Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A 13 años del 11S, EE.UU. libra otra amenaza

Con ceremonias recordaron a las casi tres mil víctimas de los atentados terroristas de 2001

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, coloca una corona de flores en el Pentágono durante un acto celebrado en Washington, en memoria de las víctimas del 11S. fotos edh /EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, coloca una corona de flores en el Pentágono durante un acto celebrado en Washington, en memoria de las víctimas del 11S....

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, coloca una corona de flores en el Pentágono durante un acto celebrado en Washington, en memoria de las víctimas del 11S. fotos edh /EFE

WASHINGTON. Un día después de declararle la guerra a los terroristas del Estado Islámico en Iraq y Siria, el presidente estadounidense, Barack Obama, rindió ayer homenaje a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, destacando el inminente fin de la guerra de Afganistán, pero con una nueva intervención militar a las puertas.

En un discurso frente al Pentágono, uno de los blancos de los atentados perpetrados hace 13 años por Al Qaeda con cuatro aviones de pasajeros, el presidente no pasó por alto que a las 3,000 personas que perdieron la vida en los ataques se agregan los más de 6,800 estadounidenses muertos en las guerras derivadas de aquella tragedia.

"Durante más de una década de guerra, la generación del 11S ha respondido a la llamada de su país y dentro de tres meses nuestra misión de combate en Afganistán, que comenzó un mes después de los atentados, llegará a su fin", destacó Obama.

Pese a haber insistido durante su mandato en que EE.UU. no puede verse permanentemente involucrado en guerras en Oriente Medio, el presidente se dirigió el miércoles por la noche por televisión al pueblo estadounidense en horario de máxima audiencia para explicar por qué debe ampliar de nuevo las intervenciones militares.

Tras haber debilitado a Al Qaeda y matado al cerebro de los ataques del 11S, el terrorista saudí Osama bin Laden, Obama explicó que el radicalismo islámico de nuevo es una amenaza, esta vez por los avances de los yihadistas del Estado Islámico (EI) en la guerra civil siria y en Iraq (leer más información en Internacionales).

Pero ayer centró su discurso en la victoria del pueblo estadounidense sobre el odio y el miedo de la violencia terrorista 13 años después.

"Buscaban quebrar nuestro espíritu y hacer ver al mundo que su poder para destruir era mayor que nuestro poder para perseverar y construir, pero ustedes (los supervivientes y los familiares de las víctimas) demostraron que estaban equivocados", dijo Obama en la fachada del Pentágono.

Washington recordó con solemnidad y banderas a media asta unos atentados que sumieron a la ciudad en la conmoción y envolvieron en llamas y humo al Pentágono, el símbolo del poderío militar estadounidense, donde murieron 125 empleados y 59 pasajeros y tripulantes del vuelo 77 de American Airlines.

El presidente y la primera dama, Michelle Obama, iniciaron la jornada con un momento de silencio en los jardines de la Casa Blanca a la misma hora en la que comenzaron los ataques terroristas del 11S con el primer avión que se estrelló contra las Torres Gemelas de Nueva York.

En Nueva York

Otro año más se volvieron a escucharse ayer en el sur de Nueva York, donde sus familiares y seres queridos se congregaron en el Memorial del 11S "para no olvidar jamás".

Con el sonido de las gaitas y la llegada de la bandera de Estados Unidos, arrancó una emotiva ceremonia en la que la soprano Alaysha Fox se encargó de interpretar el himno nacional. Después y reunidos en parejas, los familiares de las víctimas procedieron a la lectura de los nombres de las 2,983 personas que perdieron la vida en los atentados en Nueva York, Washington y Pensilvania, y de los fallecidos en el primer ataque contra las Torres Gemelas en 1993.

"Han pasado ya trece años pero parece que fue ayer. Te seguimos amando y recordando cada día y no te olvidaremos jamás", aseguró emocionada Marisol Torres-Avilés al leer el nombre de su primo Manuel "Manny" DelValle, un bombero de El Bronx que falleció ese día en el lugar rebautizado como "zona cero".

El año pasado la novedad fue el final de las obras del World Trade Center, esta vez la ceremonia se celebró por primera vez a unos pasos del nuevo Museo del 11S. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación