Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU.

Aumenta la violencia y disminuyen los arrestos en Baltimore

Las muertes del jueves se suman a un aumento en los asesinatos en esa ciudad donde ya se han cobrado las vidas de 38 personas

Aumenta la violencia y disminuyen los arrestos en Baltimore

Aumenta la violencia y disminuyen los arrestos en Baltimore

Aumenta la violencia y disminuyen los arrestos en Baltimore

Una mujer de 31 años y un niño pequeño fueron asesinados con balazos en la cabeza el jueves, coinvirtiéndose así en las víctimas 37 y 38 de homicidio en lo que va del mes en Baltimore, el mes más fatal en la ciudad en 15 años.

Ese hecho de violencia cobró las vidas de Jennifer Jeffrey y de su hijo de 7 años, Kester Anthony Browne. Los cuerpos fueron identificados por la hermana de Jeffrey, Danielle Wilder.

Jeffrey y su hijo fueron hallados el jueves por la mañana, ambos con tiros en la cabeza.

Mientras familiares lloraban y se abrazaban en la callada cuadra de Southwest Baltimore donde vivían, Wilder dijo que ella sintió como si "me hubiesen arrancado el corazón".

Wilder dijo que una vecina llamó por teléfono a otra hermana el jueves por la mañana, preocupada porque no había escuchado ningún sonido proveniente de la casa: ni pasos ni voces, dijo Wilder. Tampoco disparos. Pero cuando su hermano entró a la casa a chequear, descubrió los cadáveres.

"Ella estaba en la sala", dijo Wilder. "El niño estaba en el piso de arriba, en la cama".

Wilder dijo que la policía le dijo que no había indicios de entrada forzada a la casa y que quienquiera que mató a Jeffrey y Browne entró con permiso en algún momento la víspera.

Wilder dijo que piensa que el que mató a Jeffrey, quien vivía además con su sobrina y su sobrina-nieta, quería sorprenderla cuando estuviera sola y que el niño fue una víctima colateral.

Las muertes del jueves se suman a un aumento en los asesinatos en todo Baltimore que ha cobrado las vidas de 38 personas. Mientras tanto, los arrestos se han desplomado: La policía está arrestando a menos de la mitad de las personas que arrestó el año pasado.

Los arrestos estaban declinando ya antes de que Freddie Gray muriese el 19 de abril a causa de heridas que sufrió en custodia policial, pero cayeron drásticamente de ahí en adelante, luego que la muerte del joven desatase protestas, disturbios, cargos contra seis policías y una investigación de derechos civiles por el Departamento de Justicia.

"Tengo miedo de salir", dijo Antoinette Perrine, cuyo hermano fue baleado hace tres semanas en una cancha de baloncesto cerca de su casa en el barrio de Harlem Park, en West Baltimore. Desde entonces, ella ha reforzado su puerta y añadido hojas de metal tras sus ventanas para protegerse de balas.

"La cosa está tan mala que la gente teme dejar que sus niños salgan", dijo Perrine. "La gente se despierta por balazos a través de sus ventanas. La policía solía estar en cada esquina, vigilando la cuadra. ¿En estos días? No se les ve".

Los residentes de West Baltimore temen haber sido abandonados por los policías a los que una vez acusaron de hostigarles, dejando los barrios como si fuera el Viejo Oeste sin un sheriff.

"Antes era exceso de policía. Ahora no hay policía", dijo Donnail "Dreads" Lee, de 34 años, que vive en las Gilmor Homes, un complejo de apartamentos públicos en el que Gray, de 25 años, fue perseguido por la policía. "La gente siente que puede hacer cosas y quedar impune. Veo a personas caminando con pistolas casi todos los días, porque saben que la policía no los está parando como solía hacerlo".

El comisionado policial Anthony Batts dijo que sus agentes "no se están conteniendo", pese a encontrar hostilidad peligrosa en el Distrito Occidental.

"Nuestros agentes me dicen que cuando paran, tienen de 30 a 50 personas rodeándoles todo el tiempo", dijo Batts.

En una reunión del concejo municipal el miércoles por la noche, Batts dijo que los agentes temen ahora ser arrestado por cometer errores.

"Lo que está sucediendo es que hay mucha confusión en la organización de la policía. Hay gente que sufre dolor, gente que se siente frustrada, gente que está furiosa", dijo Batts. "Hay gente que me dice: 'Si salgo de mi patrullero y paro a alguien por una sospecha razonable que lleva a causa probable, pero cometo un error, ¿me van a arrestar?' Ellos llegan a una escena y otro agente ha hecho algo que ellos no saben, pudiera ser ilegal, ¿van a ser arrestados por ello? Esas son las cosas que están preguntando".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación