Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Autoridades investigan si el propio piloto secuestró al avión malayo

Él apoyaba obsesivamente a jefe de oposición de Malasia, dice diario

Una mujer muestra un mural con mensajes de apoyo a los pasajeros del vuelo MH370 de Malaysian Airlines desaparecido hace una semana. foto EDH / efe

Una mujer muestra un mural con mensajes de apoyo a los pasajeros del vuelo MH370 de Malaysian Airlines desaparecido hace una semana. foto EDH / efe

Una mujer muestra un mural con mensajes de apoyo a los pasajeros del vuelo MH370 de Malaysian Airlines desaparecido hace una semana. foto EDH / efe

MALASIA. El piloto del avión malasio desaparecido con 239 personas, Zaharie Ahmad Shah, era un fanático político que apoyaba obsesivamente al líder de la oposición de Malasia, Anwar Ibrahim, según afirma el dominical británico "Mail on Sunday".

Las autoridades investigan la posibilidad de que el piloto del vuelo MH370 de Malaysian Airlines secuestrara su propio avión como forma de protesta política, agrega el rotativo. Agentes policiales procedieron el pasado sábado a registrar la casa del comandante del vuelo.

Otro grupo de agentes registró la vivienda del copiloto, Fariq Ab Hamid, de 27 años.

El resto de la tripulación del avión y los pasajeros también son investigados, ahora que la posibilidad de un secuestro ha cobrado fuerza.

Zaharie, un malasio de 53 años, entró en Malaysia Airlines en 1981 y tiene un total de 18,365 horas de vuelo, según los datos de la principal aerolínea malasia.

Según la publicación, el capitán Ahmad Shah respaldaba de manera "obsesiva" al líder de la oposición y, al parecer, asistió horas antes del vuelo al controvertido juicio en el que Ibrahim fue sentenciado a cinco años de cárcel. Fuentes policiales han indicado que Ahmad Shah era un activista político y temen que la decisión del tribunal le afectara profundamente, según el dominical, y agrega que expertos estadounidenses de la policía interna FBI no descartan que se trate de un "acto de piratería".

El ministro de Defensa y titular interino de Transportes de Malasia, Hishamudin Husein, confirmó que el piloto y copiloto del avión, ambos malasios, no pidieron ir juntos en ese vuelo.

Los servicios de inteligencia estadounidenses apuntan que ambos son de algún modo responsables de la desaparición del Boeing 777-200, de acuerdo con la cadena CNN.

El Mail on Sunday, que cita a la radio WNYC de EE. UU., dice que hay 634 lugares donde el avión pudo haber aterrizado, desde Australia hasta las islas Maldivas, e incluso Pakistán.

El Gobierno confirmó que los sistemas de comunicación del avión fueron desconectados de manera deliberada, así como su cambio de rumbo.

El avión salió de Kuala Lumpur en dirección a Pekín en la madrugada del 8 de marzo y desapareció del radar unos 40 minutos después de despegar.

La operación internacional de búsqueda del avión de Malaysia Airlines se reforzó ayer y son ya 25 los países que la integran.

El ministro Husein, insistió hoy en rueda de prensa en Penang que para ellos las causas principales siguen siendo el secuestro, terrorismo y problemas sicológicos o personales de alguien en el interior del avión.

"No queremos saltar a conclusiones sobre la investigación (...) Es muy difícil para nosotros verificar si ha sido un secuestro o un acto terrorista", explicó Hishamudin.

Las autoridades dijeron esta semana que ninguno de los pasajeros tenía conocimientos para volar.

Khalid Abu Bakar, inspector general de la Policía de Malasia, indicó en la rueda de prensa que todavía no habían comprobado todos los antecedentes de los pasajeros.

Los pasajeros son 153 chinos, 38 malasios, 7 indonesios, 6 australianos, 5 indios, 4 franceses, 3 estadounidenses, 2 neozelandeses, 2 ucranianos, 2 canadienses, 1 ruso, 1 italiano, 1 holandés, 1 austríaco y 1 taiwanés.

El italiano y el austríaco fueron mas tarde identificados como dos iraníes que viajaban con pasaportes robados y buscaban una vida mejor en Europa. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación