Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Arrestan otro ex concejal en caso Petrobras

Juzgado ordenó su detención luego que lo incriminara un detenido que está colaborando con la justicia

Corrupción en Petrobras

La estatal petrolera brasileña ha sufrido una fuerte sacudida por el escándalo de corrupción. | Foto por ARCHIVO

La Policía brasileña detuvo ayer a un exconcejal del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) en una nueva fase de la investigación por el gigantesco caso de corrupción de la petrolera Petrobras y que extiende el escándalo al Ministerio de Planificación. 

Una operación que movilizó a cerca de 70 agentes en las ciudades de Brasilia, Porto Alegre, Sao Paulo y Curitiba para hacer registros en diez diferentes direcciones terminó con la captura de Alexandre Romando, que fue concejal por el PT en Americana, un municipio en el interior del estado de Sao Paulo, informó la Policía Federal. 

Los allanamientos realizados tienen por objetivo la búsqueda de pruebas para verificar denuncias de que uno de los implicados en el escándalo recibió sobornos para facilitar contratos con el Ministerio de Planificación por 50 millones de reales (unos 14.3 millones de dólares), según el comunicado de la Policía Federal.  Romando fue detenido en el aeropuerto de Sao Paulo y deberá ser trasladado a Curitiba, capital del sureño estado de Paraná y donde se centra el proceso judicial del caso. 

La detención del correligionario de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue ordenada por el juez Sérgio Moro con base en el testimonio rendido por uno de los implicados en el escándalo, el empresario Milton Pascowitch, quien está colaborando con la justicia a cambió de una reducción en su condena. 

Esta fase de la investigación se considera una continuación de la anterior, en la que se produjo el arresto de José Dirceu, uno de los hombres fuertes durante el primer Gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, acusado de haber obtenido beneficios personales de la red de corrupción que operó al menos durante la última década en la petrolera. 

El exministro de la Presidencia fue arrestado hace dos semanas acusado de haber recibido sobornos en el caso de desvíos de la petrolera estatal. 

Dirceu, expresidente del PT, fue detenido en su residencia de Brasilia, en la que desde finales del año pasado cumplía prisión domiciliar tras haber pasado en la cárcel doce meses, como parte de la condena a once años y diez meses que le fue impuesta en un caso de corrupción que hizo tambalear al Gobierno de Lula. 

Según la Fiscalía, se ha comprobado que Dirceu fue uno de los políticos que “instituyó” la red de corrupción que operó durante la última década en la petrolera estatal y que, según las cuentas de la propia empresa, desvió cerca de 2 mil millones de dólares. 

Los fiscales alegan que importantes empresas brasileñas obtenían de la petrolera contratos amañados, inflaban sus valores y repartían las diferencias con exdirectores de Petrobras y políticos que amparaban esas maniobras. 

Por el escándalo también se investiga a una veintena de grandes empresas y a medio centenar de políticos, en su gran mayoría de la base que apoya a la presidenta Dilma Rousseff y entre quienes figuran los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renan Calheiros.


PT alicaído

Hasta caer en desgracia, Dirceu fue uno de los más importantes líderes del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Rousseff, y durante décadas fue un fiel escudero de Lula. 

Cuando Lula asumió el poder por primera vez, en enero de 2003, lo nombró ministro de la Presidencia, un estratégico cargo desde el que controló todos los resortes del poder durante dos años, hasta que se vio obligado a renunciar por el escándalo de sobornos parlamentarios que lo llevó a prisión. 

Según la Corte Suprema, Dirceu fue el articulador de la red de corrupción que operó durante la primera gestión de Lula, quien pese a ese escándalo fue reelegido en 2006 para otros cuatro años contra todo pronóstico electoral. 

Esa trama permitió recaudar dinero público en forma ilegal y sobornar a dirigentes de varios partidos políticos, que se unieron a la base oficialista en el Congreso y le dieron al Gobierno de Lula la mayoría parlamentaria que no había obtenido en las urnas.

Inclusive por este escándalo de la estatal petrolera está siendo investigado el mismo Lula, quien mostró su descontento y pidió a la Fiscalía de su país no imputarlo.

De hecho también ha demandado a periodistas de la revista Veja que lo señalan de recibir sobornos en un reportaje reciente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación