Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE. UU. y la UE apoyan a Ucrania frente a Rusia

Estados Unidos ofrece crédito de $1,000 millones al Gobierno ucraniano interino

Un militar uniformado armado a bordo de un vehículo de infantería ruso "GAZ Tigr" ayer, en el exterior de un cuartel de una unidad del Ejércitio ucraniano en la localidad de Perevalnoye, a las afueras de Simferopol, en la península de Crimea. foto ed

Un militar uniformado armado a bordo de un vehículo de infantería ruso "GAZ Tigr" ayer, en el exterior de un cuartel de una unidad del Ejércitio ucraniano en...

Un militar uniformado armado a bordo de un vehículo de infantería ruso \"GAZ Tigr\" ayer, en el exterior de un cuartel de una unidad del Ejércitio ucraniano en la localidad de Perevalnoye, a las afueras de Simferopol, en la península de Crimea. foto edh /EFE

BRUSELAS. Estados Unidos y la Unión Europea ofrecieron ayuda a Ucrania para enfrentar el embate de Rusia, que busca controlar ese país.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, condenó ayer en Kiev la intervención de Rusia en la república autónoma ucraniana de Crimea y dio un espaldarazo a las nuevas autoridades de Ucrania al anunciar un crédito de $1,000 millones para paliar la catastrófica situación económica del país.

También el presidente estadounidense, Barack Obama, sostuvo en Washington que su homólogo ruso, Vladimir Putin, "no engaña a nadie" con la intervención en Crimea, algo que, a su juicio, pasará factura y podría llevar a muchos países a "alejarse" de Moscú.

"Creo que todo el mundo reconoce que, aunque Rusia tiene intereses legítimos en lo que ocurre en un Estado vecino (Ucrania), eso no le da derecho a utilizar la fuerza como medio para ejercer su influencia", dijo tajante Obama.

Para el mandatario existe "una fuerte creencia" en EE. UU., la Unión Europea y "aliados" como Japón y Canadá en que el despliegue de tropas rusas en Crimea, declarada en rebeldía contra las nuevas autoridades ucranianas, está "violando el derecho internacional".

En ese sentido, Kerry expresó en su visita a Kiev: "Condenamos el acto de agresión de Rusia" y advirtió que Moscú "está buscando crear un pretexto" para intervenir en Ucrania.

El jefe de la diplomacia estadounidense recalcó que "de alguna manera, los líderes rusos son, de hecho, interventores. Sin embargo, hasta ahora no hay ninguna prueba de las causas que arguye Rusia" para desplegar sus tropas en Crimea.

Kerry se refirió con escepticismo a los argumentos de la parte rusa sobre las amenazas a la vida de sus ciudadanos en Ucrania y sobre los intentos de las nuevas autoridades ucranianas de desestabilizar la situación en la autonomía.

"Todos saben muy bien que los soldados (ucranianos) en Crimea no han disparado ni una vez, ni han reaccionado a ninguna provocación, pero han sido rodeados por tropas que han invadido su territorio", afirmó.

Subrayó, además, que la crisis en Ucrania debe ser resuelta por la vía de la diplomacia y el diálogo, y dejó claro que Estados Unidos quiere que se rebaje la tensión generada después de que el Senado ruso autorizara la intervención de sus tropas en Ucrania.

"Quiero que quede claro: no queremos confrontación", dijo Kerry dirigiéndose a Rusia, a quien pidió defender sus "intereses legítimos relacionados con Ucrania a través del Consejo de Seguridad de la ONU" y otras organizaciones creadas para la solución de esos conflictos.

Por su parte, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, confirmó en una conferencia de prensa celebrada tras su reunión con Kerry que "de hecho ya ha empezado el proceso para preparar la concesión de ayuda financiera de Estados Unidos" a Ucrania.

Los temores por la condición financiera de Ucrania se debe a que sus reservas están, por reconocimiento propio, casi agotadas. Además, el presidente ruso Vladimir Putin, destacó que Ucrania debe unos $2,000 millones en gas.

De allí que el titular de la Cámara de Representantes de EE. UU., el republicano John Boehner, pidió ayer a Obama que permita las exportaciones de gas natural para aliviar la crisis en Ucrania y responder a la "hostilidad" de Rusia en Crimea.

También las autoridades de la Unión Europea (UE) están preocupadas por el riesgo de escasez de gas en Ucrania, aunque por ahora no ven una amenaza inmediata para las provisiones en Europa, aclaró el comisario de Energía Guenther Oettinger.

Ucrania tiene importancia estratégica como un importante país de tránsito para el suministro de gas de Rusia a la UE, que cubre cerca de un cuarto de la demanda gasífera del bloque (ver gráfico).

Además, la UE acordó ayer los textos legales para congelar y recuperar los activos de funcionarios ucranianos responsables de malversación de fondos estatales en Ucrania, informaron fuentes comunitarias.

Europa adoptaría sanciones contra funcionarios del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich, quien se encuentra refugiado en Rusia, identificados como responsables de malversar fondos públicos, a fin de congelar y recuperar sus activos.

Asimismo, pretende congelar los bienes de las personas responsables de violaciones de derechos humanos durante los recientes disturbios más violentos de la historia contemporánea de Ucrania.

Advertencia de OTAN

Por su parte, el Consejo del Atlántico Norte, el máximo órgano de decisión de la OTAN, dejó ayer claro que Rusia "sigue violando la soberanía e integridad territorial de Ucrania" y advirtió de las "graves implicaciones" que esa circunstancia puede tener para la seguridad y la estabilidad.

"A pesar de las repetidas peticiones de la comunidad internacional, Rusia sigue violando la soberanía e integridad territorial de Ucrania y continúa violando sus compromisos internacionales", afirmó el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, al término de una reunión solicitada por Polonia con motivo del despliegue de tropas rusas en Crimea.

Según Rasmussen, "estos acontecimientos presentan graves implicaciones para la seguridad y la estabilidad del área euroatlántica".

Y aseguró que los países de la OTAN "se mantienen unidos en un espíritu de fuerte solidaridad en esta grave crisis".

"Nos comprometemos a intensificar nuestra rigurosa evaluación en curso sobre las implicaciones de esta crisis para la seguridad de la Alianza", señaló Rasmussen, quien destacó que lo harán "en estrecha coordinación y consulta".

Mientras tanto, el Gobierno de Crimea anunció ayer que ha asumido el control sobre la seguridad de la península ucraniana, al tiempo que dio un ultimátum a los últimos oficiales del Ejército leales a Kiev para que se subordinen a las autoridades de la república. "La situación se encuentra bajo el control absoluto del Gobierno de la República autónoma de Crimea. Nada amenaza la vida de los crimeos. Coordinamos todas nuestras actividades con la Flota rusa del Mar Negro, pero, a día de hoy, ya no necesitamos ayuda física", aseguró Serguéi Axiónov, primer ministro crimeo, en rueda de prensa.

Los efectivos que integran las milicias de "autodefensa", ayudadas por los Berkut, el destacamento antidisturbios desarticulado por las nuevas autoridades de Kiev, controlan todas las salidas y entradas a Crimea.

Ayer, unos 300 soldados ucranianos hicieron un intento pacífico de retomar su base en Bélbek, pero fueron rodeados por los militares rusos que tienen ocupada gran parte de esa área militar.

Los soldados rusos efectuaron disparos de advertencia al aire y amenazaron disparar si los ucranianos no se retiraban. Para reafirmar su amenaza, francotiradores se apostaron a su izquierda. Los ucranianos se retiraron.

La OTAN se reunirá hoy con el Comité Político y de Seguridad de la UE.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación