le "atravesaba" el corazón.

Vladimir Povarov, de 19 años, hicieron lo mismo y dijeron que no podían "permanecer indiferentes".

La gran área sobre la que fueron encontrados los fragmentos indica que el jet se desintegró a gran altura, dijo Alexander Neradko, jefe de la agencia federal de aviación rusa. Neradko se abstuvo de hacer conjeturas sobre las causas de la destrucción de la aeronave porque dijo la investigación estaba en curso.

Neradko llegó a Egipto acompañado de los ministros de emergencia y transporte de Rusia para inspeccionar el lugar donde cayeron los restos de la aeronave.

El ministro de Transporte, Maxim Sokolov, agradeció la asistencia de las autoridades egipcias y dijo que no ha comenzado todavía el análisis de la información y de las voces en cabina contenidas en las grabadoras del avión.

Por su parte, un funcionario egipcio que llevó a cabo una inspección previa al vuelo del Airbus A321-200 dijo que el avión parecía estar en buenas condiciones.

El funcionario, quien habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones a la prensa, dijo que formó parte de un equipo de inspección técnica en el que había dos rusos.

"Todos estamos consternados. Era un buen avión. Todo se verificó 35 minutos antes", declaró el domingo el funcionario a The Associated Press. Lo más cerca que llegó a estar el avión de tener problemas, agregó, fue hace tres meses cuando el piloto abortó el despegue a media carrera debido a un error del sistema.

"Pero eso es casi algo rutinario", explicó.

Sin embargo, la esposa del copiloto del vuelo, citada el sábado en la noche por una televisora rusa, dijo que su marido se había quejado del estado del avión. Natalya Trukhacheva, identificada como la cónyuge del copiloto Sergei Trukachev, dijo en una entrevista que una hija "lo llamó (al copiloto) antes de que partiera hacia el avión. Él se quejó antes del vuelo de que la condición técnica de la aeronave dejaba mucho que desear".

Otro funcionario egipcio afirmó previamente que antes de perder contacto con los controladores aéreos, el piloto avisó por radio que el aparato experimentaba problemas técnicos e intentaría aterrizar en el aeropuerto más cercano.

La mayoría de los desastres aeronáuticos ocurre en las primeras o últimas etapas de un vuelo, alrededor del despegue o del aterrizaje, según Todd Curtis, ex ingeniero de seguridad con Boeing.

"Una vez que se alcanza la altura de crucero, muchos de los riesgos que existen a bajas altitudes, desde colisiones con aves o con cosas, ya no ocurren", dijo Curtis, ahora director de Airsafe.com Foundation.

"Y finalmente, cuando se presenta un problema a altura de crucero, frecuentemente hay tiempo para arreglarlo", agregó.

Cuando un avión se desintegra en el aire generalmente se debe a uno de tres factores: un evento climático catastrófico, una colisión en vuelo o una amenaza externa, como una bomba o un misil.

Ante la falta de indicios de que alguna de esas circunstancias hubiera tenido que ver en la tragedia, Curtis dijo que los investigadores examinarán sucesos más inusuales, como un incendio a bordo o partes corroídas que hayan derivado en una falla estructural.

Las grabadoras del vuelo proveerán información clave, como la velocidad del avión y si tenía activado el piloto automático.

"La buena noticia es que con las grabadoras disponibles, tanto los investigadores franceses como rusos tendrán una buena idea en muy poco tiempo sobre lo ocurrido", dijo Jim Hall, ex presidente de la Comisión Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos.

El presidente de Egipto, Abdel Fatá el Sisi, advirtió que las causas del desastre podrían no conocerse durante meses.

"Es muy importante la objetividad en este asunto y que no haya especulaciones", dijo el mandatario ante una reunión de funcionarios de alto rango.

La investigación "tomará mucho tiempo" y "necesita tecnologías muy avanzadas", agregó.

Una célula local afiliada al grupo extremista Estado Islámico dijo haber derribado el avión cuyos restos cayeron en la misma zona en el norte del Sinaí donde las fuerzas militares y de seguridad de Egipto han combatido a los rebeldes durante años.

Lufthansa, Air France, Emirates con sede en Dubai y Qatar Airwais informaron que suspendían sus vuelos sobre el Sinaí hasta que se esclarezcan las causas del desastre aeronáutico.

British Airways, EasyJet y Virgin Atlantic señalaron que mantendrían sus actividades en la región y no hicieron declaraciones sobre las rutas de vuelo.

La autoridad de seguridad aérea de Rusia ordenó el domingo a la aerolínea moscovita Metrojet suspender los vuelos. Rostransnadzor, organismo que vigila la seguridad del transporte ruso, dijo a Metrojet que necesita analizar a fondo la situación y evaluar los riesgos antes de que las autoridades decidan el lunes si deben levantar la suspensión.

A pesar de la orden, Metrojet informó que no suspenderá completamente sus vuelos de sus seis Airbus A321 restantes. Afirmó que revisará los aviones uno por uno y continuará operándolos si superan las inspecciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación