Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Argentina vota en primarias presidenciales y al congreso

Para los candidatos que aspiran a suceder a Fernández, las primarias ayudarán a calibrar cómo marchan sus campañas para las elecciones generales del 25 de octubre

Argentina vota en primarias presidenciales

La presidenta argentina, Cristina Fernández, y su fallecido esposo dominaron la polí­tica argentina durante 12 años con una polí­tica interna centrada en programas de prestaciones sociales para los pobres y una estrategia exterior de polí­ticas proteccionistas y retórica combativa.

Los votantes tendrán el domingo la oportunidad de ayudar a decidir si esas polí­ticas se mantienen en la nación suramericana, de 41 millones de habitantes, al pronunciarse en unas primarias abiertas a los candidatos presidenciales, que tienen casi aseguradas las nominaciones de sus respectivos partidos.

Para los candidatos que aspiran a suceder a Fernández, las primarias ayudarán a calibrar cómo marchan sus campañas para las elecciones generales del 25 de octubre, y hasta qué punto deben alinearse con las polí­ticas sociales del movimiento polí­tico de Fernández, conocido como kirchnerismo.

Esta nación conocida en el mundo por sus futbolistas, tangueros y carnes enfrenta muchos problemas económicos. Analistas independientes estiman la inflación en más de 30% y el peso argentino se ha devaluado frente al dólar. Una disputa prolongada con fondos "buitres" estadounidense repele las inversiones extranjeras.

Las encuestas revelan que los votantes están profundamente divididos sobre cómo enfrentar esos problemas y quién es el más capacitado para hacerlo.

"Necesitamos mejorar en todas las áreas de la vida", dijo Héctor Ramí­rez, portero de 65 años, que se declaró indeciso mientras hací­a la cola para votar en una escuela primaria. "Argentina es un paí­s glorioso con muchos recursos. El problema es siempre quien está gobernando".

Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires y ex vicepresidente es el candidato del peronismo, el partido de Fernández. Ha elogiado las polí­ticas de la presidenta, pero también prometido reformas cuando sean necesarias, y una actitud más amistosa en las relaciones internacionales.

Mauricio Macri, alcalde saliente de Buenos Aires y ex presidente del club de fútbol Boca Juniors, es el principal candidato de la oposición. Ha prometido hacer al paí­s más amable para las empresas y levantar restricciones a la capacidad de los ciudadanos para comprar dólares, una promesa que el gobierno y algunos economistas tachan de poco realista.

Mientras tanto, Sergio Massa, que ocupó cargos electos y de gobierno y se ha alejado de Fernández, se presenta por su cuenta y promete encarcelar a los polí­ticos corruptos.

Scioli lleva meses al frente de las encuestas, y los últimos sondeos le sitúan hasta 10 puntos por encima de Macri.

La Constitución impide a Fernández presentarse a un tercer mandato. Su fallecido esposo y predecesor, Néstor Kirchner, fue elegido en 2003 y gobernó un perí­odo antes que ella. Se atribuye a la pareja haber sacado a la Argentina de una de sus situaciones más crí­ticas, un default de 100,000 millones de dólares en 2001 que provocó una corrida bancaria y liquidó los ahorros de muchos ciudadanos.

Pero los detractores dicen que las polí­ticas sociales de Fernández, con subsidios al gas y el transporte, aumentos de las jubilaciones y subsidios a madres solteras han alimentado la inflación. También hay hartazgo con su fuerte retórica contra los opositores polí­ticos y otros países.

Los partidarios dicen que su fuerte personalidad gana respeto en el mundo y que el gasto social es necesario para responder a las enormes desigualdades.

"Es como si alguien en la calle te pide algunas monedas para comer", dijo Marí­a de las Mercedes, abogada de 69 años, quien dijo que votó por Scioli y quiere que continúen las polí­ticas sociales. "¿No se las vas a dar?".

También el domingo se eligen los candidatos a varios puestos de gobernador y en el Congreso. Sólo los candidatos con al menos un 1,5% de los votos en sus carreras electorales pueden proseguir su campaña a las elecciones, lo que en la práctica elimina a muchos candidatos minoritarios.

Las primarias llegan en un problema de diversas dificultades económicas para el paí­s. Los analistas independientes estiman la inflación en más del 30% y el paso argentino ha sufrido una brusca caí­da ante el dólar estadounidense en los últimos meses. Una larga disputa con un grupo de fondos de inversión estadounidenses mantiene a los inversores extranjeros a distancia.

Los principales candidatos han abordado estos problemas y hecho promesas como que mantendrán la inflación por debajo del 10%, pero sin detallar cómo se alcanzarí­an estos cambios.

El margen entre Scioli y Macri será clave, según los analistas polí­ticos. Si Scioli gana por un margen significativo, su campaña se verí­a encarrilada hacia la victoria en los comicios de octubre, en los que necesita al menos un 45% de votos para evitar una segunda vuelta.

Si Macri gana las primarias o se queda cerca de Scioli, lo más probable serí­a una segunda vuelta en noviembre. Eso beneficiarí­a a Macri, que probablemente reunirí­a muchos votos de oposición e independientes.

"Por primera vez desde 2003, vamos a tener elecciones con dos candidatos competitivos con buenas posibilidades de ganar", señaló Patricio Giusto, director del centro de estudios argentino Diagnóstico Polí­tico.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación