Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Argentinos exigen justicia por muerte del fiscal Nisman

Más de 400 mil personas participan en una marcha silenciosa en recuerdo del fiscal Alberto Nisman

Ni el viento ni la lluvia detuvo la marcha que pedía justicia por Alberto Nisman, el fiscal que murió el 18 de enero. foto edh / ap

Ni el viento ni la lluvia detuvo la marcha que pedía justicia por Alberto Nisman, el fiscal que murió el 18 de enero. foto edh / ap

Ni el viento ni la lluvia detuvo la marcha que pedía justicia por Alberto Nisman, el fiscal que murió el 18 de enero. foto edh / ap

BUENOS AIRES. Miles de argentinos marcharon ayer por la capital en reclamo de respuestas sobre la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman.

Con banderas argentinas y carteles blancos con las leyendas "¡Justicia!" y "¡Verdad!" escritas en negro, los manifestantes se dirigían bajo una lluvia torrencial desde el palacio del Congreso hacia la emblemática Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, sede del ejecutivo.

La denominada marcha del silencio, convocada por un grupo de fiscales federales bajo la consigna "Justicia por Nisman", era encabezada entre otros por la exesposa y las hijas del fiscal muerto.

Blanca Pérez, de 81 años, sostuvo que en su opinión Nisman había sido asesinado y el gobierno debía responder por ello.

"Si se nos va la justicia, se nos va la libertad", dijo.

Nisman, de 51 años, fue hallado muerto el 18 de enero. Al día siguiente estaba prevista su presentación ante el Congreso de los detalles de su acusación de que la presidenta Cristina Fernández y altos funcionarios del gobierno hicieron un acuerdo secreto con Irán para proteger a agentes de ese país presuntamente responsables del ataque con bomba a un centro comunitario judío en 1994 que dejó 85 muertos.

Fernández ha rechazado las acusaciones, pero su gobierno enfrenta una crisis constitucional creciente.

La presidenta insinuó en un comienzo que Nisman se había suicidado, pero a los pocos días se retractó y dijo que sospechaba un asesinato. Las autoridades dicen ahora que investigan la posibilidad de un suicidio u homicidio.

La gobernante ha insinuado que Nisman fue asesinado por agentes de inteligencia inescrupulosos, en particular Antonio "Jaime" Stiuso, quien supuestamente supervisó una vasta operación de escuchas telefónicas antes de ser destituido por Fernández en diciembre.

Stiuso, que había colaborado con Nisman en su investigación, declaró el miércoles, según un comunicado de la oficina de la fiscal Viviana Fein, que encabeza la investigación de la muerte de Nisman. No hubo más detalles.

El pasado viernes, el fiscal que tomó la denuncia de Nisman pidió que se impute a los sospechosos en la causa.

Ayer, la presidenta Fernández habló por cadena nacional sin hacer referencia a la marcha, aunque en días pasados criticó la convocatoria de manera indirecta, sugiriendo que tenía una motivación "golpista".

La muerte del fiscal generó indignación en amplios sectores de la sociedad y fue un duro golpe para la credibilidad de la presidenta, quien en el último año de su gobierno enfrenta otras denuncias por corrupción.

A un mes de la muerte de Nisman, la justicia todavía no determinó si el fiscal se suicidó o lo asesinaron. En los últimos días surgieron fuertes cuestionamientos a la investigación a cargo de la fiscal Viviana Fein.

El portavoz estadounidense, Josh Earnest, dijo que la Casa Blanca está "preocupada" por asuntos relacionados al estado de Derecho y la justicia que rodean el caso del exfiscal.

"La Casa Blanca está siguiendo la situación en Argentina donde hay protestas por la muerte de un fiscal que investigaba el posible encubrimiento del Gobierno a una participación de Irán en un ataque con bomba a una mutual judía en 1994", alertó Earnest. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación