Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Anuncio decepciona a grupos pro-inmigrantes

LOS ÁNGELES. La decisión del presidente de EE. UU., Barack Obama, de retrasar la puesta en marcha de medidas sobre la reforma migratoria hasta después de noviembre, provocó ayer una ola de "profunda decepción" entre las organizaciones de activistas pro-inmigrantes en el país.

En California, donde residen más de 11 millones de personas con raíces mexicanas y centroamericanos, según cifras oficiales, el portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), Jorge Mario Cabrera, calificó de "decepcionante" la decisión de Obama.

"Los cambios administrativos para que millones emerjan de las sombras del quebrantado sistema migratorio son necesarios ahora, no mañana", enfatizó y aseguró que las consecuencias de este anuncio se dejarán sentir de forma adversa para Obama en las próximas elecciones de noviembre.

"Estamos tristes por esa decisión del presidente, porque después de su promesa de tomar una acción ejecutiva no es lo que esperábamos", dijo Martha Arévalo, directora Ejecutiva del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN).

La sensación de "promesa rota" por parte de Obama es el común denominador entre diferentes organizaciones de inmigrantes, resaltó Deepak Bhargava, del Movimiento para una Reforma Migratoria Justa. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación