Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El avión de AirAsia podría estar en el fondo del mar de Java

La nave perdió contacto el domingo, entre Indonesia y Singapur

Familiares de los pasajeros del vuelo de Air Asia esperan información en el aeropuerto de Surabaya, al este de Java. foto edh / ap.

Familiares de los pasajeros del vuelo de Air Asia esperan información en el aeropuerto de Surabaya, al este de Java. foto edh / ap.

Familiares de los pasajeros del vuelo de Air Asia esperan información en el aeropuerto de Surabaya, al este de Java. foto edh / ap.

YAKARTA. Las autoridades de Indonesia informaron ayer que lo más probable es que el vuelo QZ8501 de la compañía malasia AirAsia, desaparecido el domingo, esté "en el fondo del mar", de acuerdo con el cálculo del lugar donde pudo caer, según dijo el jefe del equipo de rescate, Bambang Soelistyo.

El primer almirante indonesio, Sigit Setiayana, aseguró a la agencia AP que la visibilidad era buena, por lo que, "si Dios quiere, lo encontraremos pronto".

La búsqueda concluyó por segundo día consecutivo y, por el momento, no se han localizado ni restos del avión ni indicios de las 162 personas que viajaban a bordo, la mayoría de nacionalidad indonesia (155).

Efectivos de hasta cinco países retomaron a primera hora de ayer la búsqueda del avión, centrada en aguas próximas a la isla de Belitung, en la zona donde se perdió el contacto a las 7:24, hora local del domingo, unos 45 minutos después del despegue.

Los equipos de rescate peinan las aguas cercanas con un sistema de búsqueda por sonar, capaz de ubicar una nave hundida en profundidades de entre 1,000 y 2,000 metros.

Indonesia, Malasia, Singapur, Australia y Corea del Sur participan con equipo y personal en la búsqueda, que hasta la fecha se ha centrado en torno a la isla de Belitung. Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, China, la India y Japón han ofrecido asistencia.

La zona en la que se busca el avión, del mar de Java, es de poca profundidad, de unos 46 metros, según explicó Bambang, que se mostró optimista de poder encontrar restos pronto, si es que el aparato se estrelló y se hundió en el mar.

En caso de que el aparato se encuentre en el fondo del mar, Indonesia ha admitido que no posee los recursos y herramientas necesarias para recuperar el avión, por lo que las autoridades ya ha se han puesto en contacto con otros países: "debido a la falta de tecnología, hemos coordinado con el ministro de Asuntos Exteriores que vamos a pedir ayuda a otras naciones que se han ofrecido, como el Reino Unido, Francia y Estados Unidos", añadió Bambang.

En el aparato viajaban 155 pasajeros, entre ellos 16 niños y un bebé, además de los dos pilotos y cinco miembros de la tripulación –cuatro azafatas y un ingeniero-. La mayoría de los desaparecidos son de nacionalidad indonesia (155), pero también tres surcoreanos, un malasio, un francés, un británico y un singapurense, según AirAsia.

El piloto y el primer oficial contaban con 6,100 y 2,275 horas de vuelo respectivamente. El artefacto superó con éxito su última revisión, el pasado 16 de noviembre.

El grupo AirAsia, incluidas las filiales en Tailandia, Filipinas e India, no había sufrido accidentes desde que sus operaciones comenzaron en Malasia, en 2002.

El 2014 ha sido un año desastroso para las compañías aéreas malasias. El suceso del domingo ocurre diez meses después que el vuelo MH370 de Malaysia Airlines desapareció el 8 de marzo, en un viaje entre Kuala Lumpur y Pekín, con 239 pasajeros y tripulación y no se ha encontrado. El 17 de julio, el vuelo MH17 de la misma aerolínea fue derribado sobre Ucrania, matando a las 298 personas que iban a bordo.

En 2007, Indonesia tardó meses en recuperar las grabaciones de vuelo de un Boeing 737-400, operado por la indonesia Adam Air, que se estrelló en aguas de la isla de Sulawesi, matando a las 102 personas que iban a bordo.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación