Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Avalan el acuerdo de seguridad fronteriza

Senado de EE.UU. se alista para aprobar la reforma antes del 4 julio

El senador republicano por Tennesse, Bob Corker, es uno de los promotores de la enmienda que incluye las medidas de seguridad fronterizas aprobada ayer en el Senado de Estados Unidos. foto edh / AP

El senador republicano por Tennesse, Bob Corker, es uno de los promotores de la enmienda que incluye las medidas de seguridad fronterizas aprobada ayer en el Senado de...

El senador republicano por Tennesse, Bob Corker, es uno de los promotores de la enmienda que incluye las medidas de seguridad fronterizas aprobada ayer en el Senado de Estados Unidos. foto edh / AP

ESTADOS UNIDOS. Por amplia mayoría, el Senado estadounidense avaló ayer un procedimiento para votar una enmienda de seguridad que, entre otras medidas, duplica el número de agentes de la Patrulla Fronteriza, autoriza la construcción de 700 kilómetros de muro fronterizo con México y recomienda el uso de nuevas tecnologías para detener el cruce indocumentado.

Además obliga a la implementación del programa federal "E-Verify" y establece la puesta en marcha de un programa biométrico para dar verificar el ingreso y salida del país de inmigrantes indocumentados.

Las medidas, que requieren un presupuesto adicional de unos $30 mil millones, destraban el debate de la reforma migratoria y abre el camino para la iniciativa bipartidista sea aprobada antes del 4 de julio, pese a la oposición del ala ultraconservadora del partido republicano.

Mientras tanto, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo ayer que espera que el Senado apruebe una ley de reforma migratoria sin precedentes con "el voto más fuerte posible" e instó al Congreso a aprobar el proyecto de ley antes del receso del verano boreal.

Obama y sus principales asesores se reunieron con ocho directores ejecutivos y dueños de negocios antes de un voto clave de procedimiento fijado para la tarde de ayer en el Senado, liderado por los demócratas.

"Espero que podamos conseguir el voto más fuerte posible en el Senado para que entonces podamos pasar a la Cámara de Representantes y que esto se haga antes del receso de verano", dijo Obama a periodistas.

Aunque se espera que el proyecto de ley sea aprobado esta semana por el Senado se enfrenta a un camino más difícil en la Cámara de Representantes, de mayoría republicana.

Los líderes empresariales, representando a empresas de los sectores de tecnología, agricultura, alimentación y manufacturas, tienen planes de reunirse con legisladores en el Capitolio esta semana, dijo el mandatario.

Obama sostuvo que el proyecto de ley bipartidista se adhiere a los principios básicos que buscaba en la reforma, incluyendo un camino a la ciudadanía para un máximo de 11 millones de inmigrantes ilegales que viven en Estados Unidos, mayor seguridad fronteriza y mejoras en el sistema de inmigración.

El proyecto de ley indica que el número de agentes federales en la frontera México-Estados Unidos será de aproximadamente 40 mil y habrá equipos de vigilancia de más alta tecnología, incluyendo aeronaves no tripuladas.

Más de una decena de grupos religiosos instó a los senadores ayer a rechazar la medida, diciendo que era un mal uso de los recursos y da lugar a más muertes en la frontera.

Obama vs Reagan

Tras la nueva propuesta de reforma migratoria, la pregunta es qué lecciones se pueden aprender de la que se aprobó durante el mandato del expresidente Ronald Reagan, sobre todo porque más de un cuarto de siglo después aquella amnistía no fue el triunfo definitivo que Reagan pronosticó, según el diario "The Washington Post".

Algunos de los opositores de la reforma migratoria de Barack Obama dicen que se están cometiendo algunos de los mismos errores de la ley de 1986, cita el periódico.

Y es que la propuesta más reciente contiene tres aspectos claves del Acta de Control e Inmigración de 1986 que son: un programa de legalización que conducirá a la residencia legal y eventualmente a la ciudadanía, refuerzos en la vigilancia de la frontera y medidas que eviten que los empleadores contraten indocumentados.

Otra lección es que, en el caso de la ley firmada por Reagan no se hizo una proyección exacta de los inmigrantes que la solicitarían. Más inmigrantes de los que se había previsto solicitaron la residencia legal y al final, unos tres millones 700 mil inmigrantes se beneficiaron.

Los que legalizaron su situación en 1986 son apenas entre el 12 y el 15 por ciento de la fuerza laboral rural, indica la publicación. —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación